Las Alianzas

    0

    Es claro que más allá de los desencuentros – por el tema de las alianzas que desaprueba  – el titular de Gobernación, entre el PRD y el PAN – y por los diferendos de tipo personal, que pudiera haber entre Fernando Gómez Mont y el dirigente nacional del PAN, César Nava, quien previamente había declarado que “ las alianzas son un asunto del partido, no un asunto del Gobierno”, y ahora, ante la renuncia  de Gómez Mont, a su militancia panista, le contestó ya, que “ el partido es más fuerte que sus militantes”.

    ¿ De  que se trata?. ¿ Es una ruptura real en la élite panista en el gobierno? ¿ Es un simple pleito en la sacristía de color azul entre yunquistas y dieguistas? ¿ o se trata simplemente, de arrojarle una zanahoria al PRI, para que se entretenga, mientras Gómez Mont rescata su agenda de reforma política, salvando su interlocución con el tricolor,  y César Nava se dedica a ganarle las elecciones al PRI, así sea con alianzas contranatura, con un partido que no le reconoce legitimidad al Presidente de la República?.

    En lo que toca al PRD, que manera de tirar al cesto de la basura una lucha histórica de más de 20 años, una brega histórica que empezó Cuauhtémoc Cárdenas en lo que fue el primer desafío abierto y consistente al sistema político mexicano y que devino en la caída del sistema, la asunción al poder de Carlos Salinas, en medio de acusaciones de fraude electoral y en  la posterior fundación del PRD en mayo de 1989. A nadie escapa que sí acaso el pueblo de México, alguna vez tuvo esperanza en la izquierda y la vio como alternativa para el país, ahora ya no será así. La extinción del PRD es previsible en el mediano plazo. El espantoso 2 por ciento de la votación que sacó el sol azteca en Colima, en los comicios del 2009, es el prólogo de la debacle que viene.   

    ¿ No que Felipe Calderón les robó la Presidencia de la República?¿ No  que es un espurio?¿ No que es ilegítimo?. ¡ Que falta de dignidad y que falta de vergüenza del PRD que ahora se alía con la ultraderecha. Habrá que ver cual será la respuesta del pueblo de México en las urnas  La experiencia local es aleccionadora. En el 2003, para los comicios extraordinarios para gobernador, el PRD optó por no presentar candidato propio  y decidió ir en alianza con el blanquiazul apoyando a Antonio Morales de la Peña. El resultado:  La derrota electoral; el desdibujamiento del partido negroamarillo en Colima y la consolidación del PAN como la alternativa política ante el PRI. Por eso, le asiste la razón al senador Carlos Sotelo, cuando señala que las alianzas entre el PAN y el PRD están destinadas al fracaso. Colima es el laboratorio de lo que viene, lo que le espera a las alianzas entre la derecha e izquierda.

    En realidad, , con esta renuncia a su militancia azul, Fernando Gómez Mont, al menos a nivel retórico, se deslinda de César Nava y cada uno salva su agenda y su respectivo proyecto, como sendos brazos de Felipe Calderón, en su lucha contra el PRI y contra Peña Nieto, al que no tardan en calificar como “ Un Peligro para México”.  Ya viene la guerra sucia contra el tricolor y su eventual abanderado Peña Nieto, buscando rescatar a Calderón de la debacle y del juicio de la historia tras las ruinas en que dejará el país.

    El sainete de la renuncia al PAN de Gómez Mont es claro : La agenda de Gómez Mont es sacar adelante la reforma política, por eso intenta salvar su  interlocución con el PRI y con el resto de los partidos de paso, vendiendo una imagen profesional,  no partidista. Yo no considero que los priistas  sean ingenuos y le crean su show a Gómez Mont. Para el tricolor ya no es un interlocutor confiable, como tampoco para el resto de las fuerzas políticas. Quedó mal con todos, con Dios y con el Diablo, por más que los priistas, divertidos, le dicen, con evidente sorna,  que “ es confiable”.

    La agenda de César Nava es ganar elecciones. Por eso, Felipe Calderón está diciendo algo como esto:  “ Tu te sacrificas, con la renuncia a la militancia partidista y tú, César Nava, te dedicas a ganar las elecciones, a través de las alianzas”. De verdadera esquizofrenia , la actitud de Calderón. Con una mano –  o sea, Gómez Mont pretende llevar la fiesta en  paz con el PRI para sacar adelante las reformas fiscal y política – y con la otra mano, su alfil en el partido, César Nava, intentará ganarle las elecciones en algunos estados al tricolor, así sea al costo de aliarse con los que apenas ayer  denostaban al presidente Calderón diciéndole  espurio y otras lindezas.

    En la víspera, Gómez Mont había dado ya señales de que venía el numerito de su renuncia al PAN, en aras de salvar su Interlocución con el PRI. Primero, dijo que no estaba de acuerdo con las alianzas, después puso su blog en Internet “ para dialogar con los ciudadanos con el tema de la reforma política”, luego dijo que sin el PRI no habría reforma política, que se ocupaba del PRI para sacar adelante la reforma política que requiere el país y ahora, como colofón, viene su renuncia al PAN, causando la más profunda crisis de gabinete ya que ahora es un interlocutor menos confiable para los partidos, tras este episodio.

    Como telón de fondo,  en el evento del 9 de febrero, aniversario de la “ Marcha de la Lealtad”,  de manera absolutamente inusual, el Secretario de la Defensa Nacional, Guillermo Galván, habla de su adhesión a la reforma política de Calderón, lo cual no tiene precedentes, ya que, históricamente el Ejército se ha colocado por encima de las querellas partidistas  y ha sido  un centinela de la soberanía nacional.  Este discurso no cayó nada bien a los partidos de oposición que siempre habían ponderado la institucionalidad del Ejército.

    Por su parte, el Secretario de Hacienda Ernesto Cordero, dice que la prioridad no es la reforma fiscal, la prioridad es la reforma política. Cuando Cordero era titular de la Sedesol, hablaba como Secretario de Hacienda y ahora, lo hace como Secretario de Gobernación, diciendo que la prioridad es la reforma política. El mundo al revés. ¿ En que país estamos?. Calderón hablando de reconciliación entre los mexicanos.  A nivel retórico, en medio de la más atroz guerra intestina que se recuerde desde la guerra cristera y con una violencia que supera a Irak.

    En resumen, no hay ruptura en la cumbre,  aun cuando hay  ilusos que se lo creen. El supuesto desacuerdo entre  Fernando Gómez Mont con el PAN y su dirigente nacional César Nava,  es una simple división del trabajo en el equipo calderonista y es una jugada  que pretende ser inteligente y que en realidad no es tal; en realidad es ingenua, porque en este país, si alguien sabe de política es el PRI. La clase política más ducha, más profesional, más experimentada es la priista. Nos guste o no. Eso lo sabe el pueblo de México y ha pensado en el tricolor  no sólo como un simple retorno de los políticos profesionales al poder, sino como un recurso para intentar la salvación del país, antes de que sea demasiado tarde. El país ya no aguanta más el atroz horizonte actual.

    En esta perspectiva, no olvidemos que la agenda del PRI no es la reforma política, la agenda del PRI es la reforma fiscal. Se trata de una agenda “ para resolver los problemas de la gente, ahora mismo”, Manlio Fabio Beltrones dixit. El PRI va a pugnar por la reforma fiscal, un  tema que por el momento, al PAN no le conviene, porque pondría, en pleno año electoral, en el debate nacional el atroz empobrecimiento del pueblo y las insuficiencias del PAN en ese rubro.

    Para decirlo brevemente,  en todos los escenarios, el  PRI no va a morder el anzuelo y no se va a tragar la zanahoria que le arroja el PAN, en un intento de salvarse de la derrota electoral, previsible porque han dejado al país en ruinas: en lo financiero, en lo político, en lo social, con una ola de violencia, que con razón, tienen aterrorizada, a la sociedad mexicana que ya no quiere saber más del PAN. Ahí está el saldo de las urnas como prólogo de lo que viene en los comicios del porvenir y en la difícil aduana del 2012.

    Compartir