La rebelión de los bebés dinosaurios priistas

0

Sociedad del conocimiento

Por: Alfonso Polanco Terríquez

Todo está en la mesa para la contienda, la incógnita se despejará esté domingo 11 de agosto del presente mes y año: ¿Por quien decidirán los priistas para dirigir su partido en esta nueva etapa como oposición?

Lo cierto, los golpes encabezados por la formula Ivonne Ortega-Encarnación Alfaro, sobre la propuesta de Alejandro Moreno (Alito) y Carolina Viggiano es fuerte y en algunos casos graves las descalificaciones, más estas han movido a reflexionar a más de un priista sobre quién sufragar, además hay que tener presente que esta guerra sucia ha movido a opinar a los ciudadanos,  quienes manifiestan que es más de lo mismo: unos y otros.

En su reciente visita a Colima la fórmula de Ivonne Ortega dejaron entres sus pocos simpatizantes la confianza de que van a ganar, confían en una gran rebelión priista contra quienes tienen el control del CEN del PRI, desde hace una década, tal como la dieron los mexicanos el año pasado.

Manifestaron que en Colima perciben ese mismo ambiente, que muchos militantes de su partido se acercaron y otros vía telefónica les hablaron para afirmarles su simpatía y su voto a favor de ellos, pidiendo una disculpa de no asistir para evitar represalias, lo anterior descartamos que pudiera haberlas.

La verdad, las mejores encuestadoras a nivel nacional y la opinión generalizada de columnista es que la fórmula de Alito es la que va a ganar, por ese motivo Narro y compañía pintaron su raya, Ivonne y Alfaro, lo saben, por eso afirman que seguirán siendo priistas.

Los mensaje de esta fórmula a las bases (Ortega-Alfaro), es que la estructura para la promoción del voto ya no es funcional, que ha sido superada y que solo persiste una estructura burocrática, en este punto como observador y en algunas otras como participante en algún partido, no opinamos lo mismo, más bien, esa estructura trabaja cuando quieren, la hace funcionar el sistema cuando desean.

López Obrador también conoce y sabe de esa maquinaria, como buen priista, por eso el hoy Presidente de México apuesta a que gane la fórmula de Moreno-Viggiano, para el Ejecutivo Federal es más fácil fortalecer un partido que ya existe que crear otro nuevo.

Lo que propone la fórmula de Ivonne Ortega no podrá progresar, en principio, por más que reniegue ella de esa etapa de qué va a cavar con la corrupción, los ciudadanos no pierden de vista de que ella es pariente del ex gobernador de Yucatán Víctor Cervera Pacheco, quién ha tenido el mandato más largo en esa tierra.

En segundo lugar, lamentablemente para nosotros los mexicanos, nuestra democracia más de ciudadanos, ha sido de alianza, en algunas participan la ciudadanía. La mejor prueba de ello, es el triunfo de López Obrador. Indudablemente el voto ciudadano le favoreció pero este fluyo gracias a que el sistema se lo permitió, no olvidemos que las puertas se abren desde adentro.

Los priistas saben que en el sistema político mexicano, si el poder quiere, lo pueden hacer, pueden llevar a cabo que un partido desaparezca, o bien, que sus militantes decidan abandonarlo, eso no les conviene a los priistas.

El PRI no está preparado para esto último, por ese motivo un grueso importante de quienes están en esta organización saben que su posición no está en el mejor nivel para ser una confrontación directa con quien tiene el poder y por lo tanto lo que propone Ivonne Ortega los llevaría a que cierren cortinas y eso no lo van a permitir nadie de los dinosaurios.

La lucha por el poder este partido ahí está, puede recrudecerse, pero finalmente como lo citamos hace algunas semanas, los priistas están  impuesto a eso, a decirse miles de cosas, a golpearse, pero cuando terminan la contienda estrechan sus brazos porque saben que de no hacerlo, lo conseguido no servirá de nada sino van junto y si lo dudan en la foto del lunes así lo verán. Nos vemos en otra entrega.

Anuncios
Compartir