Rinden homenaje al “Socio” Miyares

0

*El Diamante de la Unidad Deportiva Morelos recibió las Cenizas de Ángel Neray Miyares «El Socio» que falleció en viernes en Manzanillo. * El estado de Colima y el municipio de Manzanillo perdió a uno de sus íconos, pero deja un gran legado para las nuevas generaciones de beisbolistas.

Polo Arellano | COLIMANOTICIAS

Colima.- El Diamante de la Unidad Deportiva Morelos recibió las cenizas de una gran leyenda del «Rey de los Deportes», Ángel Neray Miyares «El Socio», en donde el titular del INCODE, Fernando Mendoza Padilla a nombre del Gobernador del Estado, José Ignacio Peralta Sánchez expresó su más sentido pésame a la hija del acaecido, Mariana Miyares.

“Como representante del deporte en el Estado tienes un amigo y el INCODE es la instancia del deporte, en la cual las puertas están abiertas para ti”, expresó el dirigente del deporte durante el homenaje celebrado a Ángel Miyares.

Con una misa de cuerpo presente, amigos y beisbolistas de Colima despidieron a Miyares haciéndose sentir el sermón del sacerdote y también pelotero, Eusebio Maldonado, mientras que Jaime Medrano, leyó su semblanza, al igual que Ricardo Vargas, se dirigió a su amigo con bella despedida.

Asimismo estuvo presente Roberto Larios Carrasco, Director de Deportes de la Universidad de Colima, además de Sergio Sosa Casanova y Jorge de la O., Presidente de la Asociación de Béisbol del Estado de Colima.  Ángel Miyares fue un beisbolista ameno, diligente, disciplinado y revolucionario hasta la médula recordarán al buen «Socio»

Miyares llegó a México en 1957, jugó a nivel profesional en las Águilas de Veracruz y Nueva Rosita en el norte de Coahuila. En los años setentas llegó al puerto de Manzanillo e incluso perteneció a los Atuneros de Manzanillo.

Descubridor de talentos manzanillenses dentro del béisbol, además de dirigir Sección 156 por 15 años, donde consiguió varios títulos al lado de Guillermo Castro, inseparable amigo.  También estuvo en Tuny, Cachorros, manejó equipos como Broncos, Manzanillo II, entre otros.

El estado de Colima y el municipio de Manzanillo perdió a uno de sus íconos, pero deja un gran legado para las nuevas generaciones de beisbolistas. Miyares nació en 1925 en la ciudad Oriental de la Habana Cuba, un joven que dejó su país con un mejor porvenir, por azares del destino llegó a Manzanillo para contribuir a un mejor desarrollo del beisbol.

La palabra habitual del «Socio» para un pelotero fue «Hay 3 cosas en la vida que se van y no regresan jamás: las palabras, el tiempo, y las oportunidades». 

En 15 días parte de sus cenizas se van a esparcir en el diamante de béisbol  «Francisco García», escenario de muchos recuerdos para Ángel Neray Miyares.

CN/had