DENUNCIA PÚBLICA A CENTRO UNIVERSITARIO “REY COLIMÁN”

    0

    La duración de la licenciatura ofrecida era de 2 años 8 meses, y aunque parecía, en aquel momento, poco tiempo, la situación irregular de la institución nos haría terminar la carrera en 3 años y esto debido nuestra constante presión como parte del alumnado, de lo contrario hubiera durado más. Al iniciar nuestros estudios en dicha institución, ignorábamos dicha situación, debido a que si bien contaban con el registro d Fue después del comentario de una persona que había escuchado que una madre de familia denunciaba en la radio que la preparatoria que ofrecía el Instituto no contaba con el registro que acreditaba validez ante la SEP, y si bien contaban con el registro de la preparatoria que ofertaban, este mismo registro no cubría la validez de la licenciatura. A pesar de que las autoridades del centro universitario nos aseguraban que existía como respaldo un instituto ubicado en la ciudad de Monterrey, Nuevo León, el cual “sí contaba” con dicho reconocimiento. Quienes integrábamos la primera generación en el Estado, de la Licenciatura en Gestión Psicopedagógica Infantil, nombre con el que iniciamos las clases, después de investigar, descubrimos que el registro de la misma estaba en trámite. Quizá nuestra preocupación no hubiera sido tal, de no saber que dicho “trámite”, llevaba ya varios años.

    Fue después de varios intentos de la Institución por “asegurarnos” que todo estaría en forma al momento de que egresáramos (intentos entre los que incluyeron la visita de la “Rectora” del Instituto de Monterrey, quien visitó el estado para solicitarnos documentación, así como varias pláticas de convencimiento), que ante los reclamos de nuestra parte, decidieron “separarse” del Instituto, para iniciar los trámites por cuenta del Instituto “José Martí A.C.”, cambiando así, no solo la institución que acompañaba la Licenciatura, sino además, el nombre de la misma, que terminó siendo denominada “Licenciatura en Educación, Línea Intervención Infantil”.

    Al existir duda sobre el registro REVOE de la institución, existieron compañeras/os que decidieron no cubrir las mensualidades a la institución, por no tener la certeza de que se cumpliría con el registro correspondiente; yo, sabiendo que podría ser una “justificación”, decidí seguir cubriendo las mismas en tiempo y forma, contando con comprobantes de las mismas, así como la del pago final.

    Pasó el tiempo, era 2010 cuando egresamos, después de 3 años de haber cursado la carrera, entre clases irregulares, eso sí, con docentes que en su gran mayoría demostraron un alto sentido de profesionalismo, además de su preparación y calidad docente; que nos informaron que ya se contaba con el registro necesario para poder otorgarnos el Certificado final, mas todavía requeriría un tiempo más para poder realizar los trámites necesarios para la titulación. Y en efecto, como lo había pensado, fue después de haber concluido nuestros estudios que nos informaron que a las personas que no tuvieran cubierto el pago total de las mensualidades, no se les haría entrega de sus certificados, así que yo fui una de las “cuantas” personas que sí lo recibió, durante la ”solemne ceremonia” organizada por las autoridades de la Institución.

    En 2011, un año después de haber egresado, después de las varias visitas a la SEP y después de la constante visita a algunas de las autoridades de la Institución, que decidí continuar mis estudios, con la promesa del Lic. Paulo Galileo Velázquez Rueda, de que pronto podría realizar los trámites para la titulación, que decidí iniciar el proceso de admisión a la Maestría en Pedagogía en la Universidad de Colima.

    Habiendo sido aceptada en el Programa de Maestría en Pedagogía y después de haber firmado una carta compromiso en la que me comprometía a entregar el acta de titulación en los siguientes 3 meses después del inicio de clases, decidí continuar mis visitas a las autoridades del instituto, fue así que al haber acudido con el Lic. José Verduzco Beltrán, recibí como respuesta un “porqué se adelanta”, cuando ya había pasado un año después de haber egresado, a lo cual mi respuesta fue que ellos eran quienes se estaban tardando, y ya que yo había cumplido con mis obligaciones académicas y financieras con la institución, ahora era tiempo que ellos cumplieran con su parte.

    Llega 2012, y después de una de mis tantas visitas, finalmente me proporcionan el reglamento autorizado por la SEP, para que en base al artículo señalado a mi opción seleccionada, realizara por mi cuenta un oficio en el que solicitaba mi trámite de titulación. Fue después de varios meses que me envía a mi correo una de mis compañeras, un oficio para el trámite de titulación, enviado por las autoridades del Centro universitario, razón por la cual el día 7 de Septiembre, envié un mensaje a los correos electrónicos, tanto del Lic. Paulo Galileo Velázquez, como al Lic. José Verduzco, solicitándoles información sobre la situación del trámite de titulación que ya había realizado con anterioridad, habiendo sido dicha solicitud anterior, validada por ellos, esto sin recibir hasta la fecha una respuesta al cuestionamiento.

    Es por esta razón que he decidido realizar esta denuncia pública, ya que es un proceso que ha resultado por demás desgastante, no solo económicamente, debido a que al no contar con el título que avale mis estudios, no he podido aplicar a un empleo en mi área, sino emocionalmente, debido a la preocupación de no tener certeza del tiempo que hace todavía falta, para que pueda contar con dicho título. Es por eso que considero que es hora de que las autoridades correspondientes tomen cartas en el asunto. Cumplí mi parte, egresé con un promedio de 9.5, traté de cumplir en tiempo y forma con los pagos mensuales, terminé de cubrir en su totalidad con el pago de las mismas poco después de haber culminado el programa de estudios. Este mes (Octubre de 2012), se cumplen ya 2 años de haber egresado, por la misma situación tuve que cambiar de residencia por cuestiones laborales, para lo que tuve que realizar una última visita al instituto en búsqueda de documentos originales que tenían en su poder desde antes de que egresáramos. En verdad que ya no se con quién más recurrir, ni que otro trámite tenga que realizar para finalmente poder tener la certeza de que mi titulación ya se encuentre en trámite. Por mi situación actual, no puedo estar regresando al estado para continuar con las DESGASTANTES visitas a las autoridades, es por ello que recurro a su medio de comunicación para realizar esta denuncia. No solo al ahora Centro Universitario “Rey Colimán”, sino a las autoridades de la SEP, que permiten que este tipo de situaciones ocurran y que permiten que instituciones que no cuentan con registro de validez, comiencen a operar, lo que en base a mi experiencia personal, resulta más gasto para quienes entramos a estudiar, confiando en que no existirá ningún tipo de problema al culminar.

    Agradezco la atención a la presente,

    Atentamente:

    Itz Yanalté Cerda Guzmán

    Egresada de la Lic. En Educación, Línea Intervención Infantil

    Centro Universitario “Rey Colimán”

    Generación 2007-2010

     

    Compartir