TONALTEPTL

0

Por: Gustavo L. Solórzano

¿Se ha dado cuenta que cuando una mama le insiste su hijo en tono imperativo “te vas a caer”, él niño se cae? Eso mismo sucede cuando estamos repitiendo una idea en nuestra mente, profecía cumplida, le llaman algunos y programación, le dicen otros. A fuerza de repetir una intención o deseo, éste termina por cumplirse. Otro ejemplo de nuestros pensamientos es que al pensar, sentimos y al sentir segregamos determinadas sustancias, de tal manera que los pensamientos relacionados con  miedo, rabia, rencor y resentimiento, generan adrenalina y cortisol. Asimismo, cuando sentimos tristeza, llanto, desesperanza y dolor generamos dopamina y mixtalina; las anteriores son “sustancias” que dañan a nuestro cerebro y en consecuencia a nuestro sistema nervioso y cuerpo en general.

Cuando pensamos en positivo y reímos o evitamos ser el basurero emocional de terceras personas y en una palabra, aprendemos de la vida en lugar de sufrirla, generamos  endorfinas y encefalinas, mismas que armonizan y equilibran nuestras emociones y por ende, todo nuestro ser. Así que usted puede decidir con que desea alimentarse emocionalmente. Es obvio que no siempre resulta fácil, menos cuando existen tantas fuentes bombardeando con lo mismo. ¿Qué hacer entonces? Evite ver o leer  aquello que le genera alguna incomodidad, más aun, evite compartir información que está destinada a generar emociones desfavorables. Un ejemplo de ello es lo que le comparto a continuación.

Lo peor que podía habernos pasado como sociedad, sucedió. El miedo abarrotó las conciencias de los ciudadanos colimenses; ha podido más la desinformación nacida del caos que la realidad. De manera dolosa e irresponsable, mucha gente sigue circulando historias de lo que sucede en otros países en torno a la “pandemia”. La lucha por ganar el crédito de una noticia y parecer el mejor informado, sigue siendo el reto en las redes sociales. Algunos medios informativos forman parte de la contienda, se han subido al cuadrilátero y en no pocos momentos culpan a un solo hombre de lo que está sucediendo en México como país. Como si eso fuera a resolver en algo la situación, el tema se extrapolitizado para mal.

En el momento en que esto escribo, existen  seis defunciones y 475 casos confirmados en México, setenta casos más que el 24 de este mismo mes. En Colima seguimos teniendo dos enfermos  y siete sospechosos bajo control. Naturalmente no es momento de echar las campanas al vuelo, pero sí de evitar una falsa alarma y frenar rumores malintencionados que solo enferman a la gente.

Es importante seguir las recomendaciones oficiales solamente, eso nos permitirá estar cerca de la realidad y lejos del miedo.

Bien por el señor gobernador que anuncio medidas diversas en apoyo a los sectores golpeados de nuestra sociedad, sin duda saldremos adelante.

ABUELITAS:

Ahorre, guarde su economía y evite gastar en cosas superfluas e innecesarias, ocúpese en ello. Siga comiendo sano y procure mantener su sangre alcalina. Agua, fruta, verdura, principalmente verde y aguas frescas con limón, jengibre y yerbabuena, son refrescantes en esta época de calor. Le caerán bien y se sentirá renovado, así el aislamiento social será más tolerable. Tenga presente que todos nos necesitamos. Es cuanto.

Anuncios
Compartir