Putin confirma el respaldo ruso a Siria ante un ataque de EE UU

0

EL PAÍS

Rusia.- El presidente ruso, Vladimir Putin, ha señalado este viernes que Rusia seguirá ofreciendo apoyo económico y militar, como hasta ahora, al régimen sirio en caso de que se produzca un ataque militar contra el país como propugna Estados Unidos. «¿Quiere saber si ayudaremos a Siria? Lo haremos, igual que lo hacemos actualmente», ha afirmado Putin tras ser preguntado por un eventual apoyo al régimen de Bashar al Assad en caso de un ataque militar contra el país, según informa RIA Novosti.

«Les entregamos armas, colaboramos en el terreno económico. Espero que ampliemos nuestra cooperación humanitaria, principalmente concediendo ayuda humanitaria a los civiles sirios que se encuentran actualmente en una situación difícil», ha añadido en la rueda de prensa al término de la cumbre del G20 de San Petersburgo. Putin ha indicado que ha tenido ocasión de hablar con el presidente estadounidense, Barack Obama, sobre Siria, pero ambos no han conseguido acercar posturas.

«El no está de acuerdo conmigo y yo no estoy de acuerdo con él, pero hay un diálogo, nos hemos escuchado y hemos intentado analizar los argumentos del otro», ha explicado Putin. El presidente ruso ha reiterado que él cree que el ataque químico del 21 de agosto fue obra de los rebeldes que luchan contra el régimen de Al Assad con el fin de propiciar una intervención exterior. Asimismo, ha afirmado que además de Rusia, China, India, Indonesia, Argentina, Brasil, Sudáfrica e Italia, países todos ellos miembros del G20, se oponen a la intervención militar y así lo han manifestado durante la cumbre. Frente a ellos, ha precisado, Estados Unidos, Turquía, Canadá, Arabia Saudí y Francia se han mostrado a favor de un ataque contra el régimen de Al Assad.

La cumbre del G-20 en San Petersburgo no ha servido para acercar a las grandes potencias respecto a la crisis Siria. Estados Unidos (EE UU), Francia, Turquía y Reino Unido son partidarios de un ataque militar contra el régimen de Bachar el Asad. La coalición liderada por Washington considera que Damasco es el responsable del ataque con armas químicas que el pasado 21 de agosto mató en el este de la capital siria, según la inteligencia estadounidense, a 1.429 civiles, 426 de ellos niños. En el lado opuesto, Rusia y China, miembros permanentes y con derecho de veto en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, rechazan una respuesta militar debido a que no consideran probado “de manera independiente” que El Assad sea el responsable de la matanza.

Estas eran las posiciones antes de que los líderes de los grandes del globo llegaran a la antigua capital imperial rusa, y en ese mismo punto han permanecido. El presidente Obama no ha cedido a la presión rusa ni a las llamadas a dar una oportunidad a la diplomacia del secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, y la Unión Europea. EE UU y sus aliados tampoco consideran relevante para iniciar el ataque conocer el resultado de los análisis obtenidos sobre el terreno por los inspectores de Naciones Unidas porque su mandato se limita a determinar si se ha recurrido a armamento químico, no quién ha sido el responsable, el punto central en discusión. El enviado de Naciones Unidas a Siria, Lakhdar Brahini, se ha mostrado duro esta mañana con Washington al afirmar que ningún Estado tiene el derecho de «tomarse la justicia por su mano» y llevar a cabo acciones militares sin la aprobación del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

Obama y su homólogo ruso, Vladimir Putin, permanecieron alejados tras la larga cena de ayer. “Ha habido una discusión con una clara separación en el grupo”, una fuente del G20 ha confirmado a la agencia Reuters. Miembros de la delegación japonesa hablan de “un intercambio de opiniones francas” sobre Siria, lo que transmite la incapacidad para encontrar un terreno sobre el que acercar posiciones entre Washington y Moscú. Esta tarde el ministerio ruso de Defensa ha confirmado que está enviando más fragatas a la costa Siria, en una movimiento destinado a evitar que la amenaza de ataque estadounidense no sea una realidad.

En la rueda de prensa posterior a la cumbre, Putin ha reconocido que hubo una discusión con Obama sobre el tema sirio. El presidente de EE UU, por su parte, ha agradecido el apoyo del presidente francés, François Hollande, a la hora de defender una intervención en el país árabe. Mientras, el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, ha afirmado que «casi todos los líderes [del G20] han expresado que una operación contra Damasco es extremadamente necesaria».

Además, el presidente chino, Xi Jinping, se ha alineado con Rusia sin matices. Xi transmitió a Obama que para resolver el problema sirio solo cabe hallar una resolución política y no recurrir a un ataque militar, según informa la agencia oficial china Xinhua. “Una solución política es la única opción correcta para la crisis siria, un ataque militar no puede resolver las raíces del problema”, afirmó Xi.