Triunfo con Tinta Rojiblanca

    0

    El Guadalajara en ese momento voló sobre el terreno de juego, mientras los ingleses no lograban encontrarle el tiempo a un duelo donde el anfitrión había encontrado la ventaja a través de la estrella que tenía en esta noche de viernes su momento para él hasta luego.

    Este partido era para disfrutarlo y el Guadalajara así lo hacía, no todos los días se enfrenta a un grande del futbol mundial y sobre todo hacerlo de la manera en que los discípulos de José Luis Real lo hicieron con arrojo, actitud y mucha entrega que por momentos sorprendieron al Man-U, conjunto que no suele perder ni siquiera en duelos amistosos,

    Pero el Guadalajara también carga con un espíritu grandioso capaz de hacer partidos recurrentes para la memoria, pero el de esta ocasión era por demás especial, era el inicio de una historia en un nuevo hogar y el Rebaño estaba a punto de consumar otro hecho histórico para guardar en sus anales, vencer al poderoso Manchester United. en la inauguración del Estadio Omnilife.

    Era la bienvenida a la nueva casa del Rebaño y la despedida a un hijo pródigo que colaboró en buena medida con el buen espectáculo ofrecido, pese a que en la segunda mitad apareció en el terreno con la que será su nueva piel a partir de ahora, una elegante playera en negro de las alternativas de los Diablos Rojos del Machester.

    Como si fuera un hechizo  el Guadalajara aumentó su cosecha en el marcador con goles de Héctor Reynoso y Adolfo Bautista. La victoria estaba al alcance y el Chicharito de Red Devil al acecho saludó con una buena oportunidad la portería de Luis Ernesto Michel para su mala fortuna no pudo hacerle un gol a sus amigos, pero parte a Inglaterra con un buen sabor de boca decidido a emprender un nuevo camino.

    Para Chivas todo fue miel sobre hojuelas, derrotó a uno de los mejores equipos del mundo, se encontró con el marco rival, estreno casa majestuosa y sigue siendo materia dispuesta para darse baños de gloria.

    Fiesta Sobre el Cielo del Rebaño
    El medio tiempo de un partido de futbol, la gran mayoría de las veces suele ser aburrido y hasta en ocasiones tedioso, pero no en el Estadio Omnilife. Porque la noche de la inauguración del primer duelo en el inmueble, parecía que la historia daría un giro completamente radical, esto cuando en el sonido local se aseguraba que en el entretiempo del duelo entre Chivas y el Manchester United, los miles de aficionados, serían testigos de un verdadero hecho sin precedentes que los dejaría boquiabiertos.

    Los minutos se esfumaban en la historia del encuentro; en las tribunas, los asistentes se mantenían al filo de sus butacas; en la cacha, los jugadores de ambas escuadras  disputaban un juego de altos vuelos. Nadie quería que se terminara el primer tiempo, el ambiente era por demás festivo;  pero una vez que el silbatazo final del árbitro Armando Archundia llegó, la noche se iluminó. 

    Aún no salían todos los jugadores del terreno de juego, cuando la penumbra se adueñó del majestuoso recinto rojiblanco. Un grito ensordecedor por parte del respetable, fue el detonante que marcó el inicio del majestuoso espectáculo que la directiva del Guadalajara tenía preparado para sus invitados.

    Los fuegos pirotécnicos colocados sobre puntos específicos del inmueble y que dieron color al inmueble, bailaban un ritmo electrónico que al compás de sus acordes, a lo lejos en la inmensidad del cielo tapatío, parecía que cobraban vida.

    Es indescriptible el sentimiento que se podía palpar en ese momento.  Fue tal la emoción que prevalecía en el ambiente del graderío, al ver una combinación de luces y sonido tan perfectamente coordinadas, que al finalizar dicho suceso,  lo único que se escuchó en la atmósfera fueron los gritos de algarabía y los aplausos de todos los asistentes que presenciaron el magno evento de la inauguración del estadio Omnilife, y que de esta manera, reconocieron que el espectáculo del entretiempo, estuvo ad hoc  con la ocasión, porque  fue simplemente ¡espectacular!.

    Sábado, 31 de Julio de 2010 | COLIMA, MÉXICO

    Compartir