La historia de Mario Bros que tal vez nadie te contó

0

CN COLIMANOTICIAS

México.- Super Mario Bros es la imagen principal de Nintendo. El fontanero italiano ha aparecido en más de 200 videojuegos de varios géneros.

La serie principal de Super Mario, el clásico juego de plataformas, ha vendido más de 262 millones de unidades en todo el mundo.

Super Mario Bros es la mascota y franquicia principal de Nintendo, aunque, no la más popular y con mayor valor, pues es superado por Pokémon.

Sin embargo, toda esta historia de triunfos, tanto para Super Mario Bros y para Nintendo, no existiría si no hubiera ocurrido un curioso suceso.

En los inicios de Nintendo en los videojuegos, la empresa se dedicaba a fabricar juegos para arcade (máquinas de videojuegos que había en salones y comercios).

Si bien en Japón tenían una buena posición comercial, la empresa deseaba expandirse por el mundo. Sabían que el mercado clave era Estados Unidos.

De acuerdo con el libro Console Wars, al abrir sus operaciones en Estados Unidos, se enfocaron en vender arcades por todo ese país y los distintos títulos tuvieron una muy buena recepción.

Nintendo tuvo varios éxitos aceptables con títulos como Space Fever, Space Launcher y Space Firebird. Eran juegos muy similares, no marcaron tendencias y al poco tiempo aburrieron al público.

Lo que se requería era un juego que fuera un gran éxito comercial, como en su momento lo fue Pac-Man o Pong.

El éxito que salvaría a la empresa sería Radarscope, un shooter en 3D. Al hacer las pruebas, se vio que tenía aceptación entre el público, y se mandaron a hacer 3 mil copias, con todo el dinero que Nintendo of America tenía.

Semanas después de distribuir las maquinas, se dieron cuenta que no había causado sensación entre la gente. Al título le faltaban valores para volver a jugarlo.

¿Cómo llegó Mario Bros a nuestras vidas?

Con poco dinero, Nintendo no tenía los recursos para enviar gabinetes de arcade desde Japón a Estados Unidos, y además, desarrollar otro juego.

Para optimizar, desarrollaron otro título, que utilizara la infraestructura técnica de Radarscope. Cuando estuviera finalizado, se enviaría el nuevo juego a Nintendo of America, para que los trabajadores pudieran cambiar la tarjeta madre y pintar los gabinetes, con el arte del nuevo juego.

En Japón, fue Shigeru Miyamoto, que se encontraba en sus primeros empleos, fue el encargado de desarrollar el juego. Él creía que los videojuegos debían ser tratados con el mismo respeto que los libros, películas y programas de televisión.

Para esas fechas, Nintendo acababa de cerrar un trato con King Features, que le permitía desarrollar un videojuego sobre el personaje Popeye El Marino.

El nuevo título se trataría de cómo Popeye libraría cierta cantidad de obstáculos para rescatar a su amada Oliva. El reto estaría en que Bluto sería el encargado de poner las trampas en el camino.

El desarrollo debía tomar en cuenta la naturaleza voluble de los jugadores. También, se tomó la decisión de mudar de Nueva York a Seattle las oficinas de Nintendo of America. Esto les facilitaría la distribución de los gabinetes de videojuegos.

Días antes de que el juego estuviera listo, Nintendo tuvo problemas con King Features, sobre la licencia de Popeye. Perdieron los derechos y Miyamoto tuvo que inventar algo, para el juego que ya tenía desarrollado.

Cuando el juego, por fin llegó a Nintendo of America, se reemplazó el procesador de Radarscope, por uno que contendría el juego que supuestamente era Popeye.

Al encender el arcade, el nuevo título tomó por sorpresa a los trabajadores. Era Donkey Kong.

La impresión inicial para la oficina de Nintendo of America, era que era un juego tonto con un nombre tonto.

Para ellos, era poco atractivo que un pequeño plomero vestido de rojo, intentara salvar a su princesa, mientras superaba los obstáculos que lanzaba un gorila gigante.

Con todas las dudas del mundo, no había más opciones y comenzó la distribución de Donkey Kong.

De la noche a la mañana, se convirtió en el juego de moda del año, y con el tiempo sería el arcade más popular de todos los tiempos.

En Japón, la solución que encontró Miyamoto, fue cambiar personajes. Donde Popeye fue reemplazado por Mario, Oliva por Pauline y Bluto por Donkey Kong.

Con información de Dinero en Imagen

Compartir