Sosa Presentará Queja Ante la CEDH

    0

    La abanderada panista precisó que en la rueda de prensa que ofreció el domingo al mediodía en su casa de campaña salió a informar de los hechos y a explicar que lo primero que les interesaba era atender el lado humano y a la niña, y que después pidió a sus colaboradores, abogados y médicos que atendieran el asunto de su cónyuge.

    “Yo di en la rueda de prensa prioridad a puntualizar nuestra preocupación por la niña y nuestro interés por que estuviera debidamente atendida, dado que me decían que habían sido muy impresionantes las cosas, pero en realidad, afortunadamente, no pasó a mayores, ya que la menor sólo tuvo el golpe”, sostuvo.

    Agregó que uno de los reporteros le preguntó, en la rueda de prensa, que si ya había hablado con su esposo, a lo que respondió que no, porque había estado incomunicado “y, efectivamente, había estado incomunicado, porque yo le llamé a su radio y ya no me contestó, lo que quiere decir que le quitaron su teléfono, por eso ya no me pude comunicar con él ni por su teléfono celular ni por su radio”.

    Detalló que en los informes que le dio el abogado le señaló que se estaba perdiendo mucho tiempo, “porque negaron que estaba ahí en los separos; le preguntaron al procurador y dijeron que no estaba ahí, cuando sí estaba ahí”.
    Subrayó que cuando sacan a su esposo de los separos es cuando lo ven los abogados, “pero lo vieron a distancia, de ahí que no pudieron estar con él para brindarle la defensa oportuna.

    “Cuando le hablo al gobernador, eran las 12 de la noche, pues me fijé muy bien en la hora, pero le hablo no para pedirle agilidad en el proceso, le hablo para pedirle que atiendan unos exámenes que nosotros también queríamos hacer. Lo que yo quería era agilidad en la elaboración de otros exámenes simultáneos, con un químico y con un médico que estaban también ahí esperando, pero no logro la comunicación con el gobernador a las 12 de la noche, pues quien traía el teléfono me dijo que no se encontraba ahí, que volviera a hablar en media hora”, apuntó.

    Agregó que a las 00:30 horas le volvió a llamar “y me dicen que sigue sin estar ahí el gobernador, pero que más tarde me hablarían de Casa de Gobierno, lo que sucedió aproximadamente a la 1 de la mañana”.

    Reiteró que cuando entabló comunicación fue ése el planteamiento que le hizo al mandatario, que agilizaran las cosas, dado que ya le habían reportado que el médico y el químico se encontraban en la procuraduría, pero que no pasaban.

    Indicó que todavía, a las 02:30 horas, después de que habló con Silverio Cavazos, “me vuelven a llamar los abogados para decirme que estaban afuera, que aún seguían sin que se les hiciera caso. Les decían que sí, que en seguida, que luego, pero que no les hacían caso a lo que pedían, en cuanto a que se agilizara el proceso de tomarle las muestras, lo que nunca sucedió, porque no lo permitieron, fueron nada más las muestras que tomaron el propio médico o laboratorista de la procuraduría”.

    Denunció que una vez que vuelven a encarcelar a su esposo, luego de tomarle las muestras en la madrugada, sus abogados no lo volvieron a ver, porque no lo permitieron, hasta el día siguiente, “en que un médico nuestro entró a las 12:00 horas y a las 4 de la tarde fue cuando ya pudieron verlo los abogados”.

    Comentó que en la rueda de prensa del domingo no hizo estas precisiones porque le faltaba información al respecto, “no sabía todo, cómo había estado, por eso ese día solamente digo que estuvo incomunicado, pero yo desconocía que hasta ese momento estaba incomunicado todavía, lo cual corroboré con la versión de los abogados”.

    Aclaró que debido a que estaba incomunicado es por lo que se promovió el amparo. “De lo que se está hablando en los medios de comunicación es cierto: nos dieron el amparo, para que los datos y las imágenes de mi esposo no se dieran a conocer, hasta que no se resolviera en la última instancia el veredicto legal”, apuntó.

    Martha Sosa reiteró que en la conferencia de prensa, cuando le preguntaron de la situación legal de su cónyuge, no habló, porque ella misma desconocía cómo estaban las cosas. “Yo no quería precipitarme en dar impresiones personales, hasta no tener algo jurídico, para que no se adujera que yo trababa de politizar el asunto”.

    Explicó que el solicitar un amparo para que no se den a conocer datos personales ni imágenes es un derecho legal consagrado en la Ley de Transparencia, la que, inclusive, obliga a las autoridades a que le pregunten a los involucrados, en cualquier asunto legal, si quieren o no que sus datos personales e imágenes se den a conocer, y debido que conocemos el proceder de las autoridades de Tránsito, y de la procuraduría estatal, es que consideramos que debería tener esa garantía mi esposo”.

    VER LA NOTA COMPLETA:

    http://www.diariodecolima.com/noticiai.php?a=8734

    Compartir