NO AGUANTA NADA

0

AL DESNUDO

Por: Edgar Rodríguez.

La presidente de la Mesa Directiva del Congreso del Estado, Viridiana Valencia Vargas, de plano no aguanta nada. Los gritos y manotazos de que acusa al diputado local del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) Roberto Chapula De La Mora, en caso de ser ciertos, palidecen ante la violencia política verbal que su compañero de la 4T en la Cámara de Diputados Del Estado, Gerardo “Chagoleón” Fernández Noroña ejerce todos los días en contra de sus compañeras panistas y priistas; y el lenguaje soez de varias agresivas morenistas diputadas federales que no respetan ni a las de su propio género.

“Somos 25 diputados los que conformamos el Congreso del Estado, y a una sola persona no le ha levantado la voz, ni le ha manoteado, más que a mí. A nadie, de todos los diputados les ha levantado la voz, sólo a una mujer, y eso me hace pensar que es de género”, se tira al suelo la diputada Valencia Vargas en vano afán de echarle encima a Chapula de la Mora a todas las féminas del estado y alrededores.

Cobarde, da a entender Viridiana, Roberto “nunca le ha gritado, manoteado, o ejercida violencia política en contra de un hombre (macho, varón) en el Legislativo”, como sí ha hecho con ella, débil e indefensa mujer a quien sabrá Dios quien le dijo que las sesiones del Congreso del Estado eran un “baile de carquís”. Si no quiere que la pisen debe quedarse sentadita en su sillón, pues con piel tan sensible y castos oídos ya evidenció su punto débil, basta con que le alcen la voz y le manoteen, para que pierda los estribos.

“El pasado miércoles (17 de noviembre), molesto, alzó la voz para exigir que se le permitiera subir a tribuna, en al menos dos ocasiones anteriores ya me había hablado de forma grosera. El diputado nuevamente me manotea, pero esta vez en una sesión ordinaria, pero ya lo había hecho con anterioridad. Sin embargo, yo no dije nada porque realmente tomo las cosas de quien vienen, pero cuando le falta al respeto a un trabajador, ahí ya no me contuve”, acusa la feminista extrema diputada Valencia Vargas.

“La política ha cambiado de generaciones y de género. Le toca al diputado reeducarse dentro de la política. Quedó hecho a la antigüita, donde se gobernaba para hombres, donde solo mandaban los hombres. Él debe de saber que esto (las denuncias por violencia de género que hizo en tribuna en contra Roberto) es para que se camine en un ambiente de paz, en un ánimo de cordialidad, de educación, de respeto. Debe ser un Congreso de respeto y de altura. Estamos en la línea, en el límite y nada más pediría para el Congreso en general, respeto y educación”, sentencia Viridiana.

“Por desgracia hablo fuerte, siempre lo he hecho; quisiera hablar más suavecito, más bonito, pero no estoy hablando al oído. Estoy hablando de frente al pueblo, y lo hago con respeto. En el debate político y uso de la Tribuna siempre se me ha dirigido con respeto para todos los diputados, hombres y mujeres. Nunca he calumniado a nadie, jamás. Siempre hay expresiones de diferencias políticas, pero siempre hay respeto a las mujeres y a los compañeros diputados. No hay violencia política de género, el debate genera polémica. Como diputada tiene el respeto de todos”, alega en su legítima defensa el macho alfa Roberto Chapula De La Mora.

La grisácea diputada federal de Morena, María del Carmen Zúñiga Cuevas, en la relación a los dizques “actos violentos” en contra de su camarada Viri, los condenó enérgicamente porque “nos agreden a todas y todos como ciudadanos y desprestigian el servicio público y la política. Ante la falta de argumentos, el diputado Roberto Chapula de la Mora se ha comportado de una manera violenta y transgrede los ordenamientos internos del Poder Legislativo. Alza la voz y descalifica; niega la violencia y la normaliza”, juzga y condena a Roberto amenazándolo con llevarlo a la hoguera de la 4T para quemarlo con leña verde por fomentar “el machismo, la misoginia y la discriminación; y más aún de quien fuera el presidente de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos”.

Se dice que…

*“Hemos recibido presiones externas, incluso aquí vino un exgobernador y participó en la reunión de comisiones, presentándose como asesor de una diputada, y sí eso nos presionó para que aprobáramos”, se quejó para justificase la ex priista conversa a la nueva religión política 4teísta, Andrea Naranjo Alcaraz.

*“No venga a decir mentiras y cuando se refiera al exgobernador que vino, él tiene nombre y apellido y se llama Fernando Moreno Peña, y es mi asesor y abogado personal, y él en ningún momento presionó a ninguno de los integrantes de las comisiones que estábamos trabajando, sino que sus intervenciones fueron para darnos luz en base a su experiencia. Usted y todos los diputados podemos tener asesores, y cada uno decide quién lo asesorará, yo decidí como presidenta de esta Comisión que mi asesor fuera el mejor, un exgobernador, el licenciado Fernando Moreno Peña”, le plantó cara a la porteña Naranjo Alcaraz, clara y contundente, la diputada priista Hilda Lizet Moreno Ceballos.

Publicidad