Democracia transformadora para eficientar a un tribunal

0

Por: Ángel Durán

Para tener un proceso electoral limpio, donde se respeten los derechos humanos de carácter político electoral y que haya equidad en la contienda, es necesario que existan instituciones electorales fortalecidas.

Los tribunales electorales tienen muchas carencias y como consecuencia no pueden desarrollarse adecuadamente, es fundamental, dotarlos de todo lo necesario y que no les falte nada para que puedan actuar con prontitud en la solución de los juicios que ellos tienen y así atender todos los asuntos electorales que le llegan.

La sociedad tiene derecho a contar con una democracia plena y a tener instituciones públicas consolidadas; por eso, es fundamental, que los tribunales de justicia electoral, les cubran al 100% sus necesidades básicas a fin de estar a la altura de las necesidades que se le presentan en cada proceso electoral.

Existe la llave para abrir el baúl de las causas que originan los problemas de los tribunales electorales estatales, solo hace falta de voluntad política y social, para trabajar sobre su eficiencia, sacando todas esas causas que los afectan.

Un tribunal electoral necesita, una reingeniería administrativa total, transparentar toda la actividad judicial, contar con agendas de actividades de todos los integrantes, debatir las resoluciones en tiempo real y en público, participar activamente en la rendición de cuentas, justificar el presupuesto ejercido, transparentar las actividades de sus integrantes y la eficacia en la progresividad de la protección de los derechos políticos, publicitar todas las actividades constitucionales que tienen y como las llevan a cabo, interactuar con la sociedad, capacitar, interrelacionarse en las actividades académicas y de avance progresivo en el incremento de la democracia con: partidos políticos, candidaturas independientes, organizaciones políticas y sociedad en general.

Una de las actividades más importantes que debe enriquecer un tribunal electoral, es participar con todos los actores políticos y la sociedad civil, la práctica de la cultura política en los estados, ya que ésta, es una actividad o más bien, es prácticamente nula la práctica de la cultura política por parte de la sociedad de nuestro país y esto explica por qué tanta apatía en que la sociedad participen los procesos electorales.

Pareciera que estas actividades no les corresponden a los magistrados electorales, pero su función es integral y sí lo deben hacer, sobretodo trabajar con la sociedad para consolidar a la democracia.

Otro aspecto fundamental es, que los tribunales electorales en todas sus funciones utilicen los catálogos de buenas prácticas de estas instituciones electorales, así como también las instituciones que los integran.

A nivel nacional e internacional hay una gran cantidad de buenas prácticas que deben utilizar quienes trabajan en los tribunales electorales para llevar a cabo una buena función, esto es fundamental que se haga en cada institución judicial electoral para tener buenos resultados.

Ojalá que se cumpla con estos objetivos y verán que tenemos un mejor resultado de nuestra democracia través de procesos electorales limpios y que cuando ocurra una violación a la ley, los tribunales electorales estén ahí para que con justicia le den la razón a la víctima.

www.angelduran.com

Compartir