RELEVOS MUNICIPALES

    0

    Sin restarle importancia a la difícil actividad de conformar un gabinete municipal a la altura de las circunstancias, pues siempre son muchos los aspirantes que se sienten con derecho y pocos los elegidos, El ritual de la trasmisión del poder municipal, sobre sale en la escena política por las posturas encontradas de los que entregan y de los que reciben, diferencias que se ven acrecentadas por la crisis financiera de los Ayuntamientos, las dificultades para cubrir los sueldos del personal de confianza, así como compromisos presentes y futuros con los sindicalizados

    Este proceso de entrega-recepción se complica en todos los municipios, haciéndose más evidente en aquellos donde habrá alternancia, pues la desconfianza, el revanchismo, las acusaciones y justificaciones son parte de las declaraciones que se han publicado en los medios de comunicación local.

    En Cómala denuncia Braulio Arreguin alcalde entrante, que recibirá una deuda de 20 millones de pesos, mientras que Agustín Morales autoridad saliente, expone que se realizó una inversión de 313 millones en los tres años.

    Enrique Rojas Presidente electo de Villa de Álvarez, expresa que no le dejarán un peso de reserva para el pago de aguinaldos, en tanto que Enrique Monroy pide creatividad e imaginación para solventar la deuda que dejará de 45 millones de pesos. Un caso similar esta en Coquimatlán, donde el Presidente electo Salvador Fuentes, se queja de de desconocer como recibirá la administración municipal.

    El caso del municipio de Colima, la alcaldesa María Guadalupe Vuelvas ha sido demandada penalmente por el sindicato, por abuso de confianza y administración fraudulenta, por la deuda de 40 millones de pesos a pensiones, situación en la que Federico Rangel en vísperas de asumir el cargo, ha tenido que iniciar platicas con el dirigente sindical Héctor Arturo León para llegar a algunos acuerdos y evitar una parálisis en la prestación de los servicios.

    Así como el caso de Colima, los Presidentes electos de Tecomán e Ixtlahuacán, Raúl Vázquez Montes y Carlos Alberto Carrasco, han tenido que hacerse cargo de los problemas que viven los Ayuntamientos antes de tomar el cargo, el primero para resolver el problema de adeudos con los agentes de seguridad y el segundo para evitar el bloqueo de la carretera por parte del personal de confianza.

    Estos son algunos indicadores que nos invitan a reflexionar sobre los riesgos que implica en esta nueva realidad política el proceso de entrega y trasmisión del poder, ya que la pluralidad política, la alternancia y la competencia electoral, obliga a repensar y rediseñar un procedimiento que permita de forma armónica, transparente, legal y eficiente, el traslado de la responsabilidad de una administración a otra, evitando que cada tres años se convierta en un problema político, administrativo y social para los colimenses.

    Creo conveniente el pensar en un nuevo diseño institucional y valorar la pertinencia de ampliar los periodos a 6 años, para que el gobierno municipal transcurra a la par del estatal y eso permita impulsar políticas públicas sexenales armonizadas en los niveles estatales y municipales, evitando además el gasto de organizar un proceso electoral intermedio y aprovechar la experiencia de una estructura administrativa que cada tres años se renueva, o reflexionar sobre como fortalecer el desempeño administrativo estableciendo requisitos de perfil profesional, experiencia y trayectoria para las direcciones municipales.

    El tema municipal, ya no puede seguir siendo ignorado, por lo que debe ser abordado con seriedad y responsabilidad.

    ¿O usted, cómo lo piensa?

     

     

     

     

     

     

    *Licenciado en Sociología. Catedrático de la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad de Colima.

    Correo electrónico: [email protected]

    Compartir