Inauguran II Foro de Vice-Rectores Educativos Asia-Pacífico

    0

    El Foro, que termina este miércoles y en el que participan rectores y funcionarios del área educativa de quince países de la región Asia Pacífico, fue inaugurado por el secretario de Educación, Carlos Cruz Mendoza, en nombre del gobernador Silverio Cavazos Ceballos, y por el rector de la Universidad, Miguel Ángel Aguayo López, en su carácter de presidente de UMAP.

    En 1997, un grupo de asociaciones gubernamentales y no gubernamentales de educación superior, integrantes de veinte de las economías más activas de Asia y el Pacífico, crearon lo que hoy se conoce como UMAP (Movilidad Universitaria en Asia y el Pacífico). Su idea al formar este organismo fue incrementar y mejorar el intercambio académico entre los países miembros mediante la cooperación multilateral.

    Al inaugurar el Foro, Carlos Cruz les dio la bienvenida a los asistentes, que provienen de Australia, Tailandia, India, Indonesia, Japón, Malasia, Taiwán, Filipinas, Brunei, Vietnam, Canadá, Estados Unidos, Ecuador, Perú y México, y elogió además la “política generosa” de UMAP, “porque no hay nada más generoso que difundir y compartir el conocimiento que la mente humana, dijo, haya desarrollado a lo largo de la historia”.

    Sumate Yamnon, secretario general y principal articulador de UMAP, comentó que el Foro servirá para difundir entre un público más amplio las ideas de un desarrollo sostenible a partir de la educación. Dijo que UMAP busca promover en los jóvenes de todo el mundo, a través de la enseñanza, el gusto por comprender, por aceptar otras culturas y emprender proyectos que le den progreso social, cultural y económico a las sociedades.

    A los jóvenes, agregó Sumate Yamnon, hay que proporcionarles habilidades que les sirvan para trabajar juntos en proyectos sustentables, en equipo y de forma multicultural, “y asegurarnos de que cuenten con los elementos éticos que les ayuden a armonizar con las generaciones futuras”. Los principios que guían el trabajo de UMAP, dijo, son la confianza mutua, la igualdad y el entendimiento. Le gustaría ver a UMAP, comentó por último, como una organización “que comparte y al mismo tiempo es poseída por todos”.

    Al evento también asistió Carlos García de Alba, director de Relaciones Internacionales de la SEP, quien dijo en su discurso inaugural que “este tipo de foros internacionales son los espacios que más privilegian el diálogo, la reflexión y el intercambio de las mejores prácticas educativas entre países, académicos y personas”, y les pidió a los asistentes que compartieran y aprendieran unos de otros.

    García de Alba elogió el trabajo “pionero” de la Universidad de Colima en lo que llamó una “presencia transpacífica”, agregó que “es el momento de convertir la sustentabilidad en un eje transversal de las políticas públicas”, y dijo que “México está impulsando medidas necesarias para que todos los proyectos, particularmente los de infraestructura y del sector productivo, sean compatibles con la protección del ambiente”.

    En su discurso de bienvenida, el rector Aguayo López dijo que en la planeación de este foro “partimos de la conciencia que, por mandato, las universidades estamos obligadas a promover el aprendizaje, los diálogos y el entendimiento entre las distintas culturas y a hacer lo propio con las nuevas generaciones. En este caso, la forma como entendemos y manejamos el desarrollo sostenible está marcada, sin duda, por la cultura de cada región”.

    De acuerdo con él, “la apuesta desde las universidades es trabajar hacia una cultura corporativa del desarrollo sostenible de nuestras sociedades, lo que exige un trabajo fuerte hacia el interior y entre pares, tanto de comunicación y enseñanza como de aprendizaje, de acción y cooperación”.

    Dijo que espera, al término de estos dos días, construir entre todos los participantes la “Declaración Colima”, donde se especifique qué se entiende por desarrollo sustentable y cómo pueden contribuir a ese objetivo las universidades del mundo.

    Sarvagya S. Katiyar, el primer conferencista del Foro, aclaró más el tema central del evento al hablar sobre el desarrollo sustentable en la India, un país que mantiene grandes similitudes con México. Él, basándose en una definición establecida públicamente en 1987, se refirió al desarrollo sostenible como un proceso dinámico mediante el cual se satisfacen las necesidades del presente sin comprometer la supervivencia de las generaciones futuras.

    En cuanto a las necesidades, agregó, éstas cambian de región a región, pero en general se refieren a los mismos temas: conservación del medio ambiente, cambio climático, libre flujo de información, reducción de la pobreza, diversidad cultural, derechos humanos y paz, entre las más importantes y difundidas.

    Según este profesor hindú, expresidente de la Asociación de Universidades Indias, la educación para el desarrollo sostenible debe durar toda la vida, ser formal, no-formal, y sobre todo tiene que evolucionar, porque sus retos cambian día con día. Por eso habló, al referirse al desarrollo sustentable, como de un proceso dinámico.

    Para Sarvagya S. Katiyar no existe una fórmula fija en este tipo de desarrollo, que debe ser atendido, además, por las instituciones educativas y el sector público.

    Ejemplificó sus afirmaciones con el caso de la India, una nación que pasó de tener 20 universidades en 1948 a tener 402 actualmente, lo que la ha convertido en la segunda economía de mayor crecimiento en el mundo, exportadora de ingenieros y con el mayor crecimiento de mercado.

    Sin embargo, reconoció que aún queda mucho por hacer en la India, ya que les falta volver accesible la educación universitaria a todos, sin importar la región donde vivan, su género, religión o casta. Quieren aumentar su porcentaje de inscripción, lograr que todas, no sólo algunas universidades, sean de calidad y excelencia, y recibir fondos equivalentes al seis por ciento del Producto Interno Bruto de su país.

    Habló también de las ventajas del intercambio académico con otros países y reflexionó por último en los riesgos de privatizar la educación. En un principio, dijo, las escuelas privadas tenían objetivos filantrópicos y de bien común, pero hoy privilegian la ganancia, el lucro y la comercialización.

    Si se quiere, finalizó diciendo, incrementar el acceso de todos a la educación superior de calidad, no sería posible en una economía que apuesta por la fuerza del mercado, ya que dicha fuerza lo que hace es expulsar al débil y al pobre de la economía, de la educación y del desarrollo.

    FIRMA LA U DE C CONVENIO CON LA
    ESCUELA JAPONESA AS FORCE SYSTEMS

    *La institución del país oriental se dedica a la enseñanza, la difusión de la cultura, la asesoría en negocios y la capacitación en el aprendizaje de idiomas

    Durante uno de los recesos del Foro de Vicerrectores de UMAP, que se realiza en el Centro de Tecnología Educativa de Manzanillo, el rector Miguel Ángel Aguayo López, en nombre de la Universidad de Colima, firmó un convenio general con la escuela japonesa AS Force Systems, para establecer programas de cooperación académica y de intercambio cultural entre ambas instituciones.

    Akinori Machida, accionista principal del instituto Force Systems, momentos antes de firmar el convenio comentó que su interés y el de su escuela es que los mexicanos, sobre todo estudiantes, conozcan de manera directa la filosofía de trabajo japonesa y la cultura de aquella nación, para que en un futuro puedan trabajar en Japón o en las fábricas japonesas instaladas en México.

    Force Systems, de acuerdo con Akinori Machida, es una institución localizada en la ciudad de Nagoya, Japón, que se dedica a la enseñanza, la difusión de la cultura, la asesoría en negocios y la capacitación en la enseñanza de idiomas para maestros. Enseñan a niños y a empleados de empresas y fábricas.

    Akinori Machida era un alto ejecutivo de la empresa Kumon, que ahora ha creado la empresa Force Systems para formar profesores en diferentes áreas. Funciona como un instituto particular, donde él es el principal socio.

    En un principio, comentó Akinori Machida, viajarían estudiantes a Japón para conocer aquel país de forma directa, ya que el problema de entendimiento entre japoneses y mexicanos, dijo, no es sólo de idioma, sino de filosofía y cultura. Su idea es, a futuro, hacer de Colima un centro donde la gente pueda prepararse en cultura japonesa, para salir de aquí a otros países y ciudades, donde podrían trabajar en empresas japonesas.

    Se espera, comentó el profesor japonés, “que este convenio sea el primer paso para un gran futuro. Y espero, cada año, que vengan a México muchos directivos de fábricas japonesas, para explicar sobre sus actividades, y que los estudiantes de Colima tengan información de lo que tienen que estudiar y conocer de Japón para trabajar con los japoneses”.

    Su idea, dijo Akinori Machida, es iniciar el convenio en agosto de este año. Antes debe ir a Japón y platicar con empresas japonesas que buscan trabajadores mexicanos bien capacitados, sobre todo la Toyota, que tiene instalaciones en Nagoya.

    En su intervención, el rector de la Universidad de Colima, Miguel Ángel Aguayo López dijo que “este convenio de colaboración tiene como objetivo principal que nuestros jóvenes conozcan mejor la cultura japonesa y que tengan una mayor apertura en los intercambios de movilidad estudiantil”.

    “Vamos, agregó después el rector, a hacer lo necesario para tener en Colima este centro de cultura japonesa”.

    Irma Magaña, profesora-investigadora de la Facultad de Turismo de la Universidad de Colima y principal impulsora de este convenio, comentó que este acuerdo es parte de los cuatro años de trabajo que pasó en la ciudad de Nagoya. Ella dijo que por ahora van a llevar un estudiante de Colima por año, con todos los gastos pagados, para que esté allá durante dos semanas. Lo llevarían a conocer empresas, oficinas de gobierno y lugares de música y cultura.

    También vendría un profesor a dar clases de japonés a la Universidad de Colima.

    Compartir