Los fracasos son las mejores lecciones: mexicano que fue rechazado y ahora construirá robots en Japón

0

CN COLIMANOTICIAS

México.-  Cuando era estudiante de ingeniería en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y decidió dedicarse a la investigación, Luis Ángel Contreras Toledo intentó realizar una maestría en Japón pero no fue aceptado por la institución a la que se presentó como aspirante.

Más adelante lo intentó de nuevo y no obtuvo la beca que necesitaba. No obstante, el joven no se dio por vencido, buscó diferentes alternativas, tocó otras puertas y ahora está a punto de iniciar una estancia posdoctoral para diseñar un  software que será utilizado en la construcción de robots en la Universidad de Tamagawa, proyecto que tendría una duración de tres años.

Primer obstáculo superado

“Desde que comencé la carrera sabía que quería convertirme en investigador, al decidir que estudiaría la maestría, deseaba hacerla en el extranjero y apliqué a una universidad japonesa, pero en el primer intento, el idioma fue una barrera, desde la prepa estudiaba japonés y lo hablaba bien, pero no el inglés, así que no fui aceptado”, dijo.

El joven detalló que no tomó esa experiencia como un revés, sino como un área de oportunidad para mejorar, así que se empeñó en el aprendizaje del inglés hasta convertirse en teacher.

Segundo obstáculo superado

Superado ese primer obstáculo, realizó un segundo intento para estudiar la maestría, pero en esta ocasión no obtuvo la beca que solicitó al gobierno de Japón a través de su embajada en México porque en ese momento se priorizaron las solicitudes de doctorado.

“Eso de nueva cuenta lo vi como una oportunidad para mejorar, así que modifiqué mis planes y realicé la maestría en la UNAM, en la Facultad de Ingeniería, durante la cual tuve la oportunidad de realizar una estancia de cinco meses en la Universidad de Bristol, en Inglaterra, y en donde después fui aceptado para realizar un doctorado”.

El camino a Japón

El joven relató que durante esa estancia desarrolló un algoritmo para la detección y reconocimiento de objetos y su posición en el espacio para que un robot pudiera manipularlos.

“Estando en Bristol tuve que trasladarme a Turquía para sumarme al equipo Pumas que viajó de México a la competencia y ahí probamos mis algoritmos de visión por computadora. Fue como ver de forma aplicada lo que desarrollé en forma teórica y eso fue una gran motivación para mí”.

Así, dio continuidad a esa línea de investigación, perfeccionó y robusteció sus algoritmos y colaboró con el equipo de robots de servicio HEARTS de la Universidad de Bristol, que recibieron varios reconocimientos en el torneo europeo de robótica RockIn 2017 y se mantuvo en colaboración con el laboratorio de biorrobótica de la UNAM.

A su regreso, ese vínculo le permitió sumarse como parte de la plantilla de investigadores; no obstante, buscó al organizador de la RoboCup 2017, celebrada en Japón, para pedirle asesoría sobre opciones de posdoctorados en el extranjero.

Le escribí al organizador para identificar las mejores opciones de posdoctorado en el extranjero y la respuesta fue una oferta para sumarme al equipo de investigación en la Universidad de Tamagawa, esto fue casi de manera inmediata a mi regreso. Volví en noviembre de 2017 y en diciembre ya tenía la oferta de la universidad japonesa”.

Antes de tomar la decisión de irse a Japón, a la par de la opción para realizar el posdoctorado en la UNAM, al joven mexicano también se le presentó la oportunidad de realizarlo en el ITAM; no obstante, eligió el país nipón como un reto personal y por el gran potencial que le brinda para mejorar su formación.

Los “fracasos” son las mejores lecciones

«El primer paso que di en mi formación como investigador fue hacia Japón y no lo conseguí en un principio; lograrlo en este momento es una muestra de que he mejorado lo suficiente como para tener esta oportunidad. Aún más importante, estoy en busca de aprender cada día más y qué mejor que hacerlo en Japón, uno de los países más avanzados en el desarrollo de la robótica”.

Luis Ángel Contreras Toledo se ha propuesto profundizar sus estudios en inteligencia artificial aplicada a la navegación autónoma y acercarlos al razonamiento de un humano.

Para ello, utilizará el hardware de última generación disponible en Japón para fines experimentales y desarrollar de ese modo la generación del conocimiento que inició en México.

Fuente: DINERO EN IMAGEN 

Anuncios
Compartir