Despide la UVM a 30 Maestros por Formar un Sindicato

    0

    Con varios años de antigüedad en la UVM y numerosos reconocimientos de excelencia otorgados por la misma, los docentes acusan que no se les permite la entrada a la universidad y que a unos días de comenzar el nuevo ciclo escolar tampoco les han sido asignadas materias.

    De acuerdo con los profesores, han acudido en diferentes ocasiones a las instalaciones del campus, pero en todas ellas los vigilantes les han prohibido la entrada argumentando que son órdenes del Rector Ángel Villa Escárcega, también les informan que si tienen cualquier duda deben llamar al señor José Luis Esquivel del Sindicato Justo Sierra. Frente a esto, veintinueve de ellos decidieron interponer una demanda ante la Junta Local de Conciliación y Arbitraje del Distrito Federal en la que reclaman su reinstalación inmediata en su lugar de trabajo.

    El Sindicato Justo Sierra es uno de los muchos que pertenecen a la llamada Coordinadora Nacional de Trabajadores, federación vinculada con el prófugo Ramón Gámez Martínez, abogado laboral que se hizo celebre luego de las acusaciones de pederastia que presento en su contra la Procuraduría General de Justicia del D.F. Actualmente, este sindicato firma, junto con la Universidad del Valle de México, las condiciones de trabajo en los diferentes planteles de la Institución.

    En tales acuerdos, nunca se consulta a los trabajadores involucrados, la mayoría de los cuales desconocen a que sindicato pertenecen y más aún el contenido de su Contrato Colectivo de Trabajo. Aquellos que se interesan y preguntan son rápidamente disuadidos y con frecuencia despedidos de la institución.

    Inconformes con esta situación un grupo de docentes del Campus Texcoco de la UVM decidieron formar una agrupación sindical que realmente represente sus intereses; sin embargo los profesores declaran que al enterarse de tal acción, las autoridades de la institución y el Sindicato Justo Sierra, iniciaron una campaña de acoso en contra de ellos en la que además de despedirlos, los acusan de ser malos docentes, los desprestigian ante otras instituciones de la zona y les prohíben a otros trabajadores el dirigirles la palabra.

    La UVM es propiedad de Laureate Education Inc. corporativo estadounidense dueño de mas de 37 universidades privadas en más de 18 países, en México inicio su expansión en el año 2000 al comprar la Universidad del Valle de México institución que de acuerdo con los reportes financieros de la trasnacional generó ingresos por más de 282 millones de dólares en 2006, esta rentabilidad le ha permitido a Laureate adquirir en 2008 la Universidad Tecnológica de México (UNITEC) y convertirse en la mayor proveedora de servicios educativos en el país con más de 115,000 alumnos.

    Con todo, este crecimiento y expansión contrasta con los sueldos y prestaciones que se otorgan a los profesores, especialmente en provincia donde muchos ganan 61 pesos la hora clase y no reciben ninguna prestación ni estabilidad laboral, de acuerdo con los docentes: «Todos hemos contribuido al desarrollo y expansión de la Universidad, consideramos que luchar por un sindicalismo auténtico es actuar de acuerdo con los valores que la misma UVM dice promover»

    En su lucha los profesores se han acercado a diversos frentes y organizaciones como el Frente de Sindicatos Agropecuarios y Tecnológicos (FSIAT), la Coordinadora Nacional de Sindicatos Universitarios y de la Educación Superior (CNSUES), el Centro de Investigación Laboral y Asesoría Sindical (CILAS), la Unión Nacional de Trabajadores (UNT) y la Campaña Internacional contra los Contratos de Protección Patronal (CICPP), de quienes dicen han recibido importante apoyo.

    Compartir