Aumentan indicadores de riesgo por Covid-19, advierte Salud

0

*En la rueda de prensa semanal, la Secretaria de Salud informó que el ritmo de transmisión del virus o tasa de reproducción efectiva subió de 0.90 a 0.93 la última semana y el porcentaje de camas con ventilador aumentó del 9 al 24%.

CN COLIMANOTICIAS

Colima.- La situación de Covid-19 que se vive en el mundo hace que localmente se enciendan las alarmas de atención, lo cual se observa en los indicadores de medición para el semáforo epidemiológico, ya que en tres de ellos se nota un incremento en el riesgo, señaló la Secretaría de Salud y Bienestar Social del Gobierno del Estado.

En la rueda de prensa virtual que se ofrece cada martes a través de las plataformas digitales de la dependencia, la secretaria de Salud, Martha Janeth Espinosa Mejía, reportó que el ritmo de transmisión del virus SARS-CoV2 o tasa de reproducción efectiva subió de 0.90 a 0.93 en esta última semana y el porcentaje de ocupación de camas con ventilador aumentó del 9 al 24 por ciento.

Refirió además, que la tendencia del Covid-19 pasó del -3.33 al 1.53 por ciento, lo que significa qué tan rápido crecen los casos sospechosos nuevos diarios por cada 100 mil habitantes.

Remarcó que el mundo sigue enfrentando la amenaza del virus, en el que nuevamente el continente europeo vuelve a ser el centro de lo que muy probablemente se convierta en la cuarta ola de casos de esta que es la pandemia más grande de la historia reciente de la salud pública.

La experiencia, agregó, indica que las olas pandémicas se extienden de un punto hacia los extremos, tanto por el tránsito aéreo como por la movilidad entre países, por lo que no se debe dudar que eso puede repetirse localmente.

Dado lo anterior, dijo que en México y en Colima también se sigue enfrentando tal amenaza, por lo que se debe mantener focalizada la atención en lo que está viviéndose, porque el riesgo no se ha eliminado, además de que con la entrada de los primeros frentes fríos aumenta el riesgo de otras infecciones respiratorias.

Indicó también que la complacencia de no usar o utilizar mal el cubrebocas, la percepción de que ya vacunados no se pueden volver a contagiar y la aún tibia participación en los centros de vacunación, prenden los focos de alerta ante los próximos movimientos comerciales, sociales y religiosos.

Publicidad