FALLECE DON LEOBARDO DUEÑAS NARANJO

    0

    El cuerpo de Don Leo está siendo velado en la Funeraria “La Guadalupana” de Villa de Álvarez, y la misa de cuerpo presente se celebrará hoy miércoles a las 4 de la tarde en el Templo de San Francisco de Asís en el Jardín Principal del municipio Villalvarense.

    A manera de homenaje COLIMANOTICIAS reproduce íntegramente el reportaje “Paletas de la Villa, el refrescante sabor de una dulce tradición” elaborado por Marcela del Rosario Amezcua Rivera, publicada en la Revista Decisión de Empresario el 16 de Diciembre de 2009, donde Don Leonardo, narra los inicios de este negocio familiar, la elaboración de las paletas y como por más de medio siglo este tradicional producto ha refrescado y endulzado la vida de los colimenses, turistas nacionales y extranjeros.

    Descanse en Paz, Don Leobardo

    PALETAS DE LA VILLA EL REFRESCANTE SABOR DE UNA DULCE TRADICIÓN

    Por más de medio siglo las paletas de La Villa han refrescado y endulzado la vida de los habitantes del municipio de Villa de Álvarez y todos los que paseamos por su jardín principal; su fundador, don Leobardo, mantiene el negocio acompañado de sus empleados y con la preferencia de miles de colimenses y turistas que consumen en reiteradas ocasiones sus deliciosos productos.

    Desde hace más de 52 años las generaciones que hemos nacido en la zona conurbada Colima–Villa de Álvarez, así como las que continuamente pasan o se avecinan en estos municipios, han probado los sabores de agua y leche de “Productos Helados de Villa de Álvarez” o como comúnmente les llamamos, las paletas de La Villa que encontramos en el Portal Hidalgo del jardín principal del mismo nombre, en el corazón de dicho municipio.

    Desde 1962 este negocio, que es actualmente parte de la oferta gastronómica y distintiva de Villa de Álvarez, se ubica en su actual domicilio siempre bajo la dirección y supervisión de su creador y fundador, don Leobardo Dueñas Naranjo, que inició a elaborar las paletas en el año de 1957 sobre la Avenida Manuel Álvarez del mismo municipio y quien a sus 83 años de edad cuenta con una fisonomía fuerte y mente lúcida, que le permite seguir deleitando a miles de colimenses, villalvarenses, vecinos de otros municipios, además de turistas nacionales e internacionales que repetidamente acuden a refrescarse con una, dos o varias paletas para disfrutar de una tarde placentera a la sombra de algún árbol que cae sobre las bancas del jardín.

    Con paso lento, voz de timbre suave pero con plena conciencia, motivación y orgullo por el negocio que ha mantenido durante tantos años, don Leobardo recibió a DECISIÓN de Empresario una mañana de sábado en la oficina contigua al punto de venta de las paletas, donde estuvo acompañado por Norma Berenice Sánchez Vuelvas, quien desde hace cuatro años trabaja en el negocio únicamente los sábados, atendiendo los aspectos administrativos de la peletería.

    Berenice es originaria y vecina de La Villa, tiene 35 años y organiza los ingresos, egresos y suministros de la peletería, convirtiéndose en un apoyo para las labores administrativas inherentes a todo negocio.

    Así, Don Leobardo y Berenice narraron que cuando inició, las paletas tenían forma cuadrada en presentación de 60 gramos y se vendían sobre la Avenida Manuel Álvarez en un pequeño establecimiento que nombró “Paletería Victoria” y también a bordo de una camioneta propiedad de otro villalvarense, Marciano Torres, la cual circulaba por diversas calles y daba 13 paletas por un peso; así continuó la venta a bordo de vehículos por las calles hasta el año de 1984. Ahora, cada paleta de agua cuesta seis pesos.

    En 1972, la hasta entonces “Paletería Victoria” sufrió dos cambios importantes: el molde de las paletas se modificó a forma hexagonal en presentación de 80 gramos, que es como actualmente se preparan y venden; también cambió el nombre del negocio al actual de “Productos Helados Villa de Álvarez”, al aceptar la sugerencia que hiciera en aquel entonces el actor Manolo Fábregas, quien constantemente visitaba esta ciudad y era cliente de la paletería.

    En esa misma fecha extendió la venta en las afueras de algunas de las escuelas más numerosas como la Secundaria Federal “Enrique Corona Morfín”, la Normal de Maestros, las Secundarias Número 8 y la Técnica Número 1, así como también se manejó la comisión con un establecimiento ubicado en el Portal Medellín de Colima, denominado El Pingüino sin Cola, comisión que a la fecha ya no existe.

    Actualmente las paletas se venden en el jardín de La Villa y frente al jardín principal de Comala, en la tienda de Abarrotes Cheo, propiedad de Eliseo Salazar, a donde surten tres veces por semana.

    En el Portal Hidalgo la paletería permanece abierta los 365 días del año en que ofrece sus amplia gama de paletas de leche y agua en horario de 09:00 a 00:00 horas; los días de más venta son sábados, domingos y días festivos en los que se venden un promedio de 500 a 600 paletas, mientras que por el contrario, los días de lluvia son los que menos venta registran.

    Todos los días de la semana, excepto los jueves, las personas de producción trabajan en horario de 09:00 a 17:00 horas para fabricar mil paletas diarias, de las cuales, la mitad o más salen del punto de venta.

    “Las paletas se preparan en un promedio de cinco horas y tres más que dura el proceso de congelamiento”; en total cuentan con 12 congeladores, uno se utiliza para agua fresca, otro para fruta, dos que tienen en el punto de venta y el resto en almacén, donde colocan los productos a congelar.

    Los días de más venta son sábados, domingos y días festivos en los que se venden un promedio de 500 a 600 paletas.

    En total trabajan dos personas en producción, cuatro en ventas además de Berenice en el área administrativa y Don Leobardo, cabe resaltar que dos de sus trabajadores, Roberto Solís López en producción y Elvia Cecilia Medina Venegas en ventas, tienen 29 años trabajando en la paletería. A la semana requieren 600 litros de leche entera de vaca, entregados puntualmente cada mañana por un productor local; el resto de los ingredientes son frutas y azúcar, todos son ingredientes naturales ya que las paletas no contienen ningún tipo de sabor, color, ni conservador artificial.

    Como ejemplo, Don Leobardo comenta que para la elaboración de paletas de cacahuate, uno de los sabores más vendidos, se utilizan dos 15 litros de leche para dos kilos de cacahuate; en el caso de la presentación en agua, se emplean 19 litros del vital líquido para la misma cantidad de cacahuate.

    El 28 de abril de 2007 “Productos Helados Villa de Álvarez” conmemoró el 50 aniversario por lo que organizaron un gran festejo que se ofreció a la población en general, iniciando con una misa oficiada por el Exmo. Sr. Obispo José Luis Amezcua Melgoza que culminó con una verbena sobre el jardín y la Av. Merced Cabrera donde se regalaron paletas, comida y pastel.

    Antes de iniciar con el negocio en La Villa, don Leobardo trabajó desde muy joven en un molino, ahí comenzó a elaborar paletas que vendía ahí mismo y al tiempo descubrió que podía ser una buena oportunidad de empleo y fue cuando decidió establecerse.

    Actualmente lleva su segundo matrimonio y le viven seis hijos: José de Jesús, Josefina, José Luis, Elsa, Blanca y Franciso Javier, aunque ninguno está con él en este negocio; refiere que uno de ellos instaló una venta de paletas en Guadalajara, ciudad en la que vive, pero al tiempo la pasó a su hijo y actualmente ya no se dedican a eso.

    Don Leobardo afirma con gran convicción que su deseo mayor es “seguir trabajando lo mejor que se pueda para ofrecer nuestros productos” que son actualmente, uno de los símbolos de identidad de este municipio que durante más de medio siglo endulzan la vida de sus habitantes y visitantes.

    Fuente: Decisión de empresario (http://www.decisioncolima.com/articulos/detalle/MTMx/paletas-de-la-villa-el-refrescante-sabor-de-una-dulce-tradicion)

    {Jathumbnail off}

    Compartir