TONALTEPETL

0

Por: Gustavo López Solórzano.

Querido amigo, han pasado siete días del impactante desencuentro que vivió la coalición. Medité por horas ¿Qué fue lo que pasó? Y tristemente, después de leer tu columna sobre el tema, entendí la gran verdad. Tanto el pan como el pri, se olvidaron del electorado, de la sociedad y principalmente de la gente mas necesitada. Se llenaron los bolsillos y aseguraron su patrimonio personal y familiar durante ochenta años. Como decía tu abuelita Lupita, que en gloria esté, se despacharon con la cuchara grande. Lujos, propiedades, bienes nacionales y excentricidades diversas de unos cuantos, acabaron con la confianza del pueblo, de una sociedad harta de abusos y abandono. De políticos soberbios y de memoria débil, que se olvidaban del electorado tan pronto llegaban al poder, sigue pasando.

Venta de curules, plazas laborales y regidurías, fueron parte de esa triste historia que hoy ha impactado como un meteorito, a los representantes de mí coalición. Ahora, ¿para que metieron a la señora Xóchitl? Pienso que ya sabían que iban a perder y solo se aseguraron de tomar y repartirse las primeras posiciones para protegerse un periodo mas con fuero. Me llevaría mucho espacio compartirte lo incomodo que me siento y sobre todo, decepcionado de que quienes dirigen a mi partido, no cambian, sigan actuando de la misma forma ventajosa, imagínate, se aliaron con una fuerza totalmente opuesta en valores y principios para rescatar a México, ¿de quién? Solo que sea de ellos mismos.

Yo felicito sinceramente a la sociedad que venció al abstencionismo, está claro, la fuerza del presidente influyó con sus acciones y logros, en el triunfo de la señora Claudia. Negar ese logro nacional, sería ir en contra de la corriente, y eso, casi nos ahoga. Te agradezco la oportunidad de leerme y pienso, finalmente, que ambos, el pan y el pri, están obligados a renovarse, a modificar su sistema de comunicación con la sociedad y sobre todo, acercarse más a la gente. Es necesario poner un ¡ya basta! a tanta mascarada, urge una renovación a conciencia, si esta no la entendemos, aquí se puede acabar la historia partidista, como le pasó al prd.

Es urgentemente necesario, meditar en pasos perdidos y revalorar lo mucho que se ha dejado de hacer. Al margen de la labor presidencial, la realidad se la debemos al desinterés y al abuso de confianza güero, a la falta de sensibilidad. Lamentablemente la soberbia y la ambición fue causa de perder el liderazgo. Humanamente insaciables, les ganó el hambre de poder hasta llegar al punto de “no regreso”. En fin, te dejo esas reflexiones y si gustas, compártelas, ojalá sirvan de algo.

Conocí a Pepe en la ciudad de México, gracias a mi trabajo en la secretaría de educación. Un priista de hueso colorado y fraterno, con más de cuarenta años de militancia, y bueno, comparto con gusto lo que se derivó de una amena charla hace algunos días. Coincido con él, los partidos que eran mayoritarios, requieren de un trabajo exhaustivo a fin de poder recuperar no sus posiciones, sino algo verdaderamente valioso e indispensable, confianza y credibilidad.

ABUELITAS:

El dirigente de la federación de transporte urbano y suburbano, señala que debe despolitizarse, por parte de pan, pri y mc, el incremento al transporte urbano. Diez años en su decir, el costo ha permanecido intacto, no así el alza natural de otros servicios. Importante será que el dirigente también se comprometa a mejorar y ampliar el servicio, en lo físico de las unidades, en el trato seguro y respetuoso de los conductores hacia el pasaje, y en la cobertura de rutas. Acuerdos, es lo que se necesita, para lograr una mejora integral. Es cuánto.