ITURRIGARAY Y PRIMO VERDAD

0

Por José Díaz Madrigal

Dentro de los primeros antecedentes de la independencia de México del Reino de España, tuvieron origen en la invasión del ejército francés a la península ibérica en 1807. Al principio fue una campaña militar de mutuo acuerdo entre Francia y España; con el pretexto de ocupar Portugal por parte de los galos y en la cual España iba a tener ganancia territorial. Pero poco después el pueblo español se dio cuenta que los franceses empezaron a ocupar ciudades, que nada tenían que ver con el asunto portugués.Tramposamente Napoleón Bonaparte invadió completamente España. Tomó prisionero al rey Fernando VII, mientras tanto Bonaparte colocó en el trono de España,  a su hermano José. El pueblo español estalló de rabia ante los invasores. Se formaron grupos guerrilleros en aldeas, montañas y ciudades. Los hombres salían al combate, las mujeres, los niños y los viejos; fabricaban parque y cultivaban los campos.El ejército napoleónico numeroso y bien disciplinado, traía magnífico armamento y abundantes provisiones. Sin embargo la guerrilla española atacaba y vencía.Las noticias de los acontecimientos en la península ibérica, llegaron a la entonces Nueva España. Un jefe francés enviado por Napoleón,  se presentó en la ciudad de México con el virrey don José de Iturrigaray; para tratar de someterlo a las órdenes napoleónicas. El virrey no acató ninguna orden del francés y convocó a junta para tratar el caso con los oidores.Los oidores, término ya en desuso; era una asamblea de gente notable, puesta por el rey de España; con el propósito de cuidar sus intereses en las colonias. El virrey les hizo saber el motivo por el cual los había citado. Aquellos oidores daban la impresión de estar escuchando al mismo demonio. Se quedaron mudos de espanto.Al notar el aspecto de miedo que tenían el montón de «escuchadores», don José les dijo con verdadera valentía: Quiero que sepan que primero pierdo la existencia, que obedecer órdenes de un gobierno usurpador; como virrey que soy, ofrezco ponerme a la cabeza de un ejército para pelear por la independencia y el honor de la patria.No haya dicho tales palabras don José, ya que la bola de viejillos «escuchadores» le tomaron medida; puesto que abiertamente habló de independencia y separación de España. La noticia de esta ocurrencia del virrey, se difundió bien pronto por la capital novohispana y,  el Ayuntamiento quiso también tomar parte y tomó parte de esa cuestión.Una tarde el cabildo completo de la ciudad de México, acompañado de una multitud de pueblo; se presentó en el palacio virreinal, actual residencia del Peje. El pueblo y los regidores fueron recibidos por Iturrigaray. El Ayuntamiento pidió al virrey la formación de un gobierno provisional, alejado de la tutela española. Don José vio con agrado la propuesta, prometiendo consultarlo con los oidores.En la siguiente reunión con los «escuchadores » Iturrigaray invitó al síndico del Ayuntamiento Licenciado Francisco Primo Verdad y Ramos, para que expresara su punto de vista. Primo Verdad era un elocuente abogado jalisciense, muy respetado por su sabiduría jurídica y su extraordinario valor civil.Tomó la palabra don Francisco y apasionadamente habló de patria, libertad, independencia y,  por último proclamó ahí mismo delante del virrey y de los oidores, el principio de la soberanía popular. Concepto totalmente novedoso para esa gente.El escándalo que esto produjo, fue tremendo; a los oidores por poco les da el soponcio, no pudieron contenerse y se levantaron echando pestes contra el virrey y contra don Francisco. Con mucha resistencia Iturrigaray, se decidió a formar una junta de gobierno provisional. Los «escuchadores» para nada estuvieron conformes y buscaban el momento de deshacerse del virrey.Los oidores sentían un odio jarocho contra don José y no menos contra el Licenciado Primo Verdad. La noche del 15 de Septiembre de 1808 -justamente dos años antes del grito de Dolores- los oidores auxiliados por un regimiento de soldados,  agarraron preso a don José que dormía plácidamente en el palacio virreinal. ¿Será la misma alcoba donde duerme Lopez Obrador?Casi al mismo tiempo se llevaron preso también a Francisco Primo Verdad. Le tenían especial ojeriza al ilustre abogado, porque fue el primero en sacar el tema de la soberanía popular. Como escarmiento, los oidores ordenaron colgarlo de una alcayata clavada en la parte alta del muro de su prisión. Murió el 4 de Octubre de 1808. A Iturrigaray lo mandaron preso hasta España, donde murió años más tarde.Así pues, estos dos personajes fueron los precursores de los ideales de independencia y soberanía de México,  que también debemos recordar y que sirvieron de ejemplo a Hidalgo y compañeros,  para iniciar el levantamiento armado el 15 de Septiembre de 1810.