SEMAR PRESENTA AL Z-50 O EL TALIBÁN, EX LÍDER ZETA

    0

    De acuerdo con la Secretaría de Marina Armada de México, “El Talibán” era el presunto jefe regional en Zacatecas, Aguascalientes, parte de Guanajuato y Coahuila donde mantenía el control desde el 2007, además de que tenía a su cargo la plaza de Monterrey, Nuevo León, supervisado desde Fresnillo, Zacatecas.

    Informes de inteligencia naval señalan que este presunto delincuente era responsable de lavado de dinero y al mismo tiempo, tenía bajo su responsabilidad el trabajo financiero para la organización delictiva de “Los Zetas”; además de que está relacionado con diversas averiguaciones previas, por lo que, en el acuerdo A/12309 de la Procuraduría General de la República ofrecía una recompensa de 30 millones de pesos a quien o quienes proporcionaran información para la localización y detención de Iván Velázquez Caballero alias el “L-50” o “El Talibán”.

    De acuerdo con las declaraciones de este presunto líder del crimen organizado, desafió al segundo máximo líder, Miguel Treviño Morales, alias el “Z-40” por lo que se inició una pugna para controlar individualmente la plaza de San Luis Potosí, por lo que se presume que producto de ese desafío se da la reciente ejecución de 14 de sus simpatizantes en esa entidad en el mes de agosto del presente año.

    Con la ruptura y las diferencias que se dieron entre el “Z-40” y “Z-50”, Iván Velázquez se separó de «Los Zetas» para buscar una alianza con el cártel del Golfo para pelearles las plazas a Miguel Angel Treviño.

    Se sabe que “El Talibán” comenzó a delinquir desde los 14 años, robando carros en Nuevo Laredo, vendiéndolos en autopartes; y a los 22 años fue detenido por el delito de robo de vehículo, lo que llevó a estar en el penal de La Loma, en Nuevo Laredo, Tamaulipas. Desde “mandadero” hasta jefe de plaza llegó a tener 400 sicarios a sus órdenes.

    Junto con «El Talibán» de 42 años, originarios de Nuevo Laredo, Tamaulipas, se logró el aseguramiento de Manuel Antonio Guerrero, alias “Tony” de 27 años, originario de Monterrey, Nuevo León, y Carlos Uriel de Santiago Hernández, de 19 años, originario de San Luis Potosí a quienes se les decomisaron dos vehículos, dos armas cortas, un arma larga, cuatro granadas de guerra, equipo de comunicación, 20 mil dólares americanos y 12 kilos de mariguana.

    Fuente: EXCÉLSIOR

     

    Compartir