De la Legalidad a las Calcomanías

    0

    Me pareció curioso que el perdedor le llamara al ganador para felicitarlo, aparte de decir, cuando le preguntaron cómo se sentía, que ahora ya iba a poder meterse en las mañanas en ropa de deporte para correr en el parque y no en el consabido traje negro para ir al despacho de alcalde. Lo dijo así, como aquel que confía en su sistema de Derecho y sabe que, por tanto, el triunfo de su oponente es tan transparente como el agua de lluvia. Hasta yo me sentiría satisfecho de perder en casos así.

    Bien, contrario a esto, ahora con el asunto de la propuesta de pago de tenencia y reemplacamiento que ha hecho el gobierno de Mario Anguiano para obtener recursos que ayudarían  a ciertos programas sociales clave para el desarrollo de nuestro estado, algunos grupos de oposición a esta medida, como el Frente Político Colimense, no han sino mostrado la falta de respeto a nuestro sistema de Derecho.

    Pongo un ejemplo: el diputado Nicolás Contreras, por ejemplo, ha salido a la calle a pegar calcomanías en protesta cuando en realidad lo que deberían estar haciendo los diputados es legislar y salvaguardar el cumplimiento de nuestros ordenamientos legales, que son los que propician la armonía de la convivencia social. Pero, en lugar de eso, el diputado Nicolás Contreras y otros representantes de partido (como el propio Mariano Trillo, que, según veo, ha sabido sacarle provecho a todos los partidos políticos a los que ha pertenecido) salen a la calle a pegar calcomanías para mostarnos, con ello, la parte más oscura y vergonzante de nuestro sistema político y legal. Si la iniciativa sobre la tenencia y el reemplacamiento fue enviada al Congreso, ésta tiene que discutirse siguiendo la normativa correspondiente.

    Si en el Congreso es mayoría la parte que beneficia tal iniciativa, la minoría tiene que aceptarlo y no hacer berrinches. De nada sirve llamar a la sociedad a un asunto que, ni como ente individual, podría resolver, menos como colectivo, porque no tiene la capacidad legal para hacerlo. La sociedad lo que hizo –lo que hicimos- fue ir a votar a las urnas por aquellos candidatos que creíamos que serían nuestros mejores gobernantes, legisladores, etcétera. Si en el Congreso son minoría los que están en contra de todas las iniciativas del nuevo gobierno, pues son minoría precisamente porque así lo quiso la sociedad al votarlos.

    Que si hay bloques en el Congreso que se mueven de aquí para allá en sus intereses personales, eso también es cosa que a nosotros como sociedad nos importa poco. Si la sociedad votó por el gobierno y los legisladores y alcaldes que tenemos es porque le pareció la mejor propuesta, y hay que respetarla. Si los dineros que pueda cobrar de la tenencia y el reemplacamiento el gobierno del Estado para los fines ya dichos van a parar a los bolsillos de los gobernantes, nuestro sistema de Derecho, a través de las instituciones correspondientes, que a su vez representan a la sociedad, tendrá que sancionarlo, pero sin salir, por favor, a pegar calcomanías, ni a quererse golpear en el recinto del Congreso, ni haciendo berrinches o intentando revanchismos.

    Si quieren los legisladores que se les respete, entonces, como lo sabe la sabiduría popular, dense a respetar y hagan su trabajo como debe ser, que para eso se les paga (casi) con monedas de oro.

     

    http://www.rogelioguedea.com/blog/paracaidas/de-la-legalidad-a-las-calcomanias/

    Compartir