COVID 19: TERCERA OLA

0

TAREA PÚBLICA

Por: Carlos Orozco Galeana

No estamos en el umbral de mayores dificultades por la pandemia causada por covid 19, sino que ya estamos siendo víctimas de una tercera ola al igual que muchos países europeos y sudamericanos que enfrentan hoy la aparición de variantes de la cepa que origina el covid, que son más contagiosas y han hecho víctimas, mayormente, a gente que no se ha vacunado.  En nuestro Colima, en Manzanillo, ya no hay camas con ventilador y eso es conmovedor y muy preocupante. 

Sin embargo, cuando las cosas se ponen difíciles y debe imponerse la sensatez y las buenas decisiones, es cuando ubicamos actitudes   irracionales, alejadas de lo importante y notablemente equívocas. Me refiero al plan del regreso a clases a partir de agosto, que ha de ser “a como de lugar” no obstante que la mayoría de gobernadores han filtrado que no permitirán ese despropósito si no hay semáforo verde. Como todo lo que se politiza, observo también la aquiescencia de gobernadores “queda bien”, que no se oponen a los dictados centrales y les importa poco la pérdida de vidas. 

Las dos experiencias anteriores, la primera y la segunda ola, debieron dejar enseñanzas valiosas a los operadores del poder. Supieron que el virus se expande con gran facilidad si no se aplican medidas adecuadas y útiles. Saben que sectores de población no cooperan con su  cuidado, sino que se niegan a vacunarse expresando sus dudas acerca de la efectividad de la vacuna. De seguro que debe haber la forma en que los negacionistas sean obligados  a vacunarse para no exponer a los que ya se han inmunizado. 

Por estos días, la variante delta surgida en la India es la que está originando más contagios y afectando a población entre los 18 a los 39 años de edad, aunque no hay registros de incremento de mortalidad pues 80 por ciento de las personas se recuperan en casa. Y respecto a los contagios, por tres días consecutivos de la semana pasada hubo más de 12 mil.  

Sin embargo, no por ese dato tendría que escatimarse protecciones. Estamos frente a la posibilidad de contagios masivos si persiste la idea de mandar a los niños y adolescentes a clases presenciales a las escuelas a pesar del anuncio de que habría de darse a su ingreso  los cuidados necesarios. Estamos en México, no se olvide.  Muchas escuelas fueron vandalizadas durante la pandemia y no reúnen condiciones de sanidad para recibir a los alumnos y el propio presidente ha pedido, ante la falta de más presupuesto, cooperación a padres de familia y organizaciones altruistas para habilitar espacios educativos. Por increíble que parezca esto último, así es.  

Especialistas  en demografía, epidemiología y  bioética advirtieron  que “ es un error del presidente Amlo justificar esta medida ( regreso a clases) justificando que la pandemia afecta a los mayores”. Tiene que haber, dijeron, planes que incluyan la vacunación de ese grupo poblacional  y que se establezcan medidas sanitarias  en escuelas, prever escenarios y tener preparación ante los contagios que se registrarán si se implementa ese acuerdo a ultranza. Hacerlo como en Usa, proponen, donde menores de  entre 12 y 15 años están siendo vacunados antes de regresar a clases. Ni más ni menos.  

Y respecto a este tema,  maestros y directivos de escuelas, han dicho que  la instrucción de volver a clases en agosto es urgencia política más que educativa puesto que está dañada la infraestructura de miles de instalaciones y no se confía en los posibles cuidados que se estipulen. Han advertido que ante la amenaza de más contagios, es conveniente “ considerar las clases a distancia.” 

El caso es que la multiplicación de las infecciones obliga a actuar con eficacia, inteligencia y prontitud. Cada entidad tiene sus particularidades, sus puntos fuertes y débiles  y entonces las decisiones han de ser tomadas considerando cada uno de ellos. 

En Colima estamos en el azoro. Los contagios han sido más de 400 la última semana, lo que obliga a extremar reservas y atender recomendaciones. Las autoridades deben regular y en su caso cancelar establecimientos que motiven aglomeración de personas en espacios reducidos   o que se excedan en los horarios permitidos. No hay que dudar en ello, está en juego la salud de miles de personas que pueden ser víctimas aun cuando se han cuidado los últimos 20 meses de pandemia. En cuanto a Manzanillo, debe atenderse el problema de  la circulación de personas extranjeras que arriban en barcos y que pueden ser portadoras no solo del Sars – Cov 2 sino de otras cepas dañinas, así como las condiciones de salud de operadores de tráileres. 

No se admiten errores de quienes tienen por obligación participar en el cuidado de todos. La situación está muy clara: o profundizamos en las políticas sanitarias, de cuidado, o estaremos en pocos días o semanas al borde de ver colapsado nuestro sistema de salud, cuya fragilidad es evidente.   

MENSAJE A JOVENES:

Protejámonos a nosotros mismos porque así   cuidamos  a otros. Un mensaje:  no lleven la muerte a sus hogares, a los suyos cercanos. No hagan a otros lo que no quieran que les hagan a ustedes. La vida de los adultos mayores es muy frágil ante los embates del virus, cualquier contagio es casi mortal. Amen a su familia, cuídenla usando su libertad de manera responsable.     

Compartir