Policías de Villa de Alvarez Golpean e Incomunican a 2 Menores de Edad

    0

    Según las narraciones de los menores de edad (se omiten sus nombres por razones obvias), ambos de 14 años de edad, todo empezó como a las 7:30 de la tarde-noche de ayer, cuando al estar cerca de la capilla en la colonia antes mencionada, se desató una guerra entre grupos de jóvenes de varias colonias. «Se empezaron a aventar piedras y yo le dije a mi primo que mejor nos fuéramos para la casa».

    Dijo que su primo vino de Aguascalientes acompañado de su papá de visita y decidió irse a dar una vuelta por la colonia. Cuando empezaron los muchachos a aventarse piedras nos fuimos a pie para la casa y nos rebasaron varios de los que estaban aventando las piedras. Nosotros no corrimos porque no hicimos nada y en eso nos para una patrulla y nos dice, «páresense cabrones o des damos de balazos»..nos paramos, llegó un policía y me dio una patada y varios coscorrones en la cabeza, diciendo que no nos la íbamos a acabar, que nosotros aventamos pedradas.

    El otro joven narra lo suyo: «A mí me el policía me agarró del cuello y me lo apretó, me preguntó que de donde era, le dije que de Aguascalientes y me gritó hasta acá vienes a chingar gente cabrón, hasta acá vienes hacer tus chingaderas cabrón, pinche sicario hijo de tu puta madre, no te la vas a acabar, te vamos a refundir en el bote. Además me dio unos golpes en la cara y unos coscorrones en la cabeza, me esposó me dijo que yo era un vago, un delincuente, me aventó arriba de la camioneta y me golpie».

    Ambos señalan que el que los amenazó es un policía güero que le apodan «El Tarta», porque «allá en la cárcel a donde nos llevaron nos metieron a un cuarto donde está una cámara de video y nos preguntaron que de donde éramos y porqué aventamos piedras..Nos dijeron que éramos unos vagos y que les pagaríamos 7 mil 500 pesos de los vidrios que quebamos..Mi primo empezó a llorar, le decían mariquita, se burlaban de él, mientras nos tuvieron ahí los policías nos amenazaban de que nunca nos iban a dejar salir, que eramos sicarios..»

    «Nos tuvieron en la cárcel como dos horas, y yo cada rato les decía que me dejaran hablarle a mi mamá o a mi casa, porque no traemos celular, me decían que ya habían hablado que ya venían por nosotros y no era cierto. Uno de ellos me dijo nosotros nos movemos rápido cabrón, ya hablamos y no lloren cabrones, no sean niñas, sean hombrecitos».

    La madre de los menores explicó que ella se dio cuenta de la desaparición de su hijo y al ver que no llegaba a su casa fue a buscarlo a donde dijo que estararían, a la capilla de la ocolonia. «Allí una señora que me conoce me comentó que a mi hijo y a mi sobrino se los habían llevado esposados en una patrulla, que los buscara en la comandancia y allá fui por ellos. Me los enregaron y no me cobraron multa».

    Manifestó que por ello presentaría una queja ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos. «Sé que el licenciado Roberto Chapula es un hombre honesto, de leyes y nos va apoyar para que los policías se comporten con la ciudadanía en forma correcta, sin prepotencia y que respeten a los menores de edad, que así se porten con los verdaderos delincuentes que abundan en las calles. Son empachados con los niños, a eso si le entran y a los que andan armados hasta los respetan, esa clase de policías no queremos en las calles de la Villa», acotó.

    Compartir