SIN MEMORIA

0

*En diciembre del 2010 las directivas de Atlante y Televisión Azteca se pusieron de acuerdo para intercambiar franquicias y que la televisora se quedara con la de Atlante UTN y el Grupo Pegaso con la de Mérida.

David Medrano

En diciembre del 2010 las directivas de Atlante y Televisión Azteca se pusieron de acuerdo para intercambiar franquicias y que la televisora se quedara con la de Atlante UTN y el Grupo Pegaso con la de Mérida. Los Potros salieron ganando ya que su equipo era 16 en la tabla de porcentaje y candidato al descenso, mientras que la de Mérida estaba en el noveno sitio y sin problemas. Con ese movimiento los atlantistas evitaron el descenso de su franquicia. En aquel entonces no hubo ninguna queja a pesar de que la negociación se hizo en pleno diciembre, es decir a mitad del año futbolístico. Al final en ese torneo no hubo descenso por la desafiliación de Guerreros de Hermosillo.

 

Sin química

Entre Denisse te Kloese y José Luis Real había un respeto, pero no química laboral, es por ello que una de las primeras medidas del holandés hace un año fue la de mandar al «Güero» a Chivas USA y sacarlo del manejo de Fuerzas Básicas. Ahora que Real Casillas regresó al primer equipo con el apoyo de Francisco Palencia, el holandés ya no era tomado en cuenta y todas las decisiones deportivas las tomaban entre el nuevo directivo y el entrenador, y fue por ello que Te Kloese tomó la determinación de dar un paso al costado.

 

Mal negocio

Cuando en Pachuca se enteraron de lo que cobra Ariel Nahuelpan determinaron no aceptar el trueque por Daniel Ludueña, por lo tanto el trato del Hachita se hizo por dinero y Pumas se quedó con el centro delantero tratando de encontrar en Sudamérica algún equipo que le pueda pagar el salario al argentino. La directiva anterior universitaria pagó más de dos millones de dólares por el ofensivo y le hizo un contrato generoso. Como buen profesional Nahuelpan entrena con las inferiores de Pumas en espera de indicaciones a sabiendas de que tiene contrato y de que los universitarios le tienen que pagar mientras no lo acomoden.