Tips para prevenir la inflamación y esos molestos gases

0

CN COLIMANOTICIAS

México.- Pasar o tener gas en nuestro organismo es un proceso natural que tiene que ver con aire o bacterias. El tracto digestivo no absorbe el aire y el gas bien, así que, en su mayoría, eventualmente sale por arriba o por abajo.

A medida que los intestinos fermentan los carbohidratos de los alimentos, producen el gas que sale por la parte trasera. Y el aire que tragas al comer, hablar y respirar, regresa para salir por la boca. Y si el gas pasa demasiado lento o se acumula demasiado, hace que tu vientre se inflame.

El gas usualmente no hace daño, pero si la inflamación persiste, lo ideal es consultarlo con un médico, especialmente si viene acompañado de dolor abdominal, diarrea, estreñimiento, vómito, pérdida de peso o acidez frecuente, síntomas comunes de problemas como Síndrome de Intestino Irritable o celiaquía.

Cómo prevenirlo

Si el intestino delgado no tiene ciertas encimas, algunos alimentos llegarán al colon sin estar descompuestos, proporcionando un festín a las bacterias generadoras de gas. Si lidias con mucho gas, deberías limitar alimentos con mucha fibra como: frijoles, chícharos, coliflor, cebolla, brócoli, ciruela pasa y leche.

También deberías comer más lento para tragar menos aire. Esto reduce los eructos y evita que grandes cantidades de alimentos lleguen a los intestinos al mismo tiempo y causen gases.

Respira profundo

Practicar la meditación o la respiración consciente entrena al cuerpo a extraer aire profundamente hacia los pulmones en lugar de respirar brevemente para dirigir el aire hacia el esófago. También reduce el estrés y la ansiedad, los cuales han sido relacionados con la sensibilidad al gas.

De hecho, desde hace tiempo sabemos que los intestinos son el segundo cerebro de nuestro organismo, así que la meditación, además de disminuir el gas, podría regular el sistema nervioso autónomo del tracto digestivo.

Muévete

El ejercicio empuja la comida a través del tracto digestivo más rápido. Al mismo tiempo, reduce el estreñimiento, inflamación y gas. Además, libera endorfinas que alivian el estrés y ayudan a que el sistema nervioso regule los intestinos. Lo ideal es hacer 30 minutos de ejercicio físico 3 a 5 veces a la semana.

Reduce el glúten

Mucho glúten en tu dieta puede causar problemas digestivos. Aunque no tengas celiaquía, ingerir menos trigo a veces mejora los síntomas del gas.

Haz tus kegels

Unos músculos fuertes del suelo pélvico pueden ayudar a evitar que el gas escape en momentos socialmente inaceptables. Practica la tensión como si contuvieras la orina durante 3 segundos, luego relájalos durante 3 segundos y repite.

Escribe un diario de comidas

Si bien hay una gran cantidad de alimentos que comúnmente causan problemas digestivos, la realidad es que todos tenemos sensibilidades diferentes. Por lo tanto, es mejor observar y probar cuándo te sientes particularmente hinchada para poder descartar los alimentos problema.

Si tienes un vientre inflamado con frecuencia, podría ser una intolerancia alimenticia. Por eso te recomiendo tener un diario de comida, pues podrás recordar lo que comiste y podría haberte hecho daño.

Fuente: EME DE MUJER

Anuncios
Compartir