Fortalecer la Autonomía, Responsabilidad de los Universitarios: Salazar Silva

    0

    La autonomía universitaria es un derecho constitucional, implica libertad de cátedra, de generar planes y programas de estudio, de autogobierno interno y toma de decisiones, así como también lo es la responsabilidad de un manejo transparente y responsable de los recursos, estableciendo metas evaluables. La autonomía se sustenta en el trabajo de los universitarios, y es una Facultad que el Estado mexicano y la sociedad, transfirieron a los universitarios para que cumpla sus elevados fines en beneficio de la sociedad, expresó Carlos Salazar Silva, exrector de la Universidad de Colima, en entrevista exclusiva.

    Puntualizó que la casa de estudios ha sido factor de avance social, político, económico y cultural para Colima, pero además ha sido una casa abierta para los estudiantes de todo el país y del extranjero, y ha hecho de los universitarios de Colima, ciudadanos del mundo.

    En otra vertiente de la conversación, el exrector en el periodo 1997-2005, expresó que no considera que haya gente con capacidad de análisis, con la intención de dañar un proyecto tan noble como lo es la casa de estudios. Lo atribuyó más bien a opiniones sin sustento, sin claridad o carentes de información. Esta es la entrevista con el doctor Carlos Salazar Silva.

    El Comentario. ¿ Cuál es el significado de la autonomía universitaria?.

    Carlos Salazar Silva. Agradezco la oportunidad que se me brinda, a través de este extraordinario medio como es El Comentario,  de volver a ponerme en contacto con los universitarios y con la sociedad en general. Desde mi punto de vista, no se puede fundamentar el trabajo de una universidad pública, si no se cuenta con la autonomía; no se puede hablar de trabajo en una universidad pública seria y con responsabilidad, si no soporta su quehacer académico en planeación de largo aliento, gestada por los propios universitarios, independientemente de la corriente idealista que ejerza el poder en ese momento. La autonomía universitaria se sustenta en el trabajo de los universitarios, de sus estudiantes, académicos y directivos. Y lo digo muy claramente “universitarios”, pues es competencia exclusiva de la comunidad universitaria que la integra el llevar a cabo la gestión de sus recursos, y de establecer el rumbo que deberá tomar su institución. Esto aplica a cualquier universidad sin importar nombre o ubicación geográfica. La autonomía,  significa pues, libertad de cátedra, libertad de generar planes y programas de estudio desde el nivel medio superior, superior y postgrado; es también libertad de investigación sobre cualquier tema, que propicie  el desarrollo tanto social como académico. Por tanto, enseñar ya no es trasmitir conceptos ambiguos, sino ir generando nuevo conocimiento para así, realmente, cumplir con la labor del profesor- investigador. Asimismo, para la comunidad universitaria, esto conlleva la gran responsabilidad de administrar los recursos de su institución educativa, que le han sido otorgados por el estado.

    La universidad pública es una institución que representa al estado en la responsabilidad de enseñar, responsabilidad que el estado transfirió a los universitarios, aunado a su autonomía, y son ellos quienes han adquirido el compromiso de administrar los recursos que la sociedad les otorga para ese propósito. Es importante considerar por lo anterior, que las decisiones de la universidad competen pues, a los universitarios por mandato de ley, por decisión de una garantía constitucional, no es un beneficio sindical, ni una concesión graciosa otorgada para un grupo social o de universitarios, es una garantía que otorga el estado a través de su ley orgánica y que implica si bien derechos y prerrogativas, también la gran obligación de proporcionar educación de buena calidad y la de gestionar los recursos asignados para ello.

    Las instituciones de educación superior (IES), lideradas por las universidades públicas de nuestro país, decidieron integrar con sus líderes académicos de cada área, grupos de expertos integrados en comités denominados Comités Interinstitucionales de Evaluación de la Educación Superior (CIEES), que son grupos de expertos por área de conocimiento o comités evaluadores, que inicialmente lo fueron únicamente en el ámbito académico y más tarde en el campo administrativo, de gestión y de extensión. Comités de “pares” o de “iguales” que en coordinación con la Subsecretaría de Educación Superior e Investigación Científica, (SESIC) en forma Autónoma a las propias IES, se planteó el inicio de evaluaciones de planes y programas de estudios, trabajo de personal académico y sus desempeños, siendo invitados a integrarse a dichos comités de expertos, docentes reconocidos por su desempeño en el ámbito nacional e internacional y cuyas evaluaciones, si bien no fueron más que meras recomendaciones a las IES, fue el preámbulo para el surgimiento de comités de expertos por área de conocimiento, con dinámica diferente, y en coordinación con la SESIC, sin dependencia de la Secretaría de Educación Pública (SEP) e integrando a las IES privadas del país para conformar en el año 2000, el Consejo para la Evaluación de la Educación Superior (COPAES), apoyado coordinadamente por otro organismo nacional autónomo, como lo es, el Centro Nacional de Evaluación de la Educación Superior (CENEVAL); todos los organismos anteriores autónomos, conformados por académicos nacionales de nuestras propias instituciones; y que sentaron las bases para ser evaluados tanto programas a nivel de bachillerato, nivel superior y postgrado en la Universidad de Colima, siendo por ejemplo a nivel medio superior y a nivel superior de las primeras universidades, que en forma voluntaria, aceptó la evaluación externa, y asimismo el recibir uno de los primeros reconocimientos de Certificación de Calidad en el año de 1996, a la primera Facultad de Medicina del país y, así sucesivamente, hasta lograr  en el año 2004, -por evaluaciones externas, la  UdeC, conjuntamente con otras 8 instituciones públicas – el distintivo de universidades de calidad, y con ello,  integrar por voluntad propia, el Consorcio de Universidades Mexicanas, por la calidad de la Educación Superior (CUMEX), lo que aunado a la categoría académica, reunieron criterios de excelencia en el área de planeación, gestión y administración, convirtiéndose en referentes nacionales de calidad de la educación superior mexicana y la mejor carta de presentación para poder gestionar, en el ámbito internacional, acuerdos académicos que han dado frutos incalculables como lo son: Programas bi-nacionales con doble titulación México/Francia en licenciatura; Postgrados de nivel doctorado bi-nacionales o doctorados compartidos con instituciones globales como el G-9 de España, liderado por la Universidad de Cantabria y el propio Cumex.  Pero lo más importante, es el logro de gestar el surgimiento del, Ciudadano del Mundo, ejemplificado por estudiantes y egresados diseminados por todos los continentes.

    Todo lo anterior y mucho más, como lo son planes institucionales de largo aliento, ejercicio transparente de recursos y un claro rumbo de las IES de nuestro país, encabezado por la Universidad de Colima en el año 2003, con la presidencia del Consejo Nacional de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación superior (ANUIES), fue entregado al Congreso de la Unión. por 39 universidades públicas estatales, la rendición de cuentas en forma voluntaria, donde se demostró el trabajo de las IES y la transparencia en la aplicación de los recursos otorgados por la sociedad; ya que además se demostró que las IES sí tenían un trabajo planeado, con rumbo claro y definido, en la búsqueda permanente de la calidad educativa, puesta en duda para las IES públicas. Después de ello, fue propuesto y aprobado por el pleno de la Cámara de Diputados, el establecimiento con carácter constitucional de la inversión del 8 por ciento del Producto Interno Bruto destinado a la educación superior pública,  y el 1 porciento del PIB a la investigación científica en las instituciones públicas ( hecho que hasta el momento, no se ha cumplido en ninguno de sus dos  ordenamientos constitucionales).  
           
    LA TRASCENDENCIA DEL PROYECTO HISTÓRICO

    EC. En breve,  la casa de estudios, va  a cumplir 70 años; ¿cuál es su opinión sobre el formidable impacto  social, político, económico y cultural del proyecto de la UdeC 1940- 2010?.
    CSS.  Ya me lo decía una gran figura colimense, don Manuel Velasco Murguía (qepd.), uno de los hombres más preclaros en educación básica y superior en nuestro estado: “Mire señor rector, cuando el general Lázaro Cárdenas tomó la decisión de apoyar la propuesta del entonces gobernador, coronel Pedro Torrez Ortíz, de que naciera una institución de educación superior, respaldó el proyecto de un Instituto Politécnico para Colima; por ese entonces, el  ejecutivo estatal, no estaba muy convencido de que fuera únicamente, una escuela técnica para los colimenses. El quería algo más: Entonces, se presentó la coyuntura de que el gobierno federal no tuvo la posibilidad de aportar los recursos suficientes para el surgimiento del Politécnico Colima y el gobernador, decidió destinar el 33 por ciento del presupuesto estatal, los primeros dos años, para que naciera la Universidad Popular de Colima, a pesar de que, en aquél momento, ( en 1940), existía oposición incluso por algunos que, después, se convirtieron en férreos defensores de la  universidad y de su autonomía. El principal temor era que la fuerza laboral se encareciera y esto frenase el desarrollo del estado. Sin embargo, gracias al apoyo del coronel Torres Ortíz y a la gran visión del profesor Rubén Vizcarra Campos, ejecutor extraordinario de este proyecto fue que logró surgir nuestra Alma Mater.

    Contrario de lo que se creía, en aquél entonces, y a casi 70 años de su nacimiento, ha demostrado,  que uno de los motores fundamentales del desarrollo de esta entidad federativa, e incluso de la región, han sido aquellos que se han formado en sus aulas. Indudablemente, fue una decisión muy acertada, de nuestro entonces gobernador.
    EC.  ¿  Se desprende, que los egresados han propiciado el cambio social en Colima?.

    CSS. No únicamente, han sido un factor crucial en el desarrollo económico, sino para el desarrollo  social y político de nuestra entidad, muestra de ello es que, de ahí se han formado personas fundamentales para los poderes legislativo y judicial y que incluso, han llegado a ejercer el poder ejecutivo del estado. Creo que, sin la universidad,  no estaríamos hablando del desarrollo que nuestra entidad ha alcanzado, en diversos ámbitos. Tenemos muchas metas más por alcanzar en el estado, pero creo que será más fácil lograrlas, si se cuenta con una buena educación, y para tener una enseñanza de calidad se requiere de una gran institución de educación superior, como lo es la Universidad de Colima.

    EC. ¿Por qué es relevante que los universitarios defiendan la libertad de cátedra, la libertad de autogobierno interno y la autonomía ?.

    CSS.  En principio, es una responsabilidad que tenemos los universitarios, de defender una garantía constitucional; quienes hemos  tenido la oportunidad de recibir un beneficio de una institución de educación superior y más aun, de una institución pública, tenemos la gran obligación de trabajar en pro del desarrollo de la educación pública de nuestro país. Para muchos,  no hubiese sido posible terminar la preparatoria si no existiesen los bachilleratos de la Universidad de Colima, ni hubiesen logrado una licenciatura si no  contáramos con instituciones públicas de educación superior y, menos aun,  la oportunidad de movilidad internacional. Conociendo esto,  mi compromiso siempre ha sido defender la autonomía y las instituciones públicas, no sólo de la universidad, sino de todas aquellas que, como ciudadanos,  hemos recibido algún beneficio: Hospital Universitario, Instituto de Seguridad de los Trabajadores del Estado, Instituto Mexicano del Seguro Social. Por tanto, como universitarios, tenemos la gran tarea y el compromiso de fortalecerla, mediante la defensa de su autonomía y por tanto,  vigorizando el desarrollo institucional a favor de su comunidad y de la sociedad en general.
          
    CIUDADANOS DEL MUNDO

    EC.  ¿ Se confirma entonces, que, de acuerdo al artículo tercero de la Carta Magna,  la educación es un instrumento legítimo de movilidad social?.
    CSS. La universidad, no únicamente ha sido casa de estudios para los jóvenes colimenses, ha sido también,  casa de estudios, para todos los mexicanos, porque no ha habido entidad federativa de este país, que no haya recibido el beneficio  de formar uno de sus hijos en nuestra Alma Mater. Pero además, ha abierto sus puertas a estudiantes y académicos de diferentes partes del mundo. A su vez, ahora podemos encontrar en cualquiera de los continentes, estudiantes y maestros de nuestra universidad. Muchos de ellos,  por su reconocida calidad han abierto puertas de planteles que antes estaban cerrados a entes externos a sus comunidades locales. Así que, yo creo, sin duda alguna, que la UdeC ha sido formadora de grandes ciudadanos. No son solamente colimenses, sino mexicanos y ahora, ciudadanos del mundo.

    LA UdeC UNO DE LOS PILARES DEL DESARROLLO ESTATAL

    EC. La defensa de la autonomía, ¿ es preservarla ante las asechanzas externas e intereses inconfesables que pudieran atentar contra el liderazgo legítimo de su rector?.

    CSS. Yo no creo que existan personas con capacidad de reflexión y de análisis que tengan la intención de dañar instituciones tan importantes como es la Universidad de Colima; no creo que exista quien busque afectar a una institución que beneficia a la sociedad. Más bien creo que puede tratarse de opiniones sin sustento, opiniones que no tienen la claridad de un momento de reflexión o de información, cuando en la propia institución, existe un centro  de acceso a la información – que desde que estuve de responsable de la institución- ha sido ejemplo para otras universidades; pero además, nunca se ha negado a nadie la discusión de las ideas, ya que, precisamente, el libre examen y escrutinio de las ideas es una de las grandes riquezas de la universidad pública, así como también, lo es la libertad de cátedra. Por esto y más,  la universidad pública no es solamente un proyecto, sino uno de los pilares sustantivos para el desarrollo social de la entidad.

     MENSAJE

    EC. ¿ Cuál sería su mensaje a la sociedad y  a la comunidad universitaria?.

    CSS.  Invito a la sociedad a que valoren el gran beneficio que representa el contar con una institución de educación superior pública de calidad en casa, y de la cuál somos beneficiarios todos, directa o indirectamente.
    Y a la comunidad universitaria, como siempre lo he hecho, los invito a que valoren la gran institución de la que forman parte y que a la vez, ustedes constituyen. Fortalézcanla con su trabajo cotidiano para hacer “hoy mejores que ayer, y mañana mejores que hoy”.

    Compartir