Warriors, por la hazaña inigualable

0

*Golden State está a un juego de tener el mejor récord ganador de la historia de la Liga *Tuvieron que pasar 20 años para que una franquicia de la NBA igualara una marca que parecía imposible de lograr

AP

Golden State.- Este pasado domingo, los Warriors de Golden State dejaron atrás sus demonios en San Antonio, donde no habían triunfado en 35 intentos anteriores y lograron arrebatarle a los Spurs una racha de 48 triunfos consecutivos en casa, para de paso, llegar a 72 triunfos en una temporada, una hazaña que sólo había sido alcanzada por los Bulls de Chicago de la temporada 1995-1996.

Pero aún los Warriors tienen un cita pendiente con la historia, cuando mañana en punto de las 21:30 horas, reciban en el Oracle Arena a los Grizzlies de Memphis, donde tendrán la oportunidad de llegar a 73 triunfos y con ello imponer la mejor marca en una temporada regular de la NBA.

Sin embargo, aún quedaría un pendiente para losactuales campeones de la NBA y ese sería el repetir su actuación en postemporada, para poder así inclinar la balanza a su favor en el debate del mejor equipo en una temporada regular, honor que aún le sigue perteneciendo a esos Bulls que fueron comandados hace 20 años por el trío de Michael Jordan, Scottie Pippen y Dennis Rodman, primer año que jugaron juntos y que bajo la dirección de Phil Jackson lograron marcar una época.

Aun así, la quinteta californiana ya ha dejado su huella imborrable en la historia de la Liga más importante de basquetbol en el mundo. Su inicio de 24-0 se convirtió en el mejor de la historia, dejando muy atrás el inicio de 15-0 conseguido por los Capitols de Washington de la temporada 1948-1949 y por los Rockets de Houston de la 1993-1994.

Dicho inicio, también les permitió establecer una racha de 28 triunfos consecutivos en temporada regular, el segundo mejor registro en la historia, por detrás de las 33 victorias seguidas que los Lakers consiguieron en la temporada 1971-1972.

También, los récords individuales han sido la historia de este conjunto de Golden State, especialmente los conseguidos por Stephen Curry, quien destrozó la marca anterior de triples en una temporada, la cual le pertenecía. Fueron 286 encestes de tres puntos los conseguidos por Curry en la campaña 2014-2015, marca que fue eclipsada el 27 de febrero pasado, cuando “Steph” llegó a 288 triples.

Al día de hoy y desde ese día, Curry ha encestado 104 triples más, para llegar a 392 en la campaña regular, por lo que ahora requiere de una noche mágica de ocho triples encestados ante Memphis para llegar a una impresionante marca de 400 tiros de tres encestados en una sola campaña regular, algo impensable en los mejores años de grandes francotiradores como Ray Allen o Reggie Miller.

Pero, ¿cómo se comparan estos Warriors con los míticos Bulls de hace 20 años, ese equipo al cual ya han igualado en triunfos? Aún no es sencillo declinarse por un solo bando, pues ambos cuadros dominaron épocas muy distintas del juego y los equipos contaban con figuras de características muy diferentes.

Se podría decir que los Bulls de la 95-96 fueron un equipo que supo manejar distintos tipos de caracteres entre sus jugadores y los supo amalgamar en torno a una mentalidad ganadora que dio pie a tres títulos consecutivos a partir de dicha campaña.

Y a los Warriors se les puede catalogar como una organización que hasta antes de este éxito estuvo marcada por años de mediocridad, pero que después se convirtieron en años de arduo trabajo y paciencia, los cuales están pagando dividendos en este momento, en el que están llamados a ser la siguiente gran dinastía del mejor basquetbol del mundo.

 

El denominador común

Steve Kerr, el actual coach de los Warriors de Golden State, formó parte de la plantilla de los Bulls de hace 20 años y que impusieron la hasta entonces mejor marca en la historia de la NBA. Ahora, como entrenador, el ex guardia tiene la oportunidad de comandar a su equipo como ese que haya sido capaz de romper el récord de 72-10 impuesta por su ex equipo.

En la campaña del récord con los Bulls, Kerr vio acción en los 82 juegos de la temporada regular, pero en ninguno de ellos fue titular. Jugó un total de mil 919 minutos, en los cuales consiguió 244 encestes, que se traducen en 688 puntos, con una efectividad de tiros de campo del 50.6 por ciento. La mitad de sus encestes, fueron en tiros de tres, es decir, 122 triples concretados esa temporada. También acumuló 110 rebotes, 192 asistencias y 63 robos a lo largo de la campaña regular.

En postemporada, mantuvo el rol de ser un jugador que salía desde la banca, al ver acción en los 18 juegos en los que participaron los Bulls, sin embargo, al igual que la campaña regular, tampoco fue titular en ninguno de ellos.

Compartir