TIEMPO DE ISRAEL

0

Por José Díaz Madrigal

Este 14 de mayo pasado, se conmemoró con cierto grado de aflicción, el septuagésimo sexto aniversario de la creación del moderno Estado de Israel. Fue David Ben-Gurión el líder judío nacido en Polonia, que llegó al Medio Oriente a principios del siglo XX, con 20 años de edad; quien encabezó los duros esfuerzos de su gente, para constituirse como nación soberana. Proclamando en los hechos la existencia del Israel moderno en 1948.

La ONU a la que se le había confiado la tarea de hallar un arreglo al problema palestino, propuso el reparto del país entre judíos y musulmanes. Los judíos aceptaron, pero los musulmanes se negaron a cumplir tal decisión y, por instigación de sus dirigentes acordaron abandonar por miles la tierra palestina; éste movimiento fue en previsión de una guerra que ya se preparaba, por los países árabes circundantes. Todo con el fin de expulsar a los judíos de aquel lugar.

Al día siguiente de la Declaración de Independencia del Estado de Israel, en el territorio asignado por la ONU; cinco países árabes -Líbano, Siria, Jordania, Irak y Egipto- le declararon la guerra a la joven nación. Ésta fue la primera guerra árabe-israelí. De los cinco países musulmanes que intervinieron, dos de ellos daban la impresión de ser auténticas potencias militares: Egipto y Jordania, sin embargo no tardaron en evidenciar su escaso valor. Fueron derrotados y con esto, los palestinos perdieron una oportunidad de oro de haberse establecido como otro país independiente. Jugaron al todo o nada y perdieron.

Desde la creación del nuevo Estado de Israel, no han dejado de tener problemas con los palestinos y con los países de alrededor. En 1956 participaron en la guerra del Canal de Suez, en 1967 se desarrolló la guerra de seis días, la guerra del Yom-Kipur en 1973, Líbano en 1982, las intifadas y otro montón de ofensivas de distintas dimensiones.

El más reciente fue el artero ataque terrorista del grupo Hamás en octubre pasado. Se considera un gravisimo error de la antes impecable inteligencia israelí. Ese día los terroristas mataron a más de mil judíos, en su mayoría civiles y se llevaron secuestrados a más de 200 personas a esconderlos en los túneles profundos.

Hamás atacó a Israel, según las pesquisas que hicieron los hebreos, por recomendación de Irán y posiblemente los iranies aconsejados por los rusos; con el propósito de disminuir el apoyo en pertrechos militares de Estados Unidos a Ucrania. El cálculo ruso en éste aspecto les está funcionando, puesto que por falta de municiones, los ucranianos están cediendo terreno a los rusos.

Hamás como Irán, no quieren que exista Israel. La lucha del grupo terrorista, no se delimita sólo al pueblo hebreo, sino con todos aquellos que piensan o creen en algo distinto a ellos y, cuya conducta implique valores como libertad, democracia o autonomía. Al grupo no le importa los muertos de uno o de otro lado. Los terroristas quieren únicamente imponer sus ideas a rajatabla.

Israel es el único faro de luz, de una sociedad libre y democrática en todo el Medio Oriente. Es un pueblo trabajador y exitoso. Han transformado un lugar que había estado descuidado, en tierra productiva y próspera. Tienen universidades con mucho prestigio y centros de investigación de los mejores a nivel internacional. No en balde la comunidad judía global, posee de los mayores números de premios Nobel con 129 galardones. En cambio nosotros los mexicanos tenemos sólo 3 premios y, de 45 países musulmanes apenas tendrán una quincena.

Enhorabuena por el pueblo de La Biblia, en su aniversario de independencia. El mundo libre los apoya en sus esfuerzos de supervivencia. Es tiempo de Israel.