Por un Congreso que Sirva

0

Por: Mario Acevedo Manzano

El Gobierno de la Republica formado por las tres órdenes de Gobierno y los tres Poderes de la Unión y también, los tres Poderes de cada Gobierno local, están hechos para funcionar cada uno independiente del otro, de tal suerte que, cada Poder local o federal, tiene el deber de funcionar conforme a sus atribuciones legales, cuando uno de los tres Poderes, tato federal como local, deja de funcionar o funciona mal, perjudica a los demás Poderes, es el caso del Gobierno del Estado de Colima cuando vemos a un Poder Legislativo enfrascado en dimes y diretes entre los legisladores al grado de detener o paralizar la actividad legislativa en perjuicio de los colimenses que necesitan nuevas y modernas leyes para combatir la corrupción e impunidad que tanto daño le hacen a la vida pública de Colima, por ejemplo, la impunidad queda de manifiesto cuando rateros de la talla de Mario Anguiano y Rafael Gutiérrez están en libertad disfrutando los bienes robados y no existe autoridad judicial que los condene por sus fechorías por falta de leyes más contundentes tan necesarias para evitar la burla de los bandidos.

El acervo legal hecho por el Congreso del Estado en toda su vida legislativa alcanza un aproximado a las 300 leyes estatales en el Estado de Colima, es necesario revisar la legislación existente para adecuarlas o derogarlas y hacer leyes modernas que respondan a las necesidades actuales de los Ciudadanos, como por ejemplo, poner orden en el crecimiento urbano, legislar sobre la obstrucción de la Justicia y en su caso, hacer pagar a Jueces, Magistrados y Ministerios públicos aquellas sentencias y denuncias amañadas en donde se deja en libertad a delincuentes que compran la procuración e impartición de Justicia, también, imponer penas especificas al uso electoral de los programas sociales y elevar castigos a los funcionarios públicos cuando protegen o solapan delitos de peculado o propicien la impunidad.

En toda la historia del Congreso estatal, siempre ha existido como un Poder sometido al Ejecutivo y con una mínima interrelación con el Poder Judicial, por primera vez en la historia legislativa del Estado, existe una mayoría de Partido diferente al Partido del Ejecutivo estatal, los colimenses esperábamos intensos debates sobre las políticas públicas del Gobierno del Estado en cambio encontramos un Congreso sin rumbo en sus responsabilidades legislativas, al grado que a la fecha, no se conoce el compromiso de los legisladores estatales expuesto en una Agenda legislativa para lograr la adecuación de las Leyes en concordancia al nuevo gobierno nacional de AMLO, por lo visto, la cuarta trasformación no llegará a Colima con nuevas leyes que propicien el desarrollo social compartido y continuaremos igual por falta de leyes que empoderen a los Ciudadanos, además, propicien gobiernos eficientes y honestos.

De continuar los siguientes periodos legislativos como hasta la fecha, puede venir la decepción de los votantes y ya las minorías opositoras en el Congreso se frotan las manos para lograr recuperar la mayoría, de darse este cambio, en la siguiente legislatura, será por desaprovechar la gran oportunidad recibida de los ciudadanos para hacer un gobierno diferente al realizado en los últimos años y mientras continúe la mayoría legislativa sin dar resultados por medio de leyes nuevas en donde se combata la impunidad, corrupción, ineficiencia y continúen aumentando los pobres y los ricos, queda claro, la actual legislatura fue incapaz de contribuir a un mayor bienestar de los colimenses.

Para cumplir los propósitos de un mejor Gobierno es necesario la cooperación entre los Poderes, tanto federal como de cada Estado, a la fecha, todo parece indicar existe un mínima cooperación entre Poderes, cuando el Poder Legislativo y el Poder Judicial debe estar en consulta permanente sobre la operatividad de la legislación penal para adecuarla a una Justicia pronta, honesta, trasparente y expedita como lo señalan las leyes, igual con el Ejecutivo para mejorar la eficiencia de la inversión pública estatal en el desarrollo regional, mientras el Congreso del Estado no se ponga a trabajar no se pueden lograr los objetivos de un mejor gobierno.

Notas cortas

El amparo ganado por Mario Anguiano en contra de las penas impuestas por la pasada legislatura fue por fallas premeditadas por los mismos diputados dejando la posibilidad a la impunidad, la actual legislatura tiene obligación de corregir y en su caso dar a conocer a la opinión pública quien o quienes fueron los responsables.

Compartir