Hace Apenas un Año

    0

    Luego de anunciarse que el diputado perredista Adolfo Núñez había obtenido 12 votos, contra 11 del priísta Flavio Castillo y una abstención, el presidente de la Congreso local, Arturo García Arias, determinó el triunfo del primero y decretó un receso.

    En ese lapso, legisladores del PRI comenzaron a impugnar el procedimiento y dijeron que el diputado del PRD no había obtenido la mayoría simple de los 24 diputados asistentes.

    En tanto, los integrantes de la fracción panista argumentaban que ya era un hecho consumado, desde el momento en que el presidente García Arias había anunciado quién sería el próximo presidente.

    Aun cuando se trataba de un receso, los diputados se enfrascaron en una serie de discusiones y agresiones verbales, las cuales se recrudecieron y al reanudarse la sesión los priístas pidieron que el presidente rectificara la designación y promoviera nueva elección.

    La mayoría priísta se impuso, pero cuando pasaba cada a uno a emitir su sufragio, el diputado Preciado Rodríguez tomó el ánfora entre sus manos y la arrojó contra la bancada tricolor, lo que provocó la lesión a Anzar Herrera.

    A partir de ese momento reinó la confusión en el Congreso local, sobre todo con la llegada de una ambulancia y paramédicos de la Cruz Roja, quienes trasladaron al legislador a una clínica, de donde regresó con un parche en el ojo izquierdo.

    En sus primeras declaraciones luego del incidente, Anzar Herrera anunció que valorará con sus compañeros la posibilidad de actuar legalmente contra el diputado panista.

    DIPUTADO DESTITUIDO

    El 2 DE JUNIO DE 2007, el Congreso local destituyó al diputado panista Jorge Luis Preciado Rodríguez, al acatar una resolución del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) que fijó en 2006 que si el legislador perdía la protección de la justicia federal contra un auto de formal prisión que le dictó un juez local por difamación, debía ser separado del cargo.

    Preciado Rodríguez fue dirigente estatal del PAN, dos veces diputado local plurinominal y diputado federal en la 59 legislatura (2003-2006). En 2003, la Procuraduría de Justicia del estado le dictó auto de formal prisión por presunta difamación contra el entonces secretario de Salud estatal, Christian Torres Ortiz, a quien el panista acusó, sin comprobar, de haber intervenido quirúrgicamente a su perro en el Hospital Regional Universitario, con recursos federales.

    Compartir