Solidaridad con Marcela Jiménez Avendaño

    0

    Marcela Jiménez Avendaño, una gran comunicadora y amiga personal, junto con su familia aguarda en su casa de Puebla, información oficial sobre el paradero de su esposo Gerard Le Chevalier, quien al momento de la tragedia se desempeñaba como Jefe de Asistencia Electoral de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

    La incertidumbre por no tener información de su esposo, hizo que Marcela buscara por medio de amigos y corresponsales de los medios de comunicación que estuvieron en Haiti, saber la situación en que se encontraba Gerardo, utilizando todos los medios a su alcance, hizo una petición a Carlos Loret de Mola.

    Con respeto y solidaridad a nuestra amiga y su familia, a continuación damos cuenta de su peregrinar para obtener información de su esposo.

    La Búsqueda de Gerardo
    Al no saber nada de su esposo, tres días después de sucedida la tragedia, Carlos Loret de Mola, titular del informativo Primero Noticias, de Televisa, dio cumplimiento a la encarecida petición que le formuló vía Tweeter, Marcela Jiménez Avendaño. “Soy mexicana y mi marido está desaparecido en el hotel Christopher. Ojalá puedas informarnos”, escribió la mañana del sábado 16.

    Loret de Mola preparaba ya su regreso a la ciudad de México después de haber pasado –según sus mismas palabras– tres días en el infierno que brotó del sismo de 7.3 grados que golpeó a Haití.

    Marcela afanosamente trataba de localizar a su esposo, Gerard Le Chevallier, ciudadano francés de 53 años y quien se encontraba en Puerto Príncipe en calidad de Director de Asuntos Políticos de la Misión de las Naciones Unidas en Haití.

    Marcela de apenas 35 años, radica actualmente en Puebla, ella ha sido cercana colaboradora del diputado Marco Antonio Bernal, fue vocera de la CNOP, actualmente es Coordinadora de Enlace Municipal del Instituto Poblano de las Mujeres.

    Familiarizada con el ámbito informativo, supuso que los enviados de los medios mexicanos a Haití cumplirían un papel relevante a la hora de supervisar las operaciones de rescate y reparto de ayuda, así como a localización de los connacionales sobrevivientes. Al paso de los días comprobaría, de la manera más dolorosa, que en algunos casos los periodistas prefieren convertirse en protagonistas de sus historias.

    Marcela se sobrepuso al impacto inicial de las noticias sobre la devastación en la capital haitiana y decidió pedir ayuda a media docena de informadores, entre ellos a Loret de Mola, porque la ONU simplemente no la había contactado. Tampoco hubo una voz de la Secretaría de Relaciones Exteriores que le sirviera de consuelo.

    Si alguien la hubiera escuchado en ese momento, habría descubierto que en el Hotel Christopher había dos ciudadanas mexicanas bajo los escombros, María Antonia Castillo y Cristina Santamaría, quienes compartían oficina y tareas con Le Chevallier, además de Zusy Castor y Guy Noel.

    El domingo 17 vencía el plazo crítico de las 72 horas. La búsqueda de sobrevivientes dejaría de ser la prioridad de las operaciones de los cuerpos de socorro. A la 1 de la tarde, Marcela convocó a sus amigos a una misa para rogar por Gerardo, como ella le llama cariñosamente.

    Por la tarde, Marcela se sentó frente a su computadora y escribió un artículo, que fue publicado en COLIMA NOTICIAS al inicio de esta semana.  thttp://www.colimanoticias.com/index.php?option=com_content&view=article&id=7097:naciones-unidad-nuevo-responsable-en-la-tragedia-de-aiti&catid=41:editoriales&Itemid=79

    Más que abordar su drama personal, reflexionaba sobre las dimensiones de la tragedia que vivían los haitianos y el mal desempeño de la ONU.

    Pasaron dos días y nadie –ni periodistas ni oficiales internacionales, mucho menos funcionarios de la SRE– pudieron ayudarle, hasta que el martes por la mañana (8:26) en cadena nacional , Carlos Loret de Mola cumplió la petición que le había formulado Marcela y, al aire, preguntó al embajador de México en Haití, Everardo Suárez, si contaba con informes del “esposo de una ciudadana mexicana” que colaboraba con la ONU.

    El funcionario faltó a todas las reglas de la diplomacia y respondió que en los días anteriores, el organismo internacional había reportado a Le Chevallier como desaparecido y que sería una víctima fatal más. A ese yerro imperdonable se sumó la información incorrecta, difundida enseguida por Internet, que lo identificaba como el segundo mexicano fallecido por el terremoto de Haití.

    Con lo que vieron, olieron y padecieron en Puerto Príncipe, Suárez y Loret de Mola deberían haber aprendido que incluso entre la peor devastación siempre hay esperanza. Ellos, que sólo fueron meros espectadores, no lo entienden, pues nada han perdido.

    En cambio, Marcela y su hijo Raoul, de 5 años 11 meses de edad, se aferraban hasta el último momento a un milagro imposible.

    ONU Hará Extrañamiento a Cancillería Mexicana
    Este miércoles por la mañana Marcela Jiménez Avendaño, reitero en entrevista en el noticiero Primero Noticias, que es falso que su esposo, haya fallecido en el terremoto de Haiti, y aseguró que la ONU realizará un extrañamiento a la Cancillería Mexicana, por haber informado de su esposo, sin confirmar completamente el caso.

    Aseguró que la misma Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la Cancillería Mexicana le manifestaron que no estaba confirmado el fallecimiento de su esposo y que no saben de dónde salió la información que se dio a conocer en Primero Noticias.

    Dijo que luego de la revelación del embajador de México en Haiti, habló directamente a las oficinas de la ONU en Nueva York, «en donde me volvieron a reiterar que se encontraba en calidad de desaparecido todavía, pero que en su momento harían un extrañamiento a la Cancillería».»Hablé con amigos de Naciones Unidas basados en México, que son quienes me han estado dando todo el apoyo y soporte, y ellos también confirmaron que esta información era absolutamente falsa e irresponsable. Hablé a la Cancillería para conocer de dónde había sacado el embajador esta información, jamás me supieron dar datos y gracias a ustedes, los medios de comunicación es que finalmente la Cancillería se puso en contacto conmigo y me dijo que había sido una equivocación por parte del embajador, pero que tampoco había conseguido hablar con el embajador para saber de dónde había sacado esta información».

    -¿Qué es lo que espera usted ahora? –le preguntó el conductor de la información, Carlos Loret de Mola.
    -Que el gobierno mexicano actúe de forma más contundente y fuerte en este caso, independientemente de lo ya hecho por el embajador, que haga una petición formal a las Naciones Unidas, para que garantice la seguridad de los cuerpos de rescate, que se encuentran todavía allá… que son nuestra única esperanza de encontrar todavía con vida a Gerardo.

    Marcela, recibe la solidaridad y oraciones de tus amigos de Colima para que encuentres a Gerardo.

    Compartir