ECONOMÍA QUE NO CRECE, PRESIDENTE QUE NO SIRVE

0

Por José Díaz Madrigal

En términos generales, si la gente no tiene dinero por falta de crecimiento económico; empieza a mermar la capacidad para cumplir con sus necesidades personales y familiares; así como también a incumplir con compromisos adquiridos.

Resulta simple, el año pasado, primero de la administración de López Obrador; que no teníamos pandemia, no hubo crecimiento; fue un retroceso de -0.2%. ya brincamos más de la mitad del 2020, la pandemia creciendo y los indicadores económicos a la baja. Lo que se espera de este año, según los expertos, es una caída de alrededor del 9%. Datos conservadores.

Comparativamente con otros países de economías del tamaño de México; ellos han tenido uno o dos trimestres negativos por causa del virus. Sin embargo, nosotros, desde que llegó este gobierno; no ha habido ningún trimestre positivo, todos, absolutamente todos han sido negativos.

Al entrar este año, veníamos de un estancamiento causado principalmente, por malas decisiones del gobierno y, por la desconfianza que se le tiene al presidente. En la actualidad, aparte de los dos motivos mencionados, hay que añadir la crisis del coronavirus; que no ha tocado fondo, esto nos conduce directo a una recesión, que no sabemos cuando vaya a terminar.

Cuanta indignación causa el valemadrismo de López Obrador, por tantas veces que ha violentado la ley.  De acuerdo a los artículos constitucionales, que refieren estas violaciones; puesto que actúa sin tener en cuenta la ley o la justicia, despreciandolas sin ningún pudor. Nomás por este motivo ya debería haber sido destituido.

No sabe cumplir ni gobernar, le quedó grande el saco; lo que le sale bien es el circo, haciendo honor a una leyenda de los césares romanos: al pueblo, pan y circo; con eso los mantienes controlados y son fáciles de engañar.

El caso es que al cesarito mexicano, se le da muy bien el circo; tiene el don de encandilar a los incautos que creen en él. Pero el engaño no le va a durar por siempre, ha habido expresiones entre la gente humilde que votó por él; que literalmente están diciendo: desde que arribó este hombre a la presidencia, hemos tenido menos trabajo y, de plano nos la hemos visto en un peladero, pues a duras penas la estamos librando.

Las cosas van a empeorar, cuando el pan empiece a ser escaso en los hogares. Y aunque el cirquero estire mucho el pescuezo para amenizar sus malabares, va a ir perdiendo encanto. La pobreza sigue aumentando a diario, el desempleo no para de caer; ni de broma está logrando confianza con los sectores productivos, los que arriesgan dinero y le apuestan al crecimiento de México.

Habrá que avisarle a López Obrador, que estábamos mejor, cuando estábamos peor. El promedio de crecimiento anual en los últimos 30 años, era de arribita del 2.5%; que era poco, si, era poco, pero creciamos. Con los pronósticos que ponen sobre la mesa, instituciones que estudian este tema del crecimiento, concluyen que si bien nos va a los mexicanos en estos seis años de gobierno morenista, es que nos quedemos rezagados en un repugnante 0%. En otras palabras, un sexenio echado a perder, sin nada de crecimiento.

López Obrador es indefendible, con cualquier razonamiento que quieran argumentar a su favor, del tema que sea; todos son rebatibles y sin dudarlo, en todos sale mal parado.

Una de sus principales armas durante su larga campaña, era el asunto de la corrupción; enardecía a sus seguidores prometiendo que iba a poner remedio a este funesto mal. Se ha hecho poco o casi nada en este aspecto, fueron en avión privado por Lozoya hasta España, ya que estaba preso en una cárcel de ese país. Increíblemente llegó a México y ya está libre en su casa.

No tiene voluntad de hacer las cosas bien, persiste el rango de corrupción; la organización llamada Transparencia Internacional, apunta a México que sigue siendo el peor evaluado; entre todo el conjunto de países que integran la OCDE.

Que caro nos va a salir a los mexicanos, haber comprado boleto para el circo de López Obrador. Si no funciona la economía, el presidente no sirve. Tendrá que pasar bastante tiempo, para volver a transitar por el camino del crecimiento.

Compartir