RAPIÑA SEXENAL

0

TAREA PÚBLICA

Por: Carlos Orozco Galeana

Amlo: el Estado, apto para saquear en el régimen anterior, no para servir.

La verdad sea dicha, el político mexicano (echado a perder como otros de su misma calaña) que es Humberto Moreira está  en problemas con la justicia española. No con la mexicana, que perdona todo y más cuando los sujetos que cometen delitos pertenecen a la alta clase dirigente. El siempre ha alegado inocencia en su controvertido trayecto pero las pruebas se acumulan en su contra. Su enriquecimiento es notable.

Diario El País de España difundió en diciembre pasado que el expresidente  del PRI y exgobernador de Coahuila, se apropió de dinero oficial mediante licitaciones públicas en las que participaron sus empresas, algunas de las cuales llegaron a facturar 600 millones de pesos, según la declaración que prestó en San Antonio, Texas (EE. UU.) Javier Villareal Hernández, el que fuera su secretario de finanzas entre los años 2008 y 2010. Su testimonio  logró la reapertura en España del caso Moreira, archivado provisionalmente por la Justicia española. Esta rapiña es un botón de muestra del porqué México es  de los países más corruptos del mundo ( el 135 entre 180 ).

Según el testimonio de Villareal, “se facturaron durante su etapa como gobernador 14.000 millones de pesos en los seis años de Gobierno de Humberto. Este, a través de Unipolares y Publicidad del Norte (una de sus sociedades), se llevó 600 millones de pesos”. Entre 2005 y 2010,  aseguró Villareal a los fiscales, se encargó de la gestión económica de Moreira “al margen de su función pública”, dándole incluso  mantenimiento de casa, viajes, coches, todo lo que necesitara Humberto. Dijo que  tuvo conocimiento o consciencia de que Moreira se apropiaba de dinero público y lo malversaba. Manejaba distintos pagos a empresas, de obras públicas, comunicaciones, publicidad… cuando tenían que hacer pago a una empresa pública, algunas necesitaban licitación y otras no hacía falta, con solo  acreditar tres valía; y cree recordar que con cinco millones de pesos no hacía falta licitación pública. En este tipo de licitaciones, Humberto Moreira participa con empresas suyas”, dice textualmente el acto de su declaración.

El testigo señaló que esta empresa del expresidente del PRI manejaba unos 3.000 espectaculares, y Humberto tenía  700 de estos materiales publicitarios». Villareal acusa a su exjefe de quedarse «para uso personal con el dinero que obtenía de manera ilícita». Se pagaban unos 25-30 millones al mes, durante seis años; al final, el dinero iba a empresas del propio Humberto Moreira, dijo Villareal.  ¿ Cuántos Moreiras habrá entre los gobernadores ? Bueno, aquí hay harta chamba para los fiscales de Amlo y del gobierno español.

En medio de la descomposición total por corrupción,  de fin de sexenio,  Enrique Peña Nieto se conformó con decir que ese tema era “cultural”, que no había  nada qué hacer, que “nadie podía tirar la primera piedra”. Lo cierto es que tuvo una valiosa oportunidad de pasar a la historia aplicando la ley  sin importar que fueran de los suyos los políticos a encarcelar, pero  les concedió un manto de impunidad por pura reciprocidad de campaña (Moreira y César Duarte, Emilo Lozoya, etc, etc., ). Ha de haber pensado: si me ensucio, pues salpico.

Escribí en 2017, y se cumplió, que si EPN  no actuaba contra los gobernadores ladrones, el Pri sería enviado al tercer lugar en las elecciones del 2018.   Ya vieron que acerté.  Ellos mismos son  artífices de la corrupción pues se han convertido en su mayoría  en traficantes  de influencia al pedir dinero a constructores favoritos por cada obra que autorizan. Si no hay moche, no hay obra, se quejan empresarios de ese ramo.                 

Los mexicanos esperamos que López Obrador haga la justicia. Nada de  perdón y olvido respecto a los delincuentes del sexenio pasado y los del actual que puedan convertirse en eso mismo.  

Ese posicionamiento de Amlo de perdón y olvido  tendrá seguramente repercusiones de tipo electoral en el 2021. El pueblo mexicano es noble, pero no siempre pierde la memoria.

Pero seamos optimistas,  Amlo empieza a tambor batiente contra la corrupción en el sector salud, en  Pemex y Sedesol, hoy Secretaría del Bienestar y controla el recurso federal en educación. Que le siga. En esta lucha  es apoyado por todos los mexicanos. Es buen comienzo.

Compartir