UN DÍA DESPUÉS

0

AL DESNUDO

Por: Édgar Rodríguez H.

Si el coordinador de los diputados federales de Morena, Mario Delgado Carrillo creyó –como incluso lo aseguró- que, después de su estancia a Colima, logró la unidad entre los diputados locales de su partido, los que aún están y los que ya no, se equivocó, y su dicho ante los medios de comunicación, se quedó sólo en eso, en un dicho. Las diferencias entre los legisladores que llegaron a la LIX legislatura local, gracias a la coalición “Juntos Haremos Historia”, continúa desgajada, finalmente el dinero y el poder se impuso.

Han pasado a poco más de 10 días de la visita de Mario Delgado, venida que nunca debió darse, al menos como conciliador de una coordinación legislativa local, robándole la responsabilidad al Comité Directivo Estatal o en su caso al Nacional de Morena. Su presencia, no sirvió para otra cosa que no sea para quedar mal y hacer el ridículo, al menos la conformación de pequeñas tribus morenistas al interior de la fracción parlamentaria, y el regreso pendiente de las o los que se fueron, así lo indica.

Cuando se remembra lo que ha venido sucediendo desde el inició de la LIX Legislatura y aún sigue manifestándose, y por otra parte se evoca lo que el coordinador de los diputados federales señaló el sábado 19 de enero: “Me da mucho gusto encontrar una fracción unida en Morena, luego de semanas muy complejas, pero afortunadamente tenemos una fracción muy unida y también fortalecida con nuestros aliados del grupo del Partido del Trabajo”, no es difícil pensar que posiblemente se refería a los congresistas de otro estado de la República Mexicana, pero menos a los de Colima, en donde siguen dándose hasta con la cubeta.

Lo que manifestaban aquél sábado ante los reporteros, tanto el coordinador de los diputados federales de Morena, Mario Delgado Carrillo; como la Coordinadora Estatal de Programas de Desarrollo Social en Colima, Indira Vizcaíno Silva, sonaba tan bonito para ser verdad. Era inverosímil que, de la noche a la mañana, los diputados locales de Morena y el PT, hubiesen limado asperezas y estuviesen dispuestos a fumar la pipa de la paz para sacar adelante las iniciativas presentadas en el ámbito federal pero que tendrán que ser aprobadas también en el ámbito local.

La realidad fue otra, Delgado Carrillo apenas puso pie en el avión rumbo a la Ciudad de México y todo volvió a la normalidad, en los subsecuentes días los diputados siguieron lanzándose improperios. Las diputadas Jazmín García Ramírez y Claudia Gabriela Aguirre Luna, que un día se fueron para ser independientes, pero se arrepintieron y luego quisieron volver con la fracción de Morena, se toparon con pared, el líder de la fracción, Vladimir Parra Barragán les condicionó su regreso, mientras que el diputado Luis Fernando Escamilla Velasco, quien había salido con ellas, prefirió el camino fácil y se unió al Partido Verde.

Dicen que Parra Barragán en lugar de unir, parece tener la encomienda de desmoronar a los congresistas de Morena, mientras que a unos le da trato a otro no, lo que le ha generado animadversión no sólo entre sus compañeros, sino también entre la oposición, principalmente a los legisladores panistas Francisco Rodríguez García y Fernando Antero Valle, quienes se dicen traicionados luego de que se les quitó la Comisión de Hacienda.

Se dice que…

*El Comité Directivo Estatal de Morena, encabezado por Sergio Jiménez Bojado y la diputada federal Claudia Yáñez Centeno, parecen caminar en sentido opuesto a lo que los diputados de su partido en la LIX Legislatura hagan o dejen de hacer, lo que demuestra una clara confrontación entre ellos, ¿Quién ganará?

*Como referencia y para que los seguidores de Morena no se sientan mal, habría que decirles que, en la mayoría de los Congresos locales en donde Morena cuenta con mayoría legislativa, están igual o peor que los diputados de la Cuarta Transformación en Colima, todos buscan el bien, pero el personal.

Compartir