CELEBRA 70 AÑOS DE HABERSE PUBLICADO POR PRIMERA VEZ “EL PRINCIPITO”

    1

    El «padre» del pequeño príncipe no llegó a conocer el enorme éxito de su criatura literaria, que en un primer momento fue un fiasco.

    Saint-Ex, como le llamaban sus amigos, murió un año después de la publicación, a los 44 años.

    Siete décadas después, el libro de apenas 100 páginas es una de las obras no religiosas más vendidas de todos los tiempos. Su aniversario se celebrará con ediciones especiales en Estados Unidos, donde vio la luz por primera vez en la editorial Reynald & Hitchcock de Nueva York, en la Francia natal del autor nacido en Lyon en 1900- o en Montréal, donde Saint-Exupéry solía reunirse con su editor, Bernard Valiquette.

    Convertido en libro de culto, «El Principito» es capaz de entusiasmar a todo tipo de lectores. Pensado como un texto infantil, grandes y pequeños de distintas culturas, entornos y religiones lo leen desde hace décadas. La historia del príncipe dueño de una rosa y tres volcanes fue traducido a más de 110 lenguas y hay hasta quien colecciona sus diferentes ediciones.

    El éxito de la historia radica en su universalidad. Con una lengua atemporal, enseña a los adultos a ver el mundo con los ojos de un niño y a los pequeños a entender en mundo de los mayores. Además, es crítico con la falta de valores de la sociedad moderna y dibuja un entorno ideal en el que los hombres ven y actúan con el corazón.

    En su viaje, el rubio príncipe se encuentra con un comerciante que vende pastillas contra la sed con el reclamo de ahorrar 53 minutos a la semana al renunciar a beber. Y las preguntas que le plantea siguen siendo actuales a día de hoy.

    «El Principito» es un alegato en favor de una mayor humanidad y sensibilidad. Su autor, que había visto en varias ocasiones el rostro de la muerte, era un humanista. Y la idea para el famoso libro la habría tenido precisamente en una de esas experiencias extremas.

    Saint-Exupéry tuvo que realizar un aterrizaje de emergencia en el desierto del Sáhara en 1935, y tuvo que esperar varios días hasta que fue rescatado por un beduino. Se sintió «más alejado que un náufrago dentro de una balsa en medio del océano», como relata en el libro, hasta que de repente escuchó una vocecilla que le pedía: «¡Por favor… dibújame un cordero!».

    En los años 20 y 30, Saint-Exupéry ya se había dado a conocer por libros como «Courrier du Sud», «Vol de nuit» o «Terre des Hommes». De hecho, a principios de los 40, en lugar del famoso cuento muchos esperaban una declaración de principios del escritor respecto a la guerra.

    A muchos les decepcionó la obra de Saint-Exupéry, pero lo cierto es que cuando relató el viaje de «El Principito», el autor sufría desde Nueva York por la situación política de Europa… y soñaba con un mundo mejor.

    Fuente: LA JORNADA

     

     

    Compartir