Le Imponen la Pena Máxima: 123 Años por Violación

    0

    De esta manera quedaron solucionados los siguientes expedientes; 93/2005, 98/2005, 99/2005, 100/2005, 103/205, 123/205, 124/2005, 125/2005, 126/2005 Y 127/2005.

    Como se recodará la detención del ahora sentenciado se realizó el pasado 11 de junio del 2005, en la ciudad y puerto de Manzanillo, horas después de haber cometido su último ilícito,  en ese entonces Josefat, contaba con la edad de 22 años.

    En su momento Josefat, manifestó inicialmente ante el representante social y posteriormente ante el juzgador de la causa, que en ese entonces tenía tres meses de haber llegado a Manzanillo, procedente de Cancún, Quintana, Roo, huyendo de la justicia de Puerto Vallarta, donde era buscado por el delito de violación en agravio de varias mujeres.

    Esta información fue corroborada con el delegado de la Procuraduría General de Jalisco con sede en Puerto Vallarta, Jalisco, quien manifestó a través de oficio que Cristian Josefat Navarro Trejo, había estado internado en el Cereso de dicho lugar, por el delito de violación el pasado 30 de diciembre del 2000 y que además se encontraban radicadas en su contra en la agencia del ministerio público de delitos sexuales en Vallarta, las averiguaciones previas 5041/2003, 4195/2003, 5135/2003, 5373/2003 y 5586/2003, en todas ellas esta plenamente identificado el inculpado de referencia y fue remitido la ficha sinalectica No. 118283, así como la fotografía del probable responsable, corroborándose que se trataba de la misma persona detenido por los delitos de violación cometidos en Manzanillo.

    Explicó Josefat, que la primera violación la cometió en el mes de marzo del 2005, asimismo manifestó que siempre buscaba que fueran menores de edad sus víctimas, las cuales ubicaba y luego de varios días de vigilarlas las atacaba entre las dos y cuatro de la mañana, utilizando un cuchillo y una pistola calibre .22 para someterlas.
       
    Acto seguido las sacaba de la casa para llevarlas con pistola en mano a un lote baldío que previamente ubicaba o en casas abandonadas, donde abusaba sexualmente de ellas, no sin antes decirles que si decían algo, algún miembro de su familia sufriría algún daño.

    Es importante señalar que las afectadas en su momento identificaron plenamente a su agresor ante el ministerio público y posteriormente ante el juzgador de la causa.

    Cabe destacar que las denuncias oportunas de las afectadas, así como la colaboración de algunas personas que se percataron de algunos hechos, fue fundamental para la detención del ahora sentenciado.

    El Gobierno del Estado a través de la Procuraduría General de Justicia, continuará trabajando todos los días para lograr la captura de quienes en el pasado o el presente han cometido hechos delictivos que  vulneren los valores fundamentales de la sociedad en que vivimos, dando con ello muestra de que en Colima, no habrá impunidad.

    Se hace un llamado a la población en general para que denuncie de manera anónima hechos delictivos a la PGJ a los teléfonos gratuitos: 01 800 581 l770, 01 800 506 8360, así como al 01 800 830 6415 de atención a víctimas y prevención del delito

    Compartir