Rescataron a un Agricultor Secuestrado

    0

    Al notar la presencia de un fuerte operativo de la policía de procuración de justicia del Estado, al mando de su director general, Marco Antonio Obispo González, fue abandonado por sus captores Gustavo Ventura Arellano, quien había sido secuestrado el pasado miércoles 16 de los corrientes, cuando llegaba a su rancho ubicado dentro del predio denominado Cuastecomatán, en el municipio de Armería, a las seis de la mañana y por el cual pedían a sus familiares 30 millones de pesos, por su liberación, cantidad que no se pagó.

    En conferencia de prensa el Procurador estuvo acompañado por el Sobprocurador Operativo, Félix Humberto Vuelvas Aguilar, del Director General de la Policía de Procuración de Justicia del Estado, Marco Antonio Obispo González y del agraviado, el señor Gustavo Ventura Arellano, vecino de la comunidad de Pueblo Juárez, del municipio de Coquimatlán.

    Asimismo el funcionario destacó la colaboración de la familia de Ventura Arellano, quien aportó la información que le fue requerida por la dependencia a su cargo para la pronta liberación del afectado.

    Miércoles 16 de Enero: La llamada telefónica

    A las 07:45 horas, la Procuraduría General de Justicia del Estado, recibió una llamada telefónica de la Dirección de Seguridad Pública de Tecomán, informando que por la misma vía un trabajador de la víctima les había informado de lo ocurrido, por lo que de inmediato se trasladó al lugar de los hechos el ministerio público y agentes de la PPJE, así como personal de Seguridad Pública de Armería y Tecomán, así como de la PEP, iniciando un operativo conjunto.

    Una vez que el ministerio público investigador ordenó el levantamiento de las primeras evidencias y ordenó el aseguramiento de la camioneta en la cual viajaba Gustavo Ventura, contando con el auxilio del grupo especializado en esclarecimiento en Secuestros de la PPJE, al mando de su director general, Marco Antonio Obispo González, iniciaron las investigaciones y se montó un operativo por el área.

    Conforme a las primeras investigaciones y a lo manifestado por la víctima y testigos, Ventura Arellano, salió de su domicilio particular el cual se ubica en la población de Lo de Villa,  a las cinco de la mañana y fue a recoger a tres de sus rancheros para dirigirse a su rancho que se encuentra en el municipio de Armería, dentro del predio denominado Cuastecomatán, que se ubica entre las poblaciones de Madrid y Rincón de López,  para ello lo hicieron a bordo de su camioneta Nissan, color blanco, placas FD-95527, del Estado.

    Llegada al Rancho

    Alrededor de las 06:15 hrs.,  estaban llegando al lugar en cuestión, por lo que luego de pasar el falsete dos de sus trabajadores bajaron de la unidad y se fueron a buscar el ganado para llevarlo a los corrales, por lo que la víctima y el tercero de sus trabajadores siguieron su camino hasta el rancho, (todavía estaba oscuro.)

    El Secuestro

    En su declaración el afectado manifestó que siguieron su camino para llegar a los corrales, y antes de llegar el tercero de los trabajadores se bajó para abrir una segunda puerta, cuando salieron dos personas detrás de una parota armadas y con mascaras,  por lo que se echó de reversa y de inmediato uno de ellos realizó un disparo sobre el cofre de la camioneta sin causarle daños a el.

    Luego se dejaron ir y lo bajaron a la fuerza de la unidad y lo golpearon en la cara con una piedra,  quien lo acompañaba opuso resistencia por lo que fue golpeado y sometido, después llegaron los otros dos rancheros para preguntar que ocurría y sufrieron las mismas consecuencias, ya que salieron de la parota otras dos personas encapuchadas.

    Acto seguido los secuestradores se lo llevaron caminando atado de las manos y encañonado, dirigiéndose a uno de los cerros que se encuentran frente a su rancho, donde lo tuvieron amarrado con cadena y candado, uno de sus extremos a un árbol, mientras que el otro en sus pies, una vez ahí los probables responsables se quitaron las mascaras.

    Manifestó el agraviado que luego lo obligaron a que les proporcionara el número telefónico de su casa para hablar con su familia  y pedirles un rescate por su libertad, a demás de que le robaron 1 mil 600 pesos en efectivo y su reloj.

    Añadió que desde dicho lugar sus captores pretendieron hacer una llamada con un celular, pero como no había señal desistieron.

    JUEVES 17

    Expresó que el jueves por la tarde sus captores se asustaron porque escucharon que un  grupo de personas (agentes de la PPJE), lo andaban buscando y pasaron cerca de ellos y para que no gritara lo encañonaron, dijo que ese día le dieron de comer atún con doraditas.

    VIERENES 18

    Gustavo expresó que el viernes sus secuestradores casi no se le acercaron a dialogar, se mantenían a una distancia considerable porque no podía escuchar lo que estaban hablando..

    Dijo que serían las cuatro de la tarde cuando de nueva cuenta escucharon voces (agentes de la PPJE) mucho más cerca y se escondieron detrás de las piedras de donde estaba él, “al parecer esta situación los puso más nerviosos y de manera sorpresiva huyeron los tres que lo cuidaban, ya que la cuarta persona al parecer había bajado a una de las poblaciones.

    Pasadas las seis de la tarde expresó que les gritó a sus captores pidiéndoles agua, pero al ver que no le respondieron comenzó a golpear con un par de piedras el candado hasta que logró abrirlo, bajó del cerro llegando hasta donde se encontraban los agentes de la PPJE, quienes de inmediato lo auxiliaron y lo trasladaron al Sector Central de la PGJE.

    Llamada telefónica, solicitando rescate

    A las 06:00 horas, del jueves 17, Rogelio Flores, pidió a su amigo el teléfono para realizar una llamada telefónica, pero nunca les dijo a quien llamaría, pero fue para hablar con la familia de Gustavo Ventura, a quienes les informó que lo tenía secuestrado y que si querían verlo tendrían que pagar 30 millones de pesos por su liberación.

    Luego de lo anterior se despidió de su amigo y se dirigió al cerro donde tenían a su víctima, llevando consigo comida para ellos, consistente en latas de atún, doraditas y mayonesa.

    Cabe destacar que Gustavo Ventura Arellano, identificó plenamente a tres de sus cuatro secuestradores, los cuales responden a los nombres de Pedro Medina Cortes y/o Mauricio Rivera García, (jefe de la banda), Rogelio Flores Arias y/o Luciano Flores Arias, ( quien realizó la llamada, para pedir los 30 millones de pesos) y Samuel Sánchez Torres y/o Samuel Sánchez Contreras, quienes se encuentran prófugos.

    Por su parte Gustavo Ventura Arellano, agradeció al gobernador Jesús Silverio Cavazos Ceballos, porque desde el primer momento su familia recibió el apoyo a través de la Procuraduría.

    De igual forma expresó que en ningún momento su familia dudó el dar parte alas autoridades de los hechos, ya que existe plena confianza en las mismas, por el excelente trabajo que han venido desarrollando.

    Agregó que esto lo pudo constatar porque desde las primeras horas en que fue secuestrado, desde lo alto del cerro podía observar el operativo de la PPJE.
    El Gobierno del Estado a través de la Procuraduría General de Justicia, continuará  trabajando todos los días para lograr capturar a quienes en el pasado o presente han cometido hechos delictivos que vulneren los valores fundamentales de las sociedad en que vivimos, con ello damos muestra  de que en Colima, no habrá impunidad.

    Se hace un llamado a la población en general para que denuncie de manera anónima hechos delictivos a la PGJ a los teléfonos gratuitos; 01-800-581-1770 y al 01-800-506-8360.

     

     

    Compartir