RELEVOS FRENTE A COVID-19

0

AL DESNUDO

Por: Édgar Rodríguez

La pandemia Covid-19 toma a los colimenses con el sistema de salud estatal colapsado y en manos de funcionarios sin los perfiles profesionales requeridos para desempeñar sus cargos, empezando por quienes mal dirigen la Secretaría de Salud y Bienestar Social del Gobierno del Estado (SSyBS: La Administradora de Empresas Leticia Delgado Carrillo y su segundo de abordo y dama de compañía que cobra como Secretario Técnico de la institución, Gustavo Gaytán Sandoval, también aviador en la Clínica  Miguel Trejo Ochoa del ISSSTE.

A pesar de que desde el mes de enero de 2020 la República Popular de China reportó la epidemia del Coronavirus Covid-19 que luego derivó en pandemia,  para empezar, ninguna previsión tomó el gobierno  de la Cuarta Transformación.  No se pusieron las pilas y nada les importó a pesar de que por el Puerto de Manzanillo entran y salen mercancías y tripulaciones chinas a discreción.

Nada de alerta epidemiológica mucho menos un diagnóstico real y preciso de los recursos humanos, camas, equipo, ventiladores, soluciones y  medicamentos disponibles, ni de las  áreas físicas susceptibles de  habilitar para hacerle frente a la contingencia en curso. Se durmieron en sus laureles y ahora por su culpa, por su grandísima culpa, el pueblo bueno y sabio de Colima comenzó a pagar las consecuencias pese a las acciones y medidas de contingencia establecidas por el  mandatario estatal, José Ignacio Peralta Sánchez.

Por  incapacidad y carencia total de formación como sanitaristas y epidemiólogos, Leticia Delgado Carrillo y Gustavo Gaytán Sandoval no capacitaron oportunamente al personal médico que, por  tan grave omisión directiva, desconoce los protocolos y las técnicas para detectar signos y síntomas del problema, su grado de gravedad, etc., mucho menos orientaron  a la población que se encuentra a merced de los estragos de una enfermedad que pudo ser manejable si en la SSyBS del Gobierno del Estado hubiera funcionarios calificados, pues ni el nominalmente Jefe de Epidemiología Estatal, Rodolfo flores, es especialista en la materia sino médico general.

Para completar el cuadro de indefensión en se encuentran  y se verán los colimenses ante la embestida  del Covid-19, tampoco ninguno de los titulares de las tres Jurisdicciones Sanitarias del estado tiene estudios de posgrado en Salud Pública o áreas afines. Ahora sí que a rezar y a colgarse crucifijos, medallitas, billetes canadienses de dos dólares y estampas con leyendas como la de ¡“detente satán maldito, no abuses de tu poder, el corazón de Jesús está conmigo”¡ 

Hay que recordar que Delgado Carrillo legó al cargo de titular de la SSyBS gracias a el gobernador José Ignacio Peralta Sánchez con la esperanza de que por ser hermana de quien es, Mario Delegado Carrillo, éste la iba a respaldar con recursos materiales, financiaros y tecnológicos para que ella hiciera un buen papel al  frente de tan grande e importante responsabilidad, nada de lo cual ha ocurrido en el casi un año que la licenciada en administración lleva desempeñándolo con más pena que gloria.

La puesta en marcha del Instituto de Salud para el Bienestar (INSABI) por la 4T (que de nada ha servido), en lugar del Seguro Popular, vino agravar aún más la situación financiera del sector salud estatal y hasta el momento ha resultado infructuoso el que la titular de la SSyBS sea hermana del coordinador de los diputados en el Congreso Federal, Mario Delgado Carrillo.

Dada la emergencia sanitaria que tiene por el virus Covid-19, es de extrema urgencia que al frente del sector salud se cuente con alguien con mayor experiencia, quizá de no registrarse la pandemia no hubiese sido tan urgente un cambio, pero hoy la situación es distinta y no sólo se requiere de alguien que esté familiarizado con el sector salud, sino de un médico que sepa proteger la salud de los colimenses ante una situación como la que hoy se vive.

Leticia Delgado Carrillo, en un acto de congruencia y dignidad, debe renunciar porque capacitada al 100 por ciento no está para lidiar con una emergencia sanitaria como la que tiene a todos los colimenses con el Jesús en sus bocas y esperanzados que el Todopoderoso haga por ellos lo que no harán ella ni su flamante jefe de Epidemiologia Rodolfo Flores, ni  la  directora de Servicios de Salud Yadira azucena Martínez Gutiérrez, carentes los tres de formación y experiencia sanitarista o epidemiológica.

SE DICE QUE…

*La actual titular de la Secretaría de Salud, nunca se imaginó que al frente del cargo tendría que enfrentar una contingencia sanitaria provocada por virus Covid-19 que ha puesto en evidencia su falta de capacidad para enfrentar problemas como como el que se vive a causa de la pandemia mundial.

*Leticia Delgado Carrillo, Gustavo Gaytán Sandoval, Rodolfo Flores, Yadira Azucena Martínez Gutiérrez y el Director Administrativo recolector de maches para el patrón, Gonzalo Cruz Zamora, no deben esperar ni un minuto más a que gobernador José Ignacio Peralta Sánchez, les solicite su renuncia sino ellos mismo deberían presentarla y con ello ayudar al mandatario estatal.

Anuncios
Compartir