FMP: No tengo Culpa de los Males de Silverio, Mucho Menos de sus Bienes

    0

    Lo anterior forma parte de la columna que publica hoy el Diario de Colima, la cual se reproduce a petición de nuestros lectores.

    A propósito…

    RESPUESTA A SILVERIO, PARTE DOS

    EL pasado 9 de diciembre, el periódico Ecos de la Costa publicó una entrevista que le hizo al licenciado Silverio Cavazos, el cual declaró: “ENTREGUÉ EL GOBIERNO MEJOR DE COMO LO RECIBÍ DE FMP”. Además, dijo que no se podía decir que recibió el gobierno de Gustavo Vázquez, porque él sólo duró un año y no alcanzó a hacer nada.

    Habría que precisarle al licenciado Cavazos que él recibió el gobierno de Arnoldo Ochoa y éste no pidió créditos bancarios, por el contrario, como consta en los medios, inició una serie de obras, porque había recursos. Arnoldo entró en lugar de Gustavo Vázquez Montes y el fallecido gobernador, en su primer año de gobierno, 2004, no solicitó créditos, y aunque el Congreso del Estado aprobó endeudamiento por 100 millones de pesos, Gustavo decidió no endeudarse y no utilizó el crédito, como consta en la Ley de Ingresos de 2005, que a la letra dice: “Que el Proyecto de Ley de Ingresos propone un monto de endeudamiento de hasta $100,000,000.00 (CIEN MILLONES DE PESOS 00/100 M.N.), mismo que es igual al autorizado para el presente ejercicio del cual no se hizo uso en razón de las medidas de racionalidad en el gasto corriente instrumentadas por el gobierno del estado. Es importante que el gobierno del estado cuente con certidumbre financiera para casos extraordinarios, la que se le da con la autorización del monto de ingresos extraordinarios previstos en la citada iniciativa”.

    Está claro que en 2004, Gustavo Vázquez no usó el crédito autorizado porque no tenía problemas financieros y tan fue así que no utilizó el que tenía autorizado, lo que quiere decir que recibió, el primero de enero de 2004, un gobierno con finanzas sanas y lo recibió de Carlos Flores Dueñas, quien a la vez lo recibió de un servidor el primero de noviembre de 2003.

    En consecuencia, entre la conclusión de mi gobierno y el inicio del de Silverio hubo tres gobernadores: Carlos, Gustavo y Arnoldo; entonces, yo no le entregué el gobierno a Silverio, tal como él afirmó, entre mi gobierno y el suyo existió una distancia de 18 meses, 5 días y tres gobernadores.

    Su afirmación de que yo le entregué el gobierno en el estado, en el que él dice que lo recibió, es una falta de respeto a los tres gobernadores que lo antecedieron y una pública ingratitud hacia Gustavo Vázquez, al minimizar que él en su primer año no alcanzó a hacer nada y, en consecuencia, no endeudó al Estado y que, según Silverio, la deuda que recibió venía desde mi gobierno.
    Esa afirmación la vuelve a repetir Silverio el pasado 25 de enero al decir: “Comentó que existen dos tipos de deudas, la bancaria y la general; la primera de éstas asciende a 800 millones de pesos, y el resto es un adeudo que cada fin de año se presenta y que incluso él heredó del gobierno que encabezó Fernando Moreno, que desde el 2002 no hizo las previsiones”.

    Yo no fui el que endeudó al estado.

    Sobre esta afirmación de Silverio Cavazos, quien ya reconoce que la deuda bancaria es de 800 millones, hay que recordar que en diciembre pasado Silverio dijo que había dejado una deuda de 650 millones, pero no, a esos 800 se suman 202 millones más de Ivecol y Ciapacov, más la deuda de corto plazo, que en voz del secretario de Finanzas, Francisco Osorio, es de otros 400 millones más y ya esto suma mil 402 millones. Se anunció que hubo un adelanto en participaciones de 100 millones más, lo cual viene a ser un adeudo con Hacienda que se va a pagar este año al irse descontando de participaciones, por eso el contador Osorio declaró la semana pasada que el gobierno deberá pagar 600 millones de pesos a corto plazo, o sea, este año, y que por esa razón pagará 50 millones mensuales y anunció también que ya abonaron 60 millones de pesos este mes.

    Así tenemos que la deuda a corto plazo significa 50 millones de pesos mensuales en este año, lo que quiere decir que por esta deuda a corto plazo pagaremos un millón 666 mil pesos diarios.
    Además de eso, durante más de 20 años estaremos pagando diariamente 250 mil pesos por la deuda bancaria.

    Yo no he dicho en ningún momento que se deba auditar al gobierno de Silverio Cavazos, porque las cifras del crecimiento de la deuda las ha dado el gobierno; entonces, no se necesita una auditoría para saber cuánto se debe, eso ya es muy sabido, las cifras se han hecho ya oficiales.
    Y el solo hecho del tamaño del endeudamiento reconocido oficialmente de más de mil 500 millones de pesos ya es algo para llamar la atención. Y mi pregunta ha sido: ¿Por qué se endeudaron tanto?

    Además, otro asunto llama la atención: en los dos últimos años del gobierno de Silverio Cavazos se anunció que había un programa de austeridad gubernamental, por ello la pregunta es: Si fue un gobierno austero, ¿por qué se endeudaron tanto?

    Yo no he dicho en ninguno de mis escritos que el licenciado Cavazos se robó el dinero, ni le he acusado de enriquecimiento inexplicable, reitero, ni he pedido que lo auditen, sino únicamente saber por qué se endeudaron tanto.
    Y creo tener derecho a preguntar, porque siempre los periodistas a sueldo me acusaron de todos los males del gobierno de Silverio Cavazos, y ahora el propio Cavazos dice que yo soy el causante del endeudamiento.

    Los cuatro primeros años de mi gobierno, 1998, 1999, 2000 y 2001, el Congreso del Estado me autorizó como endeudamiento 25 millones de pesos anuales; o sea, en 4 años fueron 100 millones de pesos.

    Este adeudo sumado de 4 años de mi gobierno es equivalente a lo que en este año van a pagar de deuda en 2 meses, porque pagarán 50 millones mensuales.
    Los dos últimos años de mi gobierno, 2002 y 2003, solicité 50 millones cada año, endeudamiento aprobado por el Congreso, es decir, 100 millones en los dos últimos años, con todo y el pago a los deudores de JOV que hizo mi gobierno, por 70 millones de pesos, con los gastos del sismo que superaron los 200 millones de pesos, con el costo en 2003 de dos elecciones para gobernador, que costaron 50 millones de pesos las dos, o sea, 300 millones de pesos no presupuestados, que tuvo que pagar mi gobierno por eventos contingentes y únicamente pedí 100 millones de pesos prestados en los 2 años y además, en esos 2 años, 2002 y 2003, pagué como 100 millones a bancos por el servicio de la deuda de gobierno.

    Yo no fui el que endeudó al estado.

    O sea, el Congreso me autorizó por lo 6 años endeudamiento por 200 millones de pesos en total y cada año pagué el 45 por ciento de ese endeudamiento, yo no endeudé al estado, ésa es la razón por la que pregunto: ¿Por qué se endeudaron tanto?

    No estoy comparando tampoco el poco endeudamiento de mi gobierno y las obras que hice, ni tampoco el endeudamiento sin precedentes del gobierno de Silverio Cavazos y las obras que hizo, la comparación no es necesaria, porque el tema no es quién hizo más o quién hizo menos, la pregunta sigue siendo la misma: ¿Por qué se endeudaron tanto?
    Si preguntar eso es guerra sucia, según Cavazos Ceballos, qué sería si hiciera acusaciones. No hay guerra sucia, no, únicamente la costumbre de preguntar ante el asombro por el tamaño del endeudamiento.

    Nunca he sido irrespetuoso con el exgobernador Cavazos Ceballos, ni antes, ni ahora, no obstante que él siempre que se refiere a mí toca aspectos de mi personalidad, nunca habla mal de mi obra de gobierno, habla de mis defectos personales, aspecto al que yo nunca me he referido, a sus defectos personales, en eso somos contrarios, yo sí analizo su obra de gobierno, jamás su personalidad.

    Pero que quede claro: yo no tengo la culpa de los males de Silverio Cavazos, y si no tengo la culpa de sus males, mucho menos de sus bienes.
    Está claro que yo no fui.

    www.aproposito2004.blogspot.com   
    http://www.diariodecolima.com/opinion.php?var=4495  

    Compartir