Rechazan diputados reformas de Morena a la ley orgánica de la UdeC

0

*Sustentaron la trasgresión de artículo 3 Constitucional y querer adoptar el modelo de la UNAM lo cual dista de una comparación con la de la máxima casa de estudios.

Alfredo Quiles|CN COLIMANOTICIAS

Colima, Col.-  Por considerar que transgrede el artículo 3 Constitucional Federal y el marco normativo resultante de la vigencia de este, diputados echaron abajo la iniciativa presentada por el coordinador de la Fracción de Morena, Vladimir Parra Barragán, que pretendía modificar 24 artículos, derogar 5 y diversas fracciones de otros numerales, así como adicionar 21 porciones normativas a la Ley Orgánica de la Universidad de Colima.

En la lectura del dictamen, la presidenta de la Comisión de Educación y Cultura, diputada Rosalva Farías Larios, insistió que la intención de reformar el articulado de la máxima casa de estudios colimense pretende trastocar violentamente toda la organización interna y el Estado de Derecho universitario.

Agregó que tales modificaciones consideraban crear nuevos órdenes de gobierno y autoridades administrativas como la Junta de Gobierno; la Comisión de Patrimonio, Hacienda y Presupuesto; la Comisión de Derechos Humanos con perspectiva de género, “aun cuando sobre este tema ya se prevén las prerrogativas y derechos de los estudiantes dentro del Reglamento Escolar Universitario, los Consejos académicos y Decanos, los Consejos departamentales”.

Dijo que en la referida pretensión se prevén nuevos Jefes de departamentos y Directores de facultades, escuelas, institutos y centros educativos; “adicionalmente se pretenden incorporar nuevas facultades a un órgano interno de control con el objeto de vigilar, evaluar y confirmar la observancia de las atribuciones sustantivas y adjetivas de la universidad; imponiendo incluso un órgano ajeno a la misma, llegando al extremo de fiscalizar el cumplimiento de las funciones que son propias e inherentes al gobierno universitario y entidades fiscalizadoras”.

En tribuna el diputado Guillermo Toscano Reyes, coordinador de la fracción «Juntos por Colima» puntualizó que se pretende desestabilizar a la que llamó, la mejor universidad de Colima, “el tema se ha traído a tribuna en varias ocasiones, más que con el fin de fortalecer a la Universidad, con el fin de desestabilizar su organización y funcionamiento con propuestas que no fortalecen la autonomía y el autogobierno”.

Es inadmisible pretender supeditar la educación a fines políticos o proyectos personales, con base en la avaricia al poder. Como en toda sociedad organizada, existen normas y reglas que permiten una convivencia en armonía, como lo ha sido la Universidad de Colima.

Celebró que la comisión dictaminadora haya actuado en congruencia con la constitución y la ley, “y se deje trabajar a la Universidad de Colima, respetando su autonomía universitaria, para que siga contribuyendo en la formación profesional de miles de jóvenes del Estado y de otras entidades federativas”.

El legislador, reiteró que existe un marco constitucional y legal que se debe observar, el cual obliga a respetar las formas de gobierno previstas en sus leyes orgánicas, y que es a través de esa forma de gobierno que esa Ley Orgánica puede reformarse, derogarse o expedirse una nueva.

Por su parte la coordinadora de la Fracción del PRI, la diputada Lizet Rodríguez Soriano, sostuvo que, “nuestra Máxima casa de Estudios estaría en peligro si se violaran las normas que la rigen o se atentara en contra de los órganos de gobierno que ella misma y de manera libre, ha constituido”.

Agregó que no es casual que el principio de autonomía universitaria se encuentre establecido en la Carta Magna, y se le otorgue una protección constitucional especial a la universidad pública, a fin de que pueda cumplir con la obligación constitucional y la responsabilidad social de proveer una educación superior de calidad.

Precisó que, tal pretensión de modificar la Ley Orgánica universitaria fue basada en un modelo de otras universidades, entre ellas la UNAM, “cuyo comparativo con la Universidad de Colima acentúa su inviabilidad; mientras la UNAM tiene aproximadamente 430 mil integrantes, la Universidad de Colima tiene 32 mil. No es posible adaptar un modelo de organización académico-administrativo para entidades estructuralmente distintas.

“Luego entonces no se justifica ninguna intervención del legislativo en la vida interna de la institución, razón por la cual, cualquier propuesta de modificación debe provenir de la propia Universidad”.

En su intervención el presidente de la Comisión de Gobierno Interno y Acuerdos Parlamentarios, diputado Carlos César Farías Ramos, indicó que lo único que se ha pretendido contra la Universidad de Colima es convulsionar a una institución con un prestigio de más de 80 años.

Aseguró que la Universidad de Colima no es un ente político, por ello llamó extorsionadores universitarios a quienes pretendían reformar su ley orgánica, “nuestra obligación es proteger a la Universidad de Colima, espero que todos apoyemos proteger a nuestra máxima casa de estudios”.

Por su parte Arturo García Arias, mencionó que el propósito de la 4T es hacer un cambio en las instituciones, dijo que la Universidad de Colima, ha permitido que algunas personas se llenen de dinero, “nos interesa la Universidad de Colima y el saqueo que se le ha hecho, queremos dar un paso adelante, que tenga un órgano de dirección democrático”.

La diputada Blanca Livier Rodríguez Osorio, en la defensa de la reforma a la ley orgánica de tal institución, aseguró que no se pretendía ir en contra de estudiantes y maestros, si no abrogar el control que solo unas cuantas personas tienen sobre la máxima casa de estudios.