Cruz Roja: 43 muertos y más de 500 heridos en explosiones en Líbano

0

VANGUARDIA

Beirut, Líbano.- Al menos 43 personas murieron y más de 500 resultaron hoy heridas en dos explosiones ocurridas en dos mezquitas de mayoría sunita en la ciudad portuaria de Trípoli, en el norte de Líbano, informó la Cruz Roja. Se trata del segundo gran ataque terrorista en el país en dos semanas.

El líder de la Cruz Roja libanesa, George Kettaneh, espera que la cifra de víctimas aumente debido al estado de gravedad de muchos de los heridos.

La primera explosión se registró en el barrio de Al Zaherya cuando los fieles salían de la mezquita de Taqwa, mientras la segunda, sólo unos minutos después, se produjo contra la mezquita Salam, en el área de Al Mina.

La televisión libanesa mostró imágenes de víctimas ensangrentadas y edificios gravemente dañados. También se vio a hombres corriendo por las calles y gritando «yihad» contra los «enemigos del Islam».

Nadie ha asumido la responsabilidad del ataque. Hace una semana 22 personas murieron en la explosión de un coche bomba en un barrio en el sur de la capital, Beirut, feudo de la milicia chiita Hizbollah. Entonces Hizbollah prometió venganza, pero al parecer el grupo no está implicado en los atentados de hoy. «Hay un plan criminal con el objetivo de sembar la discordia en Líbano», manifestó la milicia chiita, al tiempo que condenó la violencia en Trípoli.

Por su parte, organizaciones radicales sunitas prometieron proteger la zona a partir de ahora con sus «propios medios».

Las tensiones sectarias aumentaron en Trípoli en los últimos meses, azuzadas por el conflicto en la vecina Siria. Precisamente el imán de la mezquita de Taqwa, Salem al rifai, es conocido por atacar en sus discursos al presidnete sirio, Bashar al Assad.

«No descarto que el régimen sirio esté implicado en este crimen con la intención de desviar la atención de la masacre en Siria», dijo el diputado libanés Jalid al Daher.

El presidente Michel Suleiman dijo que los ataques sólo sirven a quienes quieren azuzar las tensiones y llamó a los libanes a permanecer juntos contra «conspiraciones de los enemigos de la paz y la estabilidad».

El primer ministro sunita de transición, Nagib Mikati, cuya casa está situada cerca del lugar de una de las explosiones, condenó también los ataques. «Se trata de otra prueba de que la situación en Líbnao ha alcanzado un nivel peligroso».

El Ministerio de Información sirio «condenó fuertemente» los ataques, dirigidos a crear «un estado de caos y destrucción».

El viernes fueron disparados desde Líbano cuatro cohetes contra Israel e Israel bomberdeó hoy un campamento del Frente para la Liberación de Palestina/Comando General, vinculado a Al Assad, al sur de Beirut.