PROFEPA INTENSIFICA OPERATIVOS EN TIANGUIS; DETECTA VENTA DE AVES PROTEGIDAS

    0

    La PROFEPA retomará con más fuerza e intensidad los operativos contra el tráfico ilegal de vida silvestre y de tala clandestina, por lo que este fin de semana verificó tianguis y mercados de los municipios de Colima y Manzanillo con el apoyo de elementos de la Policía Estatal Preventiva (PEP).

    El aseguramiento que ejecutaron los inspectores federales fue por la posesión ilegal de dos polluelos de dichos psitácidos protegidos por la NOM-059-SEMARNAT-2010 y por no demostrar la inspeccionada la legal procedencia de los mismos.

    La cotorra atolera es una especie de ave de tamaño medio de la familia de los loros (Psittacidae). Se le encuentra en zonas áridas, bosques semihúmedos y áreas semiabiertas, así como en montañas y lugares cercanos a las costas del océano Pacífico, desde Sinaloa, en el oeste de México, hasta el occidente de Costa Rica.

    Alcanza este psitácido 22.5 centímetros de largo y 80 gramos de peso. El adulto es principalmente verde, más pálido y amarillento por debajo y con un tono oliváceo en el pecho. Tiene las plumas externas de las alas de un tono azul, con revestimientos de color amarillo. La cola es puntiaguda, con la punta azul. La cabeza es distintiva, con una corona de color verde-azul, la frente naranja y los ojos de color ámbar, con el iris amarillo y blanco. Las aves jóvenes son similares a los adultos, pero con menos color naranja en la frente.

    Se alimenta con diversas semillas, flores y frutos en grupos que pueden llegar a 100 aves fuera de la temporada de reproducción. En cautiverio, puede ser alimentado con semillas de girasol y alpiste; su población ha decrecido en muchas áreas debido a la persecución para el mercado ilegal.

    En el operativo también se recorrieron el tianguis del Parque Hidalgo y el mercado Francisco Villa, así como otras instalaciones de este tipo en Manzanillo, sin que se detectaran irregularidades que derivaran en algún aseguramiento.

    De igual manera, con el objetivo de disminuir esta clase de delitos ambientales, se llevaron a cabo recorridos en carreteras, brechas y predios rurales a fin de detectar el tráfico y comercialización ilegal de ejemplares, productos y subproductos de especies de vida silvestre, sin que se generara algún ilícito.

    El filtro carretero de revisión se efectuó de manera concreta en la cabecera municipal de Ixtlahuacán, así como en las comunidades de San Gabriel, Plan de Zapote y Zinacamitlán, inspeccionándose 35 vehículos.

    El Delegado de la PROFEPA, Dr. Ciro Hurtado Ramos, sostuvo que no habrá tregua en la lucha contra el tráfico ilegal de vida silvestre, por lo que aquellos que incurran en delitos ambientales encontrarán en la autoridad una actitud de cero tolerancia, de acuerdo a las indicaciones giradas por el Procurador Federal de Protección al Ambiente, Abogado Francisco Alejandro Moreno Merino, con lo cual se refuerza la procuración de justicia y la protección a la biodiversidad.

     

     

    Compartir