Tips para combatir la ansiedad

0

CN COLIMANOTICIAS

México.- Sufrir ansiedad es algo muy común pero no por ello debemos ignorarlo. Vivir con ansiedad puede llegar a ser muy difícil, ya que este trastorno puede convertir cualquier actividad cotidiana en un esfuerzo sobrehumano. Además, incluso puede llegar a afectarte físicamente.

Es por ello que el portal de internet MIS REMEDIOS, comparte efectivos tips para calmar los nervios y combatir la ansiedad.

Síntomas de la ansiedad

  • Palpitaciones o taquicardia
  • Opresión en el pecho
  • Presión arterial alta
  • Temblores o tics musculares
  • Rigidez o tensión muscular
  • Sudoración excesiva
  • Dolor de estómago
  • Diarrea
  • Mareos, náuseasy vómitos
  • Falta de aliento o disnea
  • Fatiga
  • Insomnio

Síntomas psíquicos:

  • Problemas para concentrarse
  • Problemas de memoria
  • Inseguridad
  • Pensamientos negativos
  • Sobrepensamiento (pensar excesivamente las cosas)
  • Irritabilidad
  • Sensación de agobio
  • Sensación de peligro
  • Ganas de huir de todo

Consejos para Controlar la Ansiedad

Respira: Cuando padeces ansiedad es normal que respires de manera rápida y poco profunda, e incluso que tengas problemas para hacerlo. Esto solo consigue aumentar el ritmo cardíaco y puede llegar a provocar mareos, aturdimiento, desmayos o un ataque de pánico. Cuando notes que tu respiración se acelera no debes dejar que se descontrole. Siéntate y practica ejercicios de respiración profunda.

Para ello, exhala todo el aire de tus pulmones y toma una bocanada de aire muy lenta y profunda, hasta que sientas tus pulmones llenos de nuevo. Aguanta el aire unos segundos y después déjalo ir muy poco a poco. Repite este proceso tantas veces como sea necesario. Cuando lo hagas céntrate en la respiración, siente el aire entrar y salir de tus pulmones. Centrando tu atención en la respiración conseguirás calmarte, y esta oxigenación extra contribuirá a reducir la presión sanguínea y la ansiedad.

Controla tu mente: Corta de raíz los pensamientos negativos. Darle vueltas a algo que no tiene solución, que ya ha pasado o que aún ni siquiera ha ocurrido no te hará ningún bien. Por eso, cuando sientas que tu mente está yendo por libre no dejes que te arrastre; toma el control, corta de raíz ese pensamiento y mantén tu cerebro ocupado en otra cosa. Céntrate en alguna actividad o hobby que te guste y que mantenga tu mente alejada de los problemas y los pensamientos negativos.

Rememora situaciones positivas: A veces nos centramos solo en darle vueltas a lo negativo, y olvidamos todo lo positivo que hay a nuestro alrededor. Olvídate de las preocupaciones rememorando situaciones positivas y momentos felices. Ocupa tu mente con optimismo, no con negatividad. 

Establece metas a corto plazo: Muchas veces la ansiedad aparece a causa de una fuerte inseguridad sobre nuestro futuro, o una sensación de que no estamos consiguiendo nuestras metas. Plantearse objetivos muy altos y a largo plazo puede contribuir a esta sensación de fracaso por no avanzar tanto o tan deprisa como quisiéramos. Lo mejor es establecer metas u objetivos intermedios, más a corto plazo, para sentir que realmente sí estamos avanzando.

Encuentra tiempo para ti: La ansiedad puede tener causas muy diversas, pero sin duda una de ellas es agobiarnos en exceso a causa de las obligaciones y el estrés de nuestro día a día. Busca tiempo para ti cada día, no hace falta que sea mucho; intenta aunque sea tan solo dedicarte a ti mismo media hora, o una hora. Practica algún ejercicio o hobby que te apasione, sal a pasear, sal a tomar algo o a cenar, escucha música, toma un baño, lee un libro, mira tu serie favorita, ve al cine, o simplemente échate una siesta. Haz cualquier cosa que te apetezca, aprovecha ese tiempo para ti. 

Programa las situaciones: Cuando vayas a enfrentarte a una situación que te genera ansiedad, imagina y programa en tu cabeza todo lo que deberás ir haciendo o cómo se desarrollará. Tenerlo todo programado te generará una sensación de control y te ayudará a tomarte las situaciones complicadas o estresantes con mucha más calma. Sería algo parecido a ensayar una obra; cuando estudias o ensayas algo, después lo afrontas con más seguridad.

Usa técnicas de relajación: Practicar alguna técnica de relajación puede ayudarte mucho a despejar tu mente y controlar la ansiedad. Técnicas como el yoga, la meditación o el mindfulness serán ideales para dejar la mente en blanco y olvidarte de las preocupaciones.

Practica ejercicio: Realizar ejercicio no solo es una buena manera de desconectar nuestro cerebro de pensamientos negativos y preocupaciones. Lo realmente positivo del ejercicio son los cambios físicos en el estado de ánimo que produce. Al hacer ejercicio producimos serotonina, dopamina y endorfinas, unas hormonas asociadas a la sensación de bienestar. Por eso es recomendable practicar algo de ejercicio, aunque sea leve, para combatir problemas de nerviosismo, ansiedad e incluso depresión.

Organízate: Organizar tu tiempo y tu vida en general es muy importante a la hora de combatir la ansiedad. Muchas veces sentimos que estamos perdiendo el control, que no somos capaces de seguir con nuestro día a día. No dejes que esa sensación de agobio te supere. Coge una agenda y distribuye tu tiempo, organízate y verás como puedes llegar a todo. Y si no, prioriza tareas y relega otras a un segundo plano. A veces debemos asumir que no podemos lidiar con todo a la vez.

Y organiza tu casa: Puede parecer una tontería pero el desorden físico puede suscitar un desorden emocional, y con esto se crea un círculo vicioso de desorden que puede acabar superándonos y creando ansiedad. Intenta organizar tu casa o tu espacio de trabajo. El orden y la simetría siempre transmiten una sensación de calma y bienestar.

Nutrientes esenciales: Algunas carencias en nutrientes esenciales pueden afectarte también de manera psicológica. La deficiencia en magnesio y en vitaminas B1 y B12 puede provocar síntomas de ansiedad o estrés. Por eso, será importante que tomes habitualmente alimentos ricos en estos nutrientes, para suplir cualquier carencia nutricional que pueda estar afectándote. 

Bebe suficiente agua: Puede parecer una tontería, pero beber suficiente agua y mantenerte bien hidratado puede ayudarte a calmar los nervios y la ansiedad. Así pues, asegúrate de tomar al menos 1,5-2 litros de agua diarios.

Compartir