HAY QUE PROTEGER LA SALUD ANTE LLUVIAS E INUNDACIONES

    0

     

    La Secretaría de Salud y Bienestar Social del Gobierno del Estado señaló que la experiencia que ha adquirido el Sector Salud en la atención de los desastres en los últimos años ha demostrado que las intervenciones tempranas en vigilancia epidemiológica activa, control de vectores y saneamiento básico evitan la presencia de casos y brotes de enfermedades infecciosas, de ahí la importancia de la coordinación conjunta de todos los involucrados en la salud de la población.

    En este sentido, para evitar daños a la salud por un fenómeno meteorológico se llevan a cabo acciones higiénico-sanitarias como educación para la salud (higiene personal y de la vivienda), control de riesgos sanitarios en agua y alimentos, disposición adecuada de excretas y basura, y acciones generales de saneamiento en viviendas, mercados y sitios de preparación y venta de bebidas y alimentos.

    Asimismo, para el control de vectores y prevención de zoonosis, se realiza control de fauna nociva y de mosquitos vectores transmisores de enfermedades, así como atención y control de animales domésticos movilizados durante la evacuación y rescatados.

    En caso de lluvias intensas e inundaciones se recomienda evitar las áreas comúnmente sujetas a avenidas de agua o a inundaciones repentinas; es decir, no construir en terrenos susceptibles de ser afectados por inundación o desbordamiento de ríos, ni en las riberas u otros cauces de agua, aunque estén secos. Si se dispone de tiempo suficiente, limpiar la azotea y sus desagües, así como la calle y sus atarjeas para que no se tapen con basura.

    Además, establecer las rutas de salida más rápidas desde su casa o lugar de trabajo hacia los lugares altos que se hayan previsto como refugios; estar pendiente de las señales de aviso, alarma y emergencia y mantenerse informado, y tener disponible un radio portátil, lámparas de pilas y un botiquín de primeros auxilios.

     

     

    Compartir