Pros y contras de tomar leche

0

COLIMANOTICIAS

Colima, Col.- Hay algunas cosas que podemos decir con certeza acerca de la leche, por ejemplo, que es una fuente concentrada de calcio y que contiene proteínas y otros nutrientes.

Sin embargo, también provoca fuertes opiniones, sobre todo, en el aspecto de si en realidad la necesitamos o no.

Diversos estudios se han enfocado en la leche y en sus probables propiedades y potenciales daños, y hoy te presentamos un resumen de algunas de las últimas investigaciones, para ayudarte a decidir.
Ventaja: Gran fuente de calcio

Para obtener los mismos 300 miligramos de calcio que entra en un vaso de leche, habría que comer 4.5 porciones de brócoli o 10 tazas de espinacas, de acuerdo con el Departamento de Agricultura de Estados Unidos.

Y ya que el calcio es un nutriente esencial para todas nuestras células, si no consumimos suficiente, nuestros huesos liberarán algo de sus reservas para estar fuertes, lo cual derivará en su futura descalcificación.

Y a pesar de que muchos alimentos contienen calcio, la leche es una manera particularmente eficaz de conseguirlo y, por si fuera poco, en forma de leche es más fácil procesar, mientras que algunas fuentes vegetales de calcio, como las espinacas y los frijoles, contienen inhibidores que interfieren con la capacidad del cuerpo para absorber el que traen consigo.

 

Ventaja: Nutrientes

Además de calcio, la leche contiene potasio, magnesio, fósforo, proteínas y más, lo cual es similar a los ingredientes que componen nuestros huesos.

Un estudio publicado en 2011 encontró que las personas que consumían poco o nada de leche, aunque incorporaban sustitutos en su dieta, tuvieron niveles más bajos de todo tipo de nutrientes, incluyendo vitamina A, riboflavina, vitamina B12, potasio y vitamina D.

“La leche contiene todos los elementos básicos que se necesitan para crear tejido nuevo», comentó el doctor Richard Heaney, endocrinólogo especializado en huesos y nutrición clínica en la Universidad de Creighton en Omaha.

“Docenas y docenas de estudios han demostrado que los adultos que reciben menos de dos tercios de la ingesta recomendada de calcio son técnicamente deficientes en cuatro a seis de los nutrientes esenciales”.

 

En contra: Sobrecarga de calcio

Los estudios no han sido capaces de concretar la cantidad de calcio que necesitamos. «Si tienes bajo consumo de calcio, tendrás huesos débiles y un mayor riesgo de fracturas», dice Karl Michaëlsson, epidemiólogo médico de la Universidad de Uppsala en Suecia. «Pero lo más difícil es, ¿qué nivel de consumo no es bueno para ti? No sabemos nada en realidad».

Las recomendaciones varían ampliamente, desde el mínimo sugerido por la Organización Mundial de la Salud de 400 a 500 miligramos de calcio al día a 1,000 mg para los adultos sanos en los Estados Unidos (más para las mujeres y los adolescentes mayores).

Sin embargo, más investigaciones desafían la creencia que tenemos de consumir mucho calcio para tener huesos fuertes. En un estudio de 2011 que analizó datos de casi 200,000 hombres y mujeres de mediana edad, los investigadores no encontraron ninguna relación entre el consumo de calcio y el riesgo de fractura, independientemente de si las personas bebieron 30 porciones de leche cada semana o sólo dos.

“El calcio es muy importante, y es absolutamente necesario para algunos», explicó Walter Willett, presidente del departamento de nutrición de la Escuela de Salud Pública de Harvard. Pero la realidad es que nuestros cuerpos se adaptan a lo que reciben. «Si estamos bajos, absorbemos un porcentaje mucho más alto. Si estamos altos, reducimos considerablemente el porcentaje absorbemos».

 

En contra: ¿Muerte por leche?

El exceso de lácteos puede causar daños, de acuerdo con algunas investigaciones. En un estudio Michaëlsson y sus colegas analizaron datos nacionales de salud de Suecia en 60,000 mujeres y encontraron que las que bebían al menos tres vasos de leche al día tenían el doble de probabilidades de morir durante el período de estudio que las mujeres que bebían menos de un vaso un día.

Las bebedoras frecuentes de leche también tenían un 60% más de riesgo de fractura de cadera y alrededor de un 15% más de riesgo de tener cualquier tipo de fractura.

Además encontraron que un azúcar de la leche llamada galactosa puede causar inflamación y estrés a nivel celular, lo que podría a su vez llevar a problemas de salud.

Sin embargo el estudio encontró que las personas que consumían más productos lácteos fermentados como queso y yogur –que tienen niveles más bajos de galactosa–, tuvieron tasas más bajas de fractura y de muerte.

 

Ventaja: La leche es buena para el corazón

Algunos estudios muestran una ligera ventaja para el corazón al consumir productos lácteos. El yogur, en particular, se ha relacionado con un menor riesgo de aumento de peso, diabetes y enfermedad cardiovascular, sin embargo, esto puede ser debido a sus bacterias.

Además todavía no está claro si debemos condenar o amar a la grasa de la leche. Algunos estudios sugieren que las personas que comen productos lácteos ricos en grasa permanecen más delgados que los que prefieren la leche descremada.

 

En juego: Cáncer

Múltiples estudios han relacionado el calcio, ya sea en la leche o en suplementos, con un menor riesgo de padecer cáncer colorrectal. Pero el consumo de productos lácteos también ha sido implicado en niveles ligeramente elevados de IGF-1, una proteína que puede contribuir al desarrollo del cáncer.

El año pasado, un meta-análisis de 32 estudios encontró una relación entre un alto consumo de productos lácteos y un mayor riesgo de cáncer de próstata. Más estudios sobre otros tipos de cáncer y lácteos están en curso, y aún no hay nada concluyente. Mientras tanto, al igual que con la mayoría de los debates de la nutrición, la moderación podría ser la mejor apuesta.

Fuente: DINERO EN IMAGEN