Estrés laboral aumenta hasta 33% riesgo de sufrir un infarto

0

* “Lo que preocupa del estrés es que aumenta el cortisol de forma negativa, hormona que ‘dispara’ los niveles de azúcar y con ello, la aparición temprana de diabetes”: expertos.

COLIMANOTICIAS

Quintana Roo.- El hecho que una persona trabaje más de 60 horas a la semana desencadenará a mediano plazo un caso de estrés laboral, y con ello, aumento de 33% en riesgo de sufrir un infarto.

En Quintana Roo la situación se considera preocupante, pues siete de cada 10 trabajadores han sufrido estrés laboral, de acuerdo con la Secretaría de Trabajo y Previsión Social (STPS). Por ejemplo, Alejandra Reyes, de 36 años de edad, en lo que va del año ha sido atendida en urgencias médicas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), los médicos diagnostican fuerte crisis de estrés que desencadenan en ella dificultades para respirar, temblores, adormecimiento en la mitad de su rostro, y dolores muy fuertes en la boca del estómago.

“Me dedico a las ventas, aunque mi contrato lo firmé por ocho horas y una hora de comida, en realidad trabajo 11 horas, y la mayoría de las veces, ni tiempo tengo para comer”, dijo.

El IMSS promedia 400 consultas al día relacionadas con el estrés laboral y padecimientos relacionados como taquicardia, sudoración en manos, sensación de ahogo, temblor, adormecimiento, dolor de cabeza, abdomen, colitis y gastritis.

De acuerdo con Rodolfo Nava Hernández, coordinador de Salud en el Trabajo de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), en el ámbito laboral México sobrepasa 470 horas la media de las naciones miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), al reportar dos mil 246 horas anuales laboradas; y si se compara con las horas laboradas de los alemanes, serían 875 horas más.

Lo que preocupa del estrés, aseguran expertos, es que aumenta el cortisol de forma negativa, hormona que “dispara” los niveles de azúcar y con ello, la aparición temprana de diabetes; eleva la hipertensión y “aparecen” cuadros de osteoporosis, obesidad del tronco, aumento de la presión arterial, infertilidad, alteración en los ciclos del sueño y fatiga crónica, entre otras complicaciones.

“La mayoría de las legislaciones mundiales estipulan que una persona debería laborar 40 horas a la semana como máximo, pero la nuestra establece 48 (sin contar tiempo extra), esto genera afectaciones a nivel orgánico, psicológico e incluso social, pues el trabajo excesivo deteriora las relaciones familiares e interpersonales”, advirtió Nava Hernández.

 

Fuente: http://sipse.com/

Anuncios