PERGAMINO BALOMPÉDICO

0

Alex Carbajal Berber | ULTRAMEDIA

A cinco días del Mundial

Estamos a una semana de la Copa del Mundo, y aunque el Ministro de Deportes de Brasil diga en la cara de Blatter que no puede asegurar que su país esté listo para el Mundial, los hinchas sí que lo estamos.

Más que muchos mundiales, Brasil 2014 se recordará por ser el torneo en que gran cantidad de figuras reales quedaron fuera por lesiones; un tema que deberá ser analizado por las autoridades correspondientes, pues las repercusiones de baja en calidad para el torneo son irrecuperables, producto de la alta carga de partidos que año con año sostienen los futbolistas elite del orbe. De entre los que nos quedan, hay tres que cargan con la mayor loza: Neymar, CR7 y Messi. Vamos, pues, por partes.

Me aventuro a decir que, pese a su condición de local, no veo con certeza absoluta a un Brasil hexacampeón del mundo. Algo me dice que el europeizado y “mourinhesco” estilo del cuerpo técnico de Scolari, asesorado por Parreira, no dará los frutos que sí brindó en la Copa Confederaciones. Neymar, el mismo que en el Barcelona no logró nada en su primer año, portará la mítica camiseta 10 de Pelé, sin que hay indicios de que Oscar, el de la Liga Premier, sea la dupla que genere la suficiente magia para lograr esa gesta.

A cinco días del Mundial es complicado dar un favorito. España -cuatro años después del tiqui-taca- carece de variantes en la delantera. El Niño Torres ya no es el niño con artes de asesino, Villa está a cuatro años de la cuota de gol que salvó a La Roja en toda la fase inicial de Sudáfrica 2010, y Diego Costa no ha tenido suficientes partidos para asegurar que se haya acoplado enteramente a una alineación de Del Bosque que estará plagada de mediocampistas.

Cristiano Ronaldo se presenta como la fortaleza casi exclusiva de Portugal. En burla, aseguran que su técnico anda buscando diez futbolistas que le complementen, por lo que la presión para él es tremenda.

Y su mención nos deriva al tema de Messi. El argentino llega con su peor año como profesional en cuanto a títulos, aunque sus fanáticos aseguran que se ha estado “guardando” para darlo todo en Brasil 2014. El problema es que en el caso de Lionel, darlo todo significa hacer una gesta maradoniana; no solamente implica ganar la Copa del Mundo, sino ser el líder de un cuadro con pésima defensa que aumenta sus bonos en los sectores más altos de la cancha. Sabella deberá ser extremadamente inteligente para aprovechar la magia de Messi y hacer que sus acompañantes también reditúen para las aspiraciones albicelestes.

Alemania podría dar la gran sorpresa y acabar con el mito de que no puede haber campeones de continentes ajenos a la sede. Tiene futbolistas altamente competitivos, mentalidad avasallante, un entrenador experimentado y una calidad técnica que hace años no se veía en una plantilla teutona.

Los antes mencionados son los cuadros a seguir. El Piojo Herrera ha demostrado tal inestabilidad, que resulta peligroso augurar que el Tricolor pasará, incluso, a la segunda fase. No habrá quinto partido, y quien sabe ni un cuarto. Es la única certeza, a seis cortos días del Mundial…

Anuncios