Usuaria de transporte público denuncia negligencia y ‘pésimo’ servicio de taxistas de Armería

0
*foto de archivo

Luis Rosales Chávez|CN COLIMANOTICIAS

Armería, Col.- La joven Daniela Gómez, vecina de este municipio, denunció públicamente el ‘pésimo’ servicio que prestan a la población armeritense el servicio de taxis, pues la gran mayoría, asegura, se niegan a dar servicio a las oficinas del DIF Municipal por no querer ayudar a la gente de la tercera edad o por no querer subir despensas a la cajuela.

“Hace unos meses hubo una controversia por que querían meter a Armería moto taxis, cosa que los taxistas indignados estuvieron en contra de ello. Pero como ciudadanos pedíamos que dieran un buen servicio, que no nos colgaran el teléfono o contestar y mentirnos o dejarnos plantados. El punto era que ellos querían trabajar y está bien, nosotros necesitamos el servicio”.

Añadió: “Aquí el punto de mi enojo es que en el DIF todos los martes hay un voluntariado que apoya a pesar y al finalizar de su labor, que es de 8 am a 3 de la tarde, las señoras salen con verduras, apoyo que se reparten entre ellas y requieren del servicio de taxis, y hoy (ayer) desde las 3 de la  tarde se les hacía llamada al sitio y no respondían o decían que venían y jamás llegaron. Yo llamé al sitio y un taxista cuando le dije de venir al DIF, se negó excusándose que tenía su cajuela ocupada, que llamara más tarde”.

Desconcentrada por la respuesta llamó de nuevo “y me contestaron de mala manera cuando mencioné el DIF y quedó de venir pero jamás llegó, yo me molesté bastante, no podía creer que se negaran a dar el servicio sólo por lo que implicaba de bajar y ayudar a las señoras”.

“Decidí ir, no quise quedarme con la intriga, y desde la esquina del sitio los llamé, quería ver con mis ojos quién o quiénes eran los taxistas que hacían eso y  efectivamente vi que un taxista fue el que me contestó. Y yo me acercaba, me dijo que él no iría al DIF. Le pasaba el servicio al siguiente taxi y vi cómo se expresaron cuando les dijo que era para el DIF”.

Daniela Gómez mencionó que la fila de taxis era grande, “parece que no quieren trabajar y no dejan trabajar. Me enoja, si no les gusta ser taxista por todo lo que implica, que se cambien de empleo. El ser taxista es dar un servicio, convivir con gente, así como hay malos taxistas hay buenos, y tanto clientes buenos como malos. Pero es un trabajo”, señaló.

Anuncios