Con alta tecnología dentro de un túnel pretendían robar millones de pesos ocultos en bóveda de Celaya

0

CN COLIMANOTICIAS

Guanajuato.- En Celaya, Guanajuato, una empresa de custodia de valores detectó a tiempo un túnel subterráneo de casi 120 metros de longitud, construido con alta tecnología (aire acondicionado, wifi, iluminación), mediante el cual pretendían robar los cerca de 600 millones de pesos ocultos en la bóveda, según medios locales.

El robo se frustró gracias a que el domingo 15 de noviembre se activó repentinamente la alarma sísmica de la empresa, movilizando de inmediato a los vigilantes. Los criminales no pudieron alcanzar su objetivo justo en la última etapa del proyecto, informó Excélsior. Una loza de concreto con una placa de acero blindado de grueso calibre hizo imposible el acceso a la bóveda.

La obra de ingeniería fue creada a lo largo de varios meses y supuestamente medía 116 metros de largo, 1.7 metros de altura y 1.2 de ancho, según El Sol del Bajío. La construcción comenzaba en un predio ubicado en la esquina de las calles Miguel Ángel Velázquez del fraccionamiento Arboledas, llegando hasta la empresa ubicada en Boulevard Adolfo López Mateos.

De acuerdo con INFOBAE, el túnel pasaba por debajo de al menos dos calles, además de varias casas y dos negocios de la zona. En el interior de la casa se localizaron varias carretillas que eran utilizadas en la construcción, así como herramientas de trabajo.

Se cree que la empresa del conglomerado GSI, encabezado por Santiago Garza, fue víctima probablemente del Cártel de Santa Rosa de Lima, fundado en 2014 para dedicarse principalmente al robo de combustibles (huachicol).

La fiscalía de Guanajuato, la Guardia Nacional y la Policía Municipal implementaron un operativo, pero hasta el momento no se han reportado detenidos por el intento de robo.

Un video que circula en las redes muestra el interior de la obra que tomó varios meses y que inevitablemente hizo recordar las hazañas del narcotraficante sinaloense Joaquín El Chapo Guzmán.

Entre 2006 y 2015, autoridades de Estados Unidos detectaron en la frontera con México 80 de los llamados “narcotúneles”, la mayoría tenían mismo nombre y apellido: Guzmán Loera, quien fincó gran parte de su imperio criminal gracias a sofisticadas obras de ingeniería que le permitieron mover miles de toneladas de droga.

La construcción de túneles que usó el Cártel de Sinaloa, de acuerdo con el gobierno de EEUU, inició en los estados de Baja California y Sonora y después se extendió hasta Culiacán, en su natal Sinaloa donde los usaba para esconder drogas, armas, dinero y escapar de las autoridades, ya que a través de este sistema estaban interconectadas al menos seis de sus propiedades en la ciudad.

Su nombre salió a relucir en el juicio contra Guzmán Loera en Brooklyn, Nueva York en el que fue encontrado culpable de 10 delitos relacionados con el tráfico de drogas y lavado de dinero y sentenciado a cadena perpetua más 30 años adicionales de prisión.

De Isunza existe poca información, pero su nombre salió a la luz cuando Jesús “El Rey” Zambada, testigo de la fiscalía y quien fuera jefe de plaza de Sinaloa en la capital del país, dijo que era “muy importante” para “El Chapo”, además de ser “un hombre muy inteligente”, como lo menciona en su libro El juicio: Crónica de la caída del Chapo, el periodista Jesús Esquivel.

Los túneles fueron usados como evidencia de que el Cártel de Sinaloa contaba con una especie de “división de ingeniería”, que no ha sido tan investigada como los brazos armados, pero no por ello era menos importante para Guzmán Loera.

Los descubrimientos de distintos túneles han permitido a las autoridades constatar que cuentan con aire acondicionado, electricidad y rieles que muestran un trabajo de ingeniería que dio la vuelta al mundo en julio de 2015 cuando el narcotraficante se fugó a través de un túnel que conectaba con su celda en la prisión de máxima seguridad del Altiplano, en el Estado de México.

Con información de INFOBAE

Compartir