Cereso de Colima, Calificado con un 6

    0

    Y explica lo que, a su entender, eso significa:

    “Alto riesgo significa que puede pasar cualquier violación a los derechos humanos, o lo que está sucediendo a escala nacional, los motines, que pudiesen ocurrir a nivel generalizado, al igual que situaciones de autogobierno, o de homicidios entre internos”.

    Tiene razón el visitador. De acuerdo con datos del tercer informe de gobierno de la SSP federal (SSP), en un periodo de 11 meses, de septiembre de 2008 a julio de 2009, ocurrieron “incidencias” en el sistema penitenciario (motines, pleitos, fugas, homicidios) que involucraron a 829 personas. El saldo fue rojo: 180 muertos (un promedio de 16 muertos por mes), 507 heridos (46 por mes) y 142 fugados (12 al mes).

    Y es que el sistema penitenciario nacional, compuesto por 431 centros de reclusión federales, estatales (incluido el Distrito Federal) y municipales, con más de 230 mil internos, tiene una sobrepoblación de 33 por ciento. Es decir, una ocupación excesiva de más de 57 mil personas, pues está diseñado para albergar a 172 mil individuos. En total, según la SSP, 201 centros de reclusión (47 por ciento) están sobrepoblados.

    Adicionalmente, 58 por ciento de los internos están sentenciados, pero 41 por ciento no y viven sus procesos en reclusión. Y esa mezcla ocasiona conflictos, dice el visitador.

    Además, según datos del Sistema de Índices e Indicadores en Seguridad Pública, el sistema no funciona cabalmente, ya que el porcentaje de reincidencia fluctúa entre 35 y 47 por ciento. Es decir, que entre tres y cuatro personas que salen de los centros de reclusión… vuelven a delinquir.

    COLIMA LOGRA CALIFICACIÓNN DE SEIS

    Por cuarto año consecutivo, la CNDH elaboró el Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria. El estudio de 2009, en poder de MILENIO, fue concluido recientemente y el panorama no es halagador. La calificación nacional promedio fue baja, apenas aprobatoria: 6.48 puntos sobre una escala del uno al 10.

    En esta ocasión fueron evaluados 251 centros de reclusión locales en las 32 entidades federativas. Nueve estados (Chiapas, Hidalgo, Oaxaca, Baja California Sur, Nayarit, Morelos, Guerrero, Quintana Roo, Tabasco y Sinaloa) y el DF reprobaron: obtuvieron de tres a cinco de calificación.

    Otros seis (Colima, Campeche, Baja California, Yucatán, Estado de México y Durango) apenas aprobaron con seis de calificación.

    Doce estados (Jalisco, Veracruz, Puebla, Tamaulipas, Sonora, Querétaro, Chihuahua, Zacatecas, Michoacán, Guanajuato, San Luís Potosí y Nuevo León) tuvieron un mediocre indicador de siete.

    Sólo tres estados —Aguascalientes, Tlaxcala y Coahuila—contaron con buena calificación: arriba de ocho, sin llegar a nueve. Los tres peores calificados son el Distrito Federal, con 3.57;Sinaloa, con 3.73, y Tabasco, con 4.11 puntos.

    Compartir